[Ir al contenido]

El síndrome de la muerte súbita en lactantes


¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte repentina e inexplicable de un bebé de menos de 1 año de edad. La mayoría de las muertes por SMSL están asociadas con el sueño, por eso a veces se lo conoce con el nombre de "muerte en la cuna".

¿Es posible prevenir el SMSL?

La falta de respuestas es lo que convierte al SMSL en algo tan temido. El SMSL es la principal causa de muerte entre los bebés de 1 mes a 1 año de edad y, a pesar de los años dedicados a investigarlo, continúa siendo impredecible.

Aun así, el riesgo de SMSL se puede reducir enormemente. Lo más importante es que los bebés menores de un año de edad siempre deben dormir boca arriba, jamás lo ponga a dormir boca abajo o de costado. Dormir boca abajo o de costado incrementa el riesgo de SMSL.

¿Quiénes corren riesgos de SMSL?

Al considerar qué bebés corren más riesgos, es importante destacar que no existe un elemento que por sí solo pueda causar el SMSL. Por el contrario, es posible que se combinen varios factores y eso ponga a un bebé en riesgo de padecer el SMSL.

La mayoría de las muertes por SMSL ocurren en bebés de entre dos y cuatro meses, y los casos se incrementan durante el clima frío. Los bebés negros y nativos americanos tienen más probabilidades de morir de SMSL que los caucásicos. Y hay más niños que niñas entre las víctimas del SMSL.

Entre otros posibles riesgos, se incluyen los siguientes:

Los médicos diagnostican la mayoría de los problemas de salud según los síntomas que causan. Pero la mayoría de los diagnósticos de SMSL solo se dan después de haber descartado otras posibles causas de muerte. Esta revisión permite diferenciar las verdaderas muertes por SMSL de los accidentes, los casos de maltrato y las afecciones sin diagnóstico previo, como los trastornos metabólicos o cardíacos.

¿Por qué es peligroso dormir boca abajo?

El SMSL es más probable entre bebés que se acuestan boca abajo que entre los que se acuestan boca arriba. Tampoco se debe poner a un bebé a dormir de costado. El bebé podría rodar fácilmente durante el sueño y pasar de estar de costado a quedar boca abajo.

Algunos investigadores consideran que dormir boca abajo podría provocar un bloqueo de las vías respiratorias y dificultar la respiración. Al dormir boca abajo, es más probable que el bebé respire el aire que acaba de exhalar, especialmente si está durmiendo sobre un colchón blando o con un acolchado, muñecos de peluche o una almohada cerca del rostro. Como el bebé vuelve a respirar el aire que exhaló, el nivel de oxígeno del cuerpo se reduce y se eleva el nivel de dióxido de carbono.

Los bebés que fallecen por el SMSL tal vez tengan un problema en la parte del cerebro que ayuda a controlar la respiración y la interrupción del sueño. Si un bebé está respirando aire viciado y no recibe suficiente oxígeno, el cerebro suele enviar una señal para que el bebé despierte y llore para recibir más oxígeno. Si el cerebro no emite esta señal, los niveles de oxígeno continuarán descendiendo.

¿Qué es "Dormir boca arriba"?

En respuesta a la evidencia de que dormir boca abajo puede favorecer el SMSL, la Academia Americana de Pediatría (AAP) creó la campaña "Dormir boca arriba", que recomendaba poner a dormir boca arriba a todos los bebés sanos menores de un año de edad.

A los bebés se los debe poner a dormir boca arriba hasta los 12 meses de edad. Los bebés mayores tal vez no se queden boca arriba durante toda la noche, pero eso no es un problema. Una vez el bebé aprenda a darse la vuelta, pasando de estar boca arriba a boca abajo y viceversa, puede permanecer en la postura de sueño que él elija. No es necesario usar posicionadores ni dispositivos que aseguran reducir el riesgo de SMSL.

Preocupaciones más frecuentes

Algunos padres se preocupan por el "síndrome de la cabeza plana" (plagiocefalia postural). En la plagiocefalia, los bebés desarrollan una zona plana en la parte posterior de la cabeza porque pasan demasiado tiempo acostados boca arriba. Desde que comenzó la campaña "Dormir boca arriba", este problema es más frecuente, pero se puede tratar fácilmente cambiando la posición del bebé en la cuna y permitiéndole pasar más tiempo boca abajo supervisado mientras está despierto.

Muchos padres temen que si ponen a su bebé a dormir boca arriba este pueda ahogarse con una regurgitación o un vómito. Sin embargo, solo los bebés con algunas malformaciones poco frecuentes en las vías respiratorias superiores tal vez necesiten dormir boca abajo. No existe mayor riesgo de ahogamiento en los bebés sanos y la mayoría de los bebés con reflujo gastroesofágico(GER) que duermen boca arriba.

Los padres deben hablar con el médico de su hijo si tienen preguntas sobre la mejor posición para que su bebé duerma.

¿Qué es "Seguro al dormir"?

Después de la recomendación de la AAP, la tasa de SMSL se redujo enormemente. Aun así, el SMSL continúa siendo la principal causa de muerte en bebés pequeños. La campaña "Seguro al dormir" es la continuidad de "Dormir boca arriba" y les recuerda a los padres y cuidadores que deben poner a los bebés a dormir boca arriba y ofrecerles un entorno seguro para dormir.

A continuación se indica de qué manera los padres pueden reducir el riesgo de SMSL y otras muertes relacionadas con el sueño:

  • Acuda a la atención prenatal temprana y regular.
  • Coloque al bebé a dormir sobre un colchón firme, nunca debe hacerlo sobre una almohada, una cama de agua, piel de cordero, un sillón, una silla u otra superficie blanda.
  • Cubra el colchón con una sábana bien ajustada y ninguna otra ropa blanca. Mantenga los objetos blandos y la ropa blanca suelta lejos de lugar en donde duerme el bebé.
  • No use protectores acolchados en las cunas. Los protectores acolchados pueden sofocar o estrangular al bebé.
  • Comparta la habitación sin compartir la cama. Los expertos recomiendan que los bebés duerman en la misma habitación que los padres (pero en una superficie independiente, como un moisés o una cuna junto a la cama de los padres) hasta el año de edad o al menos durante 6 meses, cuando el riesgo de SMSL es mayor.
  • Amamante, si es posible. La mayor protección se obtiene al alimentar al bebé exclusivamente con leche materna, pero está demostrado que cualquier cantidad de leche materna reduce el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete durante el primer año de vida. Si su hijo rechaza el chupete, no lo obligue a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no es necesario que se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, ofrézcale un chupete recién cuando la lactancia esté firmemente establecida.
  • Asegúrese de que su bebé no esté demasiado abrigado al dormir. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos de sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • No fume durante el embarazo ni después del nacimiento. Los bebes de mujeres que fumaron durante el embarazo tienen más riesgos de sufrir SMSL que aquellos cuyas mamás nunca fumaron; la exposición al humo de segunda mano también aumenta el riesgo del bebé y ese riesgo es muy elevado si uno de los padres es fumador y comparte la cama con el bebé.
  • No consuma alcohol ni drogas durante el embarazo ni después del nacimiento. Los padres que beben o consumen drogas no deben compartir la cama con su bebé.
  • Asegúrese de que su bebé reciba todas las vacunas recomendadas. Los estudios demuestran que los bebés que reciben las vacunas tienen un riesgo 50 % menor de sufrir SMSL.

Para los padres y las familias que han sufrido una muerte por SMSL, existen muchos grupos, como First Candle, que pueden ofrecer asesoramiento, apoyo y derivaciones para atravesar el duelo.

Fecha de revisión: febrero de 2017