[Ir al contenido]

Lesiones en el tímpano


¿Qué es una perforación del tímpano?

Una perforación del tímpano es un desgarro o un orificio en la membrana timpánica (el nombre médico del tímpano).

Las perforaciones del tímpano pueden causar mucho dolor. También pueden afectar la audición, pero esto suele ser temporal.

Un desgarro del tímpano puede permitir la entrada de bacterias y otras cosas en el oído medio y el oído interno. Esto podría causar una infección capaz de provocar daños más permanentes en la audición.

La mayoría de los tímpanos perforados se curan en unos pocos días o semanas. En algunos casos, si no se curan, los médicos recurren a una cirugía para cerrar el orificio.

¿Cómo funciona el tímpano?

El tímpano es un trozo delgado de tejido, similar a la piel, que se estira como el parche de un tambor a lo largo de la abertura que hay entre el canal auditivo y el oído medio.

El oído externo dirige las ondas de sonido hacia el canal auditivo y estas golpean en el tímpano y lo hacen vibrar. El oído medio y el oído interno transforman las vibraciones en señales que el cerebro interpreta como sonidos.

Si el tímpano está perforado, no puede vibrar correctamente. Esto puede provocar un problema auditivo, que suele ser temporal.

¿Cuáles son las causas de una perforación del tímpano?

Las cosas que pueden provocar una perforación del tímpano incluyen las siguientes:

  • Hisopos de algodón u otros elementos de limpieza. Pueden atravesar el tímpano.
  • Cambios repentinos de presión. Esto puede ocurrir al volar en avión, conducir por un camino de montaña o practicar buceo o submarinismo.
  • Ruidos muy fuertes (trauma acústico). Los ruidos muy fuertes, como una explosión o escuchar música a un volumen elevado, pueden generar ondas de sonido lo suficientemente fuertes como para provocar un daño en el tímpano. Los sonidos fuertes también pueden provocar daños temporales o permanentes en la cóclea.
  • Traumatismos en la cabeza. Un golpe directo sobre el oído o una lesión grave en la cabeza, por ejemplo por un accidente de automóvil, pueden romper el cráneo y perforar el tímpano.
  • Traumatismos directos en el pabellón auricular y el canal auditivo externo. Una bofetada en el oído o cualquier otra cosa que coloque presión en el oído puede perforar el tímpano.
  • Infecciones en los oídos. Una infección del oído medio o del oído interno puede generar una acumulación de pus o líquido detrás del tímpano. Esto puede hacer que el tímpano estalle.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de una perforación en el tímpano?

El primer signo de un tímpano perforado suele ser el dolor, que puede aumentar durante un tiempo antes de reducirse repentinamente. Es posible que también se note lo siguiente:

  • supuración del oído, que puede ser transparente, similar al pus o con sangre
  • pérdida de la audición
  • zumbido en el oído (tinnitus)
  • mareos o vértigo (sensación de que la habitación da vueltas) que pueden provocar náuseas
  • debilidad en los músculos del rostro

Habla con uno de tus padres o llama al médico inmediatamente si tienes algún síntoma de perforación del tímpano. También debes ver al médico si continúas con síntomas después de recibir tratamiento por un tímpano perforado. Si bien la mayoría de las perforaciones del tímpano se curan por sí solas, debes asegurarte de que toda pérdida de la audición sea temporal.

Dirígete a un servicio de urgencias médicas si tienes síntomas graves, como los siguientes:

  • una supuración sanguinolenta del oído
  • dolor sumamente intenso
  • pérdida total de la audición en un oído
  • mareos que provocan vómitos

¿Cómo se diagnostica una perforación del tímpano?

Lo más probable es que el médico haga lo siguiente:

  • examinar el canal auditivo con un instrumento con luz, llamado "otoscopio"
  • ordenar una audiometría para saber cuán bien escuchas en diferentes volúmenes y tonos
  • tomar una muestra del líquido del oído para analizarla y saber si hay una infección

 Vista de un tímpano normal y de un tímpano perforado

¿Cómo se trata una perforación del tímpano?

En general, las perforaciones del tímpano se curan por sí solas en unas pocas semanas. Mientras el tímpano se esté curando, es posible que el médico te recomiende lo siguiente:

  • tomar analgésicos de venta sin receta
  • usar antibióticos para prevenir infecciones o tratar las infecciones existentes (pueden ser píldoras o gotas para los oídos)

Mientras se cure el tímpano:

  • No utilices gotas para los oídos de venta libre a menos que el médico te lo indique. Si hay una perforación en el tímpano, algunos tipos de gotas para los oídos pueden llegar al oído medio o la cóclea y causar problemas.
  • Evita que entre agua en el canal auditivo. Tal vez el médico te recomiende que mantengas los oídos secos durante las actividades en el agua para prevenir infecciones. Coloca con cuidado un tapón impermeable o una bola de algodón cubierta con vaselina en tu oído cuando te bañes o tomes una ducha.
  • No te limpies el oído ni te suenes la nariz con fuerza. Espera a que la perforación del tímpano haya sanado por completo.

Si el tímpano no se cura por sí solo, es posible que un especialista en oído, nariz y garganta recomiende una cirugía para colocar un parche en el tímpano. El médico coloca un parche de papel sobre el orificio antes de colocar un medicamento especial para que el orificio se cierre. Tal vez, el médico deba hacer este procedimiento unas pocas veces hasta que el tímpano se cure por completo.

Si el parche en el tímpano no funciona, el especialista en oído, nariz y garganta podría usar una cirugía que recibe el nombre de timpanoplastía. El cirujano colocará un pequeño parche de tu propio tejido o usará un material artificial para cubrir el orificio que tienes en el tímpano.

¿Es posible prevenir las perforaciones del tímpano?

A veces, las perforaciones del tímpano se deben a una infección y no es posible prevenirlas. Pero muchas perforaciones del tímpano se pueden prevenir.

Para que sea menos probable que sufras una perforación del tímpano, haz lo siguiente:

  • Intenta evitar volar en avión si tienes un resfriado o una infección de los senos paranasales. Si debes volar, masca goma de mascar durante el despegue y el aterrizaje. También puedes intentar igualar la presión en los oídos bostezando o tragando.
  • Si planeas hacer buceo, toma lecciones. Asegúrate de aprender a igualar la presión en los oídos. No debes bucear si tienes una infección en los oídos, una infección de los senos paranasales o un resfriado.
  • Nunca coloques nada en el oído, ni siquiera para limpiarlo. Si algo queda atorado en el oído, visita a un profesional del cuidado de la salud para que lo quite. De este modo, no te lastimarás el oído.
  • Llama al médico de inmediato si notas algún síntoma de infección en el oído.
Revisado por: Patrick C. Barth, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2019