[Ir al contenido]

Combatir gérmenes


¿Qué son los gérmenes?

La palabra "gérmenes" se refiere a bacterias, virus, hongos y protozoos microscópicos que pueden causar enfermedades.

Lavarse las manos a conciencia y a menudo es la mejor forma de impedir que los gérmenes conduzcan a contraer infecciones que provocan enfermedades.

¿Qué problemas pueden causar los gérmenes?

Cuando los gérmenes invaden el cuerpo, se preparan para quedarse allí durante un tiempo. Los gérmenes gastan toda la energía de la persona que han invadido. Pueden lesionar o destruir células que estaban sanas. Mientras usan tus nutrientes y tu energía, fabrican unas proteínas conocidas como toxinas, que pueden ayudar a los gérmenes en su misión destructiva.

Los gérmenes también te activan el sistema inmunitario, el entramado de células, tejidos y órganos que funcionan conjuntamente para proteger tu cuerpo. El sistema inmunitario envía glóbulos blancos, anticuerpos y otras sustancias químicas para liberar a tu cuerpo de los gérmenes invasores.

Los gérmenes, las toxinas y los procesos del sistema inmunitario, todos ellos considerados conjuntamente, pueden generar los molestos síntomas catarrales o gripales de las infecciones, como la congestión nasal, el moqueo nasal, los estornudos, la tos y la diarrea. También pueden causar fiebre alta, aumento de la frecuencia cardíaca, hipotensión arterial (tensión arterial demasiado baja), una respuesta inflamatoria en el cuerpo, y hasta enfermedades de riesgo vital.

¿Cómo puedo protegerme de los gérmenes?

La mayoría de los gérmenes se contagian por el aire a través de estornudos o toses o bien a través de líquidos corporales como el sudor, la saliva, el semen, el flujo vaginal o la sangre. Por lo tanto, limitar el contacto con estos líquidos, cuando sea posible, es la mejor forma de protegerse de los gérmenes.

Lavarse las manos

Asegurarte de lavarte las manos a fondo y con frecuencia es la mejor forma de impedir que los gérmenes te provoquen enfermedades. Es especialmente importante lavarse las manos:

  • después de toser y de sonarte la nariz
  • después de usar el baño
  • antes de preparar la comida o de comer
  • después de tocar mascotas u otros animales
  • después de hacer jardinería
  • antes y después de visitar a un amigo o familiar enfermo

Hay una forma correcta de lavarse las manos:

  • Usa agua tibia y abundante jabón.
  • Frótate las manos entre sí durante un mínimo de 15 segundos (separadas del chorro del agua).
  • Enjuágate las manos.
  • Sécate bien las manos con una toalla limpia.

Seguridad alimentaria y en la cocina

Cuando trabajes en la cocina, lávate las manos antes de preparar la comida y antes de comértela. Usa unas técnicas adecuadas para manipular los alimentos, como las siguientes:

  • usar tablas de cortar, utensilios y paños distintos para preparar la carne cruda (de aves o de otro tipo)
  • usar agua tibia y jabón para limpiar los utensilios y las encimeras

Limpiar las superficies

Es importante limpiar bien todas las superficies de tu casa. Limpia bien los objetos de la casa que se tocan mucho, como los juguetes, los pomos de las puertas, los interruptores, los grifos del fregadero y el pulsador o tirador de las cadenas de los inodoros.

El agua con jabón va bien para limpiarlos. Si prefieres usar algo más fuerte, prueba con jabón bactericida. Tal vez no mate todos los gérmenes que pueden causar enfermedades, pero reducirá la cantidad de bacterias que contengan los objetos que limpies.

También puedes usar lejía o una solución diluida que contenga lejía, aunque quizás prefieras usar agua y jabón después para que el fuerte olor que desprende la lejía no te irrite los ojos ni la nariz.

Suele ser seguro usar productos de limpieza que se venden en establecimientos comerciales. Pero evita usar varios productos de limpieza o espráis a la vez, porque la mezcla de las sustancias químicas que contienen te podría irritar la piel y los ojos.

Sexo seguro

Los adolescentes que mantengan relaciones sexuales deben usar condones (o preservativos) para ayudar a prevenir las enfermedades de transmisión sexual (ETS), ya que los virus, las bacterias, los hongos y los protozoos se pueden contagiar a través del sexo oral, anal o vaginal.

Vacunas

Otra forma de prevenir las infecciones consiste en asegurarte de que estás al día en tu calendario vacunal, porque las vacunas preparan al cuerpo para combatir las enfermedades. Las vacunas contienen gérmenes muertos o bien gérmenes debilitados (o partes de ellos) que causan enfermedades. Cuando te pones una vacuna, tu sistema inmunitario actúa como si hubiera contraído una infección real. Y empieza a fabricar anticuerpos que reconocen partes del germen que contenía la vacuna. Por lo tanto, si ese germen volviera a entrar en tu cuerpo más adelante, los anticuerpos reaccionarían contra él, el cuerpo sabría combatir la infección y no te pondrías enfermo.

Fecha de revisión: marzo de 2019