[Ir al contenido]

Consejos de seguridad: el lacrosse


El lacrosse es un deporte trepidante y divertido, tanto para jugarlo como para verlo. Las normas del lacrosse masculino permiten mucho más contacto físico que el del femenino. Pero incluso en el lacrosse femenino, los jugadores chocan y la gente se golpea accidentalmente con los palos y las pelotas. Cuando todo el mundo se está moviendo tan deprisa y está usando los palos para lanzar una pelota de goma compacta, puede haber lesiones.

Para que su hijo se mantenga seguro mientras juega a lacrosse, indíquele que siga estos consejos.

Un equipo de lacrosse seguro

Un equipo protector adecuado es importante para cualquier deporte, sobre todo para los deportes de contacto, como el lacrosse masculino. Todas las piezas del equipo deben estar aprobadas para el lacrosse y deben ser de la talla adecuada.

He aquí algunas cosas a tener en cuenta sobre el equipo de seguridad:

  • Cascos. Los niños y los chicos que juegan a lacrosse deben llevar un casco provisto de máscara facial, pero las niñas y las chicas que juegan a este deporte no lo necesitan. Elija siempre un casco que cumpla los requisitos de seguridad específicos para el lacrosse desarrollados por el Comité Operativo Nacional de Estándares sobre el Equipo Atlético (NOCSAE, por sus siglas en inglés). Esto significa que se han puesto a prueba y han cumplido todas las normas de seguridad establecidas. Las niñas y las chicas que juegan al lacrosse pueden llevar un casco blando cuando jueguen.
  • Gafas de protección. Las niñas y las chicas que juegan al lacrosse deben llevar protección en los ojos. La mayoría de las gafas de protección están fabricadas con monturas de acero, pero algunas jugadoras prefieren usar gafas de plástico que permiten una mayor visión periférica.
  • Calzado. Elija un calzado deportivo provisto de tacos moldeados o de suelas con surcos.
  • Protectores bucales. Ayudan a proteger los dientes, los labios, las mejillas y la lengua. Son necesarios tanto en el lacrosse masculino como en el femenino.
  • Guantes. Los guantes son necesarios solo en el lacrosse masculino. Los guantes deben proteger los dedos, las manos y las muñecas, al tiempo que permiten mover las manos libremente para poder agarrar bien el palo. Asegúrese de que los guantes de su hijo disponen de protectores de plástico en las zonas de los pulgares. Las niñas y las chicas llevan a veces guantes ligeros, sobre todo cuando hace frío.
  • Coderas y hombreras. Casi siempre son necesarias en el lacrosse masculino. Ayudan a proteger los brazos y la parte superior del tronco. Para más protección, algunos jugadores llevan protectores de brazo entero o una protección para las costillas.
  • Coquilla. En el lacrosse masculino se suele requerir llevar coquilla (un protector de genitales y el bajo vientre). Incluso cuando las coquillas solo sean opcionales, los niños y los chicos las deberían llevar.
  • Palo. Los palos son diferentes en lacrosse masculino y en el femenino. En el lacrosse masculino, el bolsillo de la red del palo es más hondo, lo que ayuda a tirar la pelota de goma más deprisa.

El equipo del portero

Los porteros necesitan un equipo especial:

  • Protector de cabeza y cuello. Los porteros de lacrosse masculino y femenino necesitan llevar cascos con protectores de garganta adosados.
  • Guantes. Los porteros pueden llevar los guantes ordinarios del lacrosse, pero algunos porteros prefieren llevar unos guantes que son más largos o que están provistos de un acolchado adicional. Las porteras de lacrosse deben llevar guantes acolchados.
  • Protector pectoral. Todos los porteros de lacrosse deben llevar un protector pectoral. Este tipo de protector se lleva debajo de la camiseta.
  • Protectores de brazos y de piernas. Los porteros de lacrosse suelen llevar protectores de brazos y también llevan ropa interior acolchada debajo de los shorts. Las chicas también deben llevar espinilleras en los niveles de secundaria, bachillerato y juvenil.
  • Palo. Los porteros de lacrosse usan palos provistos de cabezas de mayor tamaño y más anchas que los ayudan a parar mejor los disparos.

Practicar el lacrosse con seguridad

Asegúrese de que el equipo de su hijo tenga un entrenador que enfatiza el juego seguro y el juego justo, tanto en los partidos como en los entrenamientos. Para prevenir posibles lesiones mientras juegan al lacrosse, los jugadores deberían:

  • Hacerse una revisión médico-deportiva antes de empezar a practicar este deporte.
  • Revisar el campo para asegurarse de que no haya agujeros ni otros obstáculos, incluyendo basura y cristales rotos. Guardar las pelotas de recambio y el equipo apartados de los lados del campo antes de empezar a jugar o a entrenar.
  • Revisar ambas porterías para asegurarse de que son seguras.
  • Extraerse cualquier piercing o joya antes de jugar o de entrenar.
  • Precalentar y estirar siempre antes de empezar un partido.
  • Usar unas técnicas adecuadas, sobre todo en lo que se refiere a agarrar el palo, disparar y, en el lacrosse masculino, marcar con el cuerpo o con el palo. El uso ilegal del palo y marcar con el cuerpo de una forma ilegal son causas frecuentes de lesiones.
  • Dejar de entrenar si se lesionaran o sintieran dolor. En tal caso, los jugadores deberían ser evaluados por un entrenador, monitor, médico o enfermero antes de volver al campo.
  • Mantenerse bien hidratados, sobre todo en los días calurosos y soleados, bebiendo abundante cantidad de líquidos antes, durante y después de los partidos y de los entrenamientos.
  • Conocer el plan del equipo en caso de emergencia.
  • Practicar varios tipos de deportes diferentes a largo del año para prevenir posibles lesiones por sobrecarga.

Juego seguro

Durante los partidos, los jugadores deberían:

  • Respetar todas las normas de seguridad mientras jueguen a lacrosse.
  • Conocer las reglas del juego y respetarlas.
  • Ser respetuosos con los árbitros y no discutir cuando los sancionen.
  • Mantener la calma si un jugador del equipo contrario choca con ellos o hace algo con lo que ellos no están de acuerdo. No tomarse las cosas de una forma personal. Dejar que sean los árbitros quienes resuelvan la situación, y no empezar nunca una discusión o pelea con otro jugador.
Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
Fecha de revisión: marzo de 2019