[Ir al contenido]

Sistema linfático


¿Qué es el sistema linfático?

El sistema linfático es una parte del sistema inmunitario. Mantiene el líquido del cuerpo en equilibrio y defiende al organismo de las infecciones. Los vasos, tejidos, órganos y ganglios linfáticos funcionan de manera coordinada para drenar un líquido acuoso llamado linfa o líquido linfático que está presente en todo el cuerpo.

¿Qué hace el sistema linfático?

Una de las principales funciones del sistema linfático consiste en drenar el líquido linfático sobrante de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. El líquido linfático está formado por células sanguíneas que reciben el nombre de linfocitos y por quilo, que está conformado por grasas y proteínas de los intestinos.

Es algo fundamental porque el agua, las proteínas y otras sustancias se escapan constantemente desde los diminutos capilares sanguíneos a los tejidos corporales cercanos. Si el sistema linfático no lo drenara, este líquido sobrante se acumularía en los tejidos y causaría una inflamación.

¿Cómo está formado el sistema linfático?

Los órganos y los tejidos que forman parte del sistema linfático son los siguientes:

  • la médula ósea, el material espeso y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos y produce muchos tipos de células sanguíneas, incluidas las células del sistema inmunitario
  • el bazo
  • el timo, que produce células del sistema inmunitario llamadas células T, especialmente antes y durante la pubertad 
  • las amígdalas
  • el apéndice
  • los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos son pequeñas masas de tejido que se ubican a lo largo de la red de vasos linfáticos y se encargan de purificar el líquido linfático a medida que este pasa por los vasos. Filtran virus, bacterias y hongos que pueden causar enfermedades.

La mayoría de los ganglios linfáticos están agrupados en el cuello, las axilas y la zona de la ingle. También hay ganglios linfáticos a lo largo de las vías linfáticas del pecho, el abdomen y la pelvis, donde filtran la sangre. Dentro de los ganglios linfáticos, las células T y otro tipo de linfocito, las células B, ayudan a combatir las infecciones. Las células B producen anticuerpos, que son unas proteínas especiales que impiden que se propaguen las infecciones atrapando y destruyendo a los gérmenes que las causan.

 Se muestran lugares comunes en el cuerpo donde hay ganglios linfáticos
            inflamados (cuello, axila, ingle) y un detalle de los ganglios linfáticos hinchados
            dentro del cuerpo.

Cuando una persona tiene una infección, los gérmenes se acumulan en los ganglios linfáticos. Si una persona tiene una infección en la garganta, se le pueden inflamar los ganglios linfáticos del cuello. Por eso, los médicos comprueban si los ganglios linfáticos del cuello están inflamados cuando a un paciente le duele la garganta. La inflamación de los ganglios linfáticos se llama "linfadenopatía".

Los vasos linfáticos son las vías a través de las cuales se transporta el líquido linfático. Los principales vasos linfáticos son los siguientes:

  • El conducto torácico: empieza cerca de la parte inferior de la columna vertebral y recoge el líquido linfático procedente de la pelvis, el abdomen y la parte inferior del pecho. El conducto torácico asciende por el pecho y descarga el líquido en la sangre a través de una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado izquierdo del cuello.
  • El conducto linfático derecho: recoge el líquido linfático del lado derecho del cuello, el pecho y el brazo, y lo descarga en una vena de gran tamaño ubicada cerca del lado derecho del cuello.
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: febrero de 2021