[Ir al contenido]

Agua del cuarto de baño y seguridad


¿A qué nos referimos cuando hablamos de la seguridad relacionada con el agua del cuarto de baño? Sabemos que debemos estar siempre muy atentos cuando bañamos a un bebé y supervisar a los niños de preescolar mientras se bañan. Pero, ¿sabía que

  • entre los niños de 1 a 14 años, ahogarse es la segunda causa de muerte por accidente, después de los accidentes de tráfico?
  • ¿Y que los bebés menores de 1 año, que son quienes más se ahogan, lo hacen en bañeras, cubos o inodoros?

¿Cómo puedo proteger a mi hijo?

La regla de seguridad más importante es: no dejar nunca a un niño pequeño sin supervisión en el cuarto de baño. Esto es particularmente importante mientras se esté bañando. Hasta un niño que parezca estar bien erguido en una bañera de seguridad o en un asiento se seguridad para el baño se puede resbalar y ahogar. Y es algo que puede ocurrir en cuestión de segundos. La mayoría de los ahogamientos en bañeras o de las quemaduras por accidente ocurren cuando el niño no está bajo la supervisión de un adulto, incluso cuando lo dejan solo durante un período muy corto de tiempo.

La temperatura del agua también es importante. El agua caliente puede ser peligrosa, sobre todo para los niños menores de 5 años. Su piel es más fina que la de los niños mayores y los adultos, así que se pueden quemar con más facilidad. Una exposición de solo tres segundos al agua del grifo que esté a 140 °F (60 °C) puede provocar quemaduras de tercer grado en bebés y niños menores de 5 años.

Usted puede reducir el riesgo de que su hijo se queme programando el termostato de la caldera o el calentador de su casa a 120 °F (49 °C) y probando siempre la temperatura del agua con la muñeca o el codo antes de meter a su hijo en la bañara.

Prevenir los resbalones. Las bañeras pueden ser muy resbaladizas. Para garantizar la seguridad de su hijo, puede pegar tiras antideslizantes en el fondo de la bañera o bien usar una alfombrilla de plástico antideslizante que se pega al fondo de la bañera. Ponga una cubierta de goma (o una toallita) sobre los grifos de la bañera para evitar que su hijo se golpee.

A la larga, los niños se querrán bañar sin supervisión. Pero los niños maduran a ritmos diferentes. Algunos ya están preparados para bañarse solos en la bañera con solo 6 o 7 años de edad, mientras que otros necesitan que su madre o su padre esté cerca hasta que sean mayores. Por descontado, los niños mayores y los adolescentes deben tener intimidad para poderse bañar solos.

Inodoros. Las bañeras no son el único riesgo relacionado con el agua asociado al cuarto de baño. Para garantizar lo seguridad de su hijo, instale en el inodoro un mecanismo de cierre automático de la tapa y tenga la puerta del cuarto de baño cerrada constantemente. (O tal vez prefiera instalar un pomo de seguridad a prueba de niños.) Y limpie cuanto antes cualquier derrame o salpicadura de agua que proceda de la bañera, el lavabo o el inodoro para prevenir posibles caídas.

Revisado por: Sarah K. Romero, MD
Fecha de revisión: mayo de 2019