[Ir al contenido]

Deshacerse de medicamentos antiguos


¿Por qué me debo deshacer de los medicamentos antiguos?

Los medicamentos, incluso los que ya han caducado o los que parece que serían inocuos para la mayoría de la gente, pueden ser peligrosos si no se eliminan con seguridad. Podrían caer en malas manos, junto con información personal sobre tu salud (si se trata de un medicamento de venta con receta médica). O los niños o las mascotas se los podrían encontrar y confundirlos con golosinas.

Los medicamentos caducados pueden no funcionar tan bien como deberían o dejar de funcionar, lo que puede ser muy arriesgado si se están tomando para salvar la vida de una persona. Se pueden contaminar con bacterias o descomponerse en sustancias químicas tóxicas.

¿Qué debería hacer con los medicamentos antiguos?

La mejor manera de deshacerse de un medicamento que ha dejado de necesitarse consiste en llevarlo a un programa de recogida o de eliminación de medicamentos llevado por una farmacia, una organización de la comunidad o un organismo público. Puedes buscar por internet expresiones como "recogida de medicamentos" o "eliminación de medicamentos" en tu área de residencia o bien preguntar a la policía de tu localidad.

Si no existe ningún programa de recogida o eliminación de medicamentos por tu zona, tira el medicamento, sea a la basura, al inodoro (tirando de la cadena) o por el fregadero.

Tirar medicamentos a la basura: puedes tirar a la basura la mayoría de los medicamentos después de haberlos destruido.

Medicamentos que conviene tirar al inodoro: hay unos pocos medicamentos que son especialmente peligrosos si se toman de forma inapropiada o accidentalmente, como los opioides. La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda tirar al inodoro estos medicamentos en cuanto se dejen de necesitar si no hay ningún programa de recogida de medicamentos disponible.

Tal vez hayas oído que tirar medicamentos antiguos al inodoro o al desagüe puede contaminar el suministro de agua, causando problemas a la gente y a la naturaleza. Los investigadores aún los están estudiando pero, hasta ahora, no han podido constatar que tirar al inodoro una cantidad reducida de medicamentos dañe al medio ambiente. Además, su potencial de causar daños es mucho mayor si no se tiran al váter.

¿Cómo puedo saber qué medicamentos debo tirar a la basura y cuáles al váter?

Revisa la etiqueta del medicamento o el prospecto que lo acompaña para saber qué debes hacer para deshacerte de él. Así mismos, la FDA dispone de un listado de medicamentos que se deben tirar al inodoro en el caso de no disponer de un programa de recogida o eliminación de medicamentos (llamada la "lista para tirar al inodoro").

¿Cómo destruyo mis medicamentos antiguos?

Destruir un medicamento es fácil, y solo requiere seguir unos pocos pasos:

  1. Saca el medicamento de su frasco o envase y viértelo o introdúcelo en una bolsa de plástico provista de cierre hermético. Si alguien se lo encontrara, no sabría qué es ni a quién pertenece. Puedes verter o introducir varios medicamentos diferentes en la misma bolsa.
  2. Destruye el medicamento introduciendo un poco de agua dentro de la bolsa. Así, disolverás el medicamento. Luego, añade algo que no sea comestible, como arena para gatos, posos de café o trozos de papel arrugado. Así, si un niño o un animal se encontrara la bolsa, no se comería lo que contiene.
  3. Asegúrate de que la bolsa está herméticamente cerrada y tírala a la basura general.
  4. Antes de desechar el frasco o la caja que contenía el medicamento, quítale la etiqueta. Así, tu información médica seguirá siendo estrictamente confidencial. Si no consigues extraer la etiqueta, tacha tu nombre, dirección y número de receta con un rotulador negro permanente para asegurarte de que no se puede leer.

Habla con tu farmacéutico si:

  • no estás seguro sobre qué debes hacer con los medicamentos que te sobran
  • tienes muchos medicamentos que ya has dejado de necesitar
  • tienes cualquier otra pregunta sobre cómo deshacerte de los medicamentos
Fecha de revisión: agosto de 2019