[Ir al contenido]

El bazo y el sistema linfático


¿Qué son el bazo y el sistema linfático?

El bazo se encuentra en la parte superior izquierda del abdomen, debajo de la caja torácica. Ayuda a proteger al cuerpo, eliminando del torrente sanguíneo los glóbulos rojos viejos y otras sustancias extrañas (como los gérmenes).

El bazo forma parte del sistema linfático, que es una extensa red de drenaje. Las funciones del sistema linfático consisten en mantener los líquidos corporales en equilibrio y defender al cuerpo de las infecciones. Está compuesto por una red de vasos linfáticos que transportan linfa (un líquido transparente y acuoso que contiene proteínas, sales, glucosa y otras sustancias) por todo el cuerpo.

¿Qué hace el bazo?

El bazo actúa como un filtro. Elimina las células viejas y lesionadas y ayuda a controlar la cantidad de sangre y de células sanguíneas que circulan por el cuerpo.

Diagrama que muestra la ubicación del bazo en la parte superior izquierda
            del abdomen, a la izquierda y detrás del estómago.

El bazo también ayuda a eliminar gérmenes. Contiene unos glóbulos blancos llamados linfocitos y macrófagos. Estas células funcionan atacando y destruyendo los gérmenes que contiene la sangre que pasa a través del bazo.

El cuerpo también usa el bazo como un lugar donde almacenar sangre y hierro de cara al futuro.

¿Qué hace el sistema linfático?

Una de las principales funciones del sistema linfático consiste en recoger el líquido linfático sobrante de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. Es algo fundamental porque el agua, las proteínas y otras sustancias se escapan constantemente desde los diminutos capilares sanguíneos a los tejidos corporales circundantes. Si el sistema linfático no drenara el exceso de líquido linfático, ese líquido se acumularía en los tejidos y los hincharía.

El sistema linfático es una red de conductos muy pequeños (o vasos) que recogen y conducen el líquido linfático procedente de todo el cuerpo. Las principales partes de tejido linfático es encuentran en:

  • la médula ósea
  • el bazo
  • el timo
  • los ganglios linfáticos
  • las amígdalas

El corazón, los pulmones, los intestinos, el hígado y la piel también contienen tejido linfático.

Los principales vasos linfáticos son:

  • El conducto torácico: empieza cerca de la parte inferior de la columna vertebral y recoge la linfa procedente de la pelvis, el abdomen y la parte inferior del pecho. El conducto torácico asciende por el pecho y vacía la linfa a la sangre a través de una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado izquierdo del cuello.
  • El conducto linfático derecho: recoge la linfa del lado derecho del cuello, el pecho y el brazo y la vacía en una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado derecho del cuello.

El sistema linfático también ayuda al cuerpo a defenderse de los gérmenes (virus, bacterias y hongos), que causan enfermedades. Los gérmenes se filtran en los ganglios linfáticos, unas pequeñas masas de tejido ubicadas a lo largo de toda la red de vasos linfáticos. Dentro de los ganglios linfáticos, unos linfocitos llamados "células T" (o linfocitos T) y "células B" (o linfocitos B) ayudan al organismo a luchar contra las infecciones. Las células B fabrican anticuerpos, unas proteínas especiales que impiden que se propaguen las infecciones, al atrapar y destruir los gérmenes que las causan.

La mayoría de nuestros ganglios linfáticos forman agrupaciones en el cuello, las axilas y la zona de la ingle. También hay ganglios linfáticos a lo largo de las vías linfáticas del pecho, el abdomen y la pelvis, donde filtran la sangre.

Cuando una persona tiene una infección, los gérmenes se le acumulan en los ganglios linfáticos. Si una persona tiene una infección en la garganta, los ganglios linfáticos del cuello se le pueden inflamar. Por eso, los médicos comprueban si los ganglios linfáticos del cuello están inflamados cuando a un paciente le duele la garganta. Esto se llama linfadenopatía.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: agosto de 2019