[Ir al contenido]

Faringoamigdalitis estreptocócica


¿Qué es la faringoamigdalitis estreptocócica?

La faringitis estreptocócica es una enfermedad contagiosa, es decir que se puede contagiar de persona a persona. La enfermedad es causada por una infección con bacterias llamadas "estreptococos Grupo A" y es muy común en los adolescentes. De hecho, las bacterias estreptocócicas provocan aproximadamente un tercio de todos los dolores de garganta.

En general, la faringoamigdalitis estreptocócica requiere una visita al médico y tratamiento con antibióticos. Con la atención médica adecuada (además de mucho reposo y líquidos), deberías sentirte bien muy pronto.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la faringoamigdalitis estreptocócica?

La mayoría de los dolores de garganta son causados por virus. Si tienes moqueo nasal, tos, ronquera y los ojos rojos o llorosos, es probable que se trate de un virus y los síntomas desaparecerán por sí solos.

La faringoamigdalitis estreptocócica es diferente. Algunos signos de que tal vez tengas faringoamigdalitis estreptocócica son los siguientes:

  • manchas rojas y blancas en la garganta
  • dificultad para tragar
  • ganglios inflamados y doloridos a los costados del cuello
  • amígdalas rojas e inflamadas
  • dolor de cabeza
  • dolor abdominal
  • fiebre
  • sentirte débil o enfermo
  • pérdida del apetito y náuseas
  • erupción en la piel

Si tienes alguno de estos síntomas, definitivamente llegó la hora de ver a tu médico.

Faringitis estreptocócica

¿Es contagiosa la faringoamigdalitis estreptocócica?

La faringoamigdalitis estreptocócica es muy contagiosa. Cualquier persona puede padecerla, pero la mayoría de los casos ocurren en adolescentes y niños en edad escolar.

¿Cómo se contagia la faringoamigdalitis estreptocócica?

Los estudiantes suelen contagiarse la faringoamigdalitis estreptocócica durante el año escolar, cuando hay grupos grandes de personas juntas.

Las bacterias que provocan faringoamigdalitis estreptocócica suelen estar presentes en la nariz y la garganta, por eso se puede contagiar fácilmente la infección por estreptococos de una persona a otra al estornudar, toser o darse las manos. Esa es la razón por la que es tan importante lavarse las manos con la mayor frecuencia posible.

¿Cómo se diagnostica la faringoamigdalitis estreptocócica?

Con frecuencia, el médico puede hacer una prueba estreptocócica rápida en el consultorio. Usará un hisopo de algodón para tomar una muestra de los líquidos presentes en la parte posterior de la garganta. En general, solo lleva unos pocos minutos saber si tienes faringoamigdalitis estreptocócica.

Si esta primera prueba no indica nada, tal vez el médico te haga una prueba que lleva más tiempo y recibe el nombre de "cultivo de exudado faríngeo". El médico frotará un hisopo con los líquidos de tu garganta en una placa especial y dejará reposar la placa durante dos noches. Si tienes faringoamigdalitis estreptocócica, las bacterias estreptocócicas crecerán en la placa en uno o dos días.

¿Cómo se trata la faringoamigdalitis estreptocócica?

Si tienes faringoamigdalitis estreptocócica, el médico te dará una receta para que tomes antibióticos durante 10 días. Probablemente te recete píldoras para tomar por boca.

Comenzarás a sentirte mejor aproximadamente 24 horas después de comenzar el tratamiento. Aun cuando ya no te sientas mal, es importante que tomes los antibióticos durante los 10 días. Si no tomas todos los antibióticos, corres el riesgo de desarrollar fiebre reumática, que puede causar daños permanentes en el corazón.

A veces, el médico puede optar por tratar la faringoamigdalitis estreptocócica con una inyección de antibiótico y no te recetará ningún medicamento para tomar en tu hogar.

¿Es posible prevenir la faringoamigdalitis estreptocócica?

Para proteger a otras personas de la enfermedad, es importante que permanezcas en tu hogar durante al menos 24 horas, hasta que el antibiótico haya comenzado a hacer efecto. Lava tus tenedores, cucharas, platos y vasos con agua caliente y jabón después de usarlos. No compartas alimentos, bebidas, servilletas, pañuelos ni toallas con otras personas.

Cúbrete la boca y la nariz al estornudar o toser para evitar contagiar a otras personas con gotas de saliva. Si no tienes un pañuelo a mano, asegúrate de toser o estornudar sobre la parte interna del codo no sobre las manos. Lávate las manos con frecuencia, en especial después de sonarte la nariz.

¿Cómo puedo sentirme mejor?

Bebe abundantes líquidos frescos, como agua o ginger ale, en especial si tienes fiebre porque si te deshidratas, te sentirás peor. No tomes jugo de naranja, limonada u otras bebidas ácidas porque te pueden irritar la garganta. Los alimentos congelados, como el helado de crema o de agua, pueden ayudarte a aliviar el dolor de garganta. Los líquidos tibios, como la sopa, el té con miel o el chocolate caliente, también pueden ofrecerte alivio.

Consulta con el médico antes de usar caramelos o espráis sin receta para la garganta, porque podían empeorar la infección por estreptococos.

Fecha de revisión: septiembre de 2017