[Ir al contenido]

Seguridad en los parques infantiles


¿Por qué es importante la seguridad en los parques infantiles? 

Los parques infantiles y las instalaciones recreativas ubicadas en el exterior ofrecen a los niños la posibilidad de jugar al aire libre y de hacer tanto amigos como ejercicio físico. Pero es importante asegurarse de que las instalaciones defectuosas, las superficies poco adecuadas y el comportamiento imprudente no les amarguen la diversión. 

Cada año, más de 200.000 niños estadounidenses son atendidos en servicios de urgencias hospitalarios por lesiones que se producen en accidentes ocurridos en parques infantiles. Muchos de estos accidentes se podrían haber evitado con una atenta supervisión. 

Usted puede hacer que el parque infantil sea un lugar seguro para su hijo revisando sus instalaciones para detectar los posibles riesgos implicados y siguiendo unas sencillas normas de seguridad. 

Y es importante enseñarle a su hijo a jugar de una forma segura: si su hijo conoce las normas para jugar en un parque infantil, será menos probable que se lesione. 

La clave está en la supervisión por parte de los adultos

Los adultos pueden contribuir a evitar posibles lesiones asegurándose de que sus hijos utilizan las instalaciones de los parques de una forma adecuada. Si se produce alguna lesión, el adulto podrá ayudar al niño accidentado y administrarle primeros auxilios de inmediato si fuera necesario. 

Los niños deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto mientras juegan en los parques. Controle con la vista a los niños pequeños (y a veces también los mayores) porque no siempre saben calcular las distancias con exactitud ni prever situaciones de peligro por sí solos. A los niños mayores les gusta poner a prueba sus capacidades en los parques; por eso es tan importante que los vigile un adulto. 

Antes de que su hijo juegue en un parque infantil, compruebe que las zonas de juego están diseñadas de tal modo que un adulto pueda ver con claridad a los niños mientras juegan. 

Enseñar a los niños a comportarse de una forma segura en los parques infantiles 

Otra parte clave de la seguridad en los parques infantiles: los niños deben saber mantenerse seguros y comportarse con responsabilidad en los parques infantiles. 

Los niños deben: 

  • No empujarse ni forcejear mientras jueguen en estructuras para trepar, toboganes, balancines, columpios u otros tipos de instalaciones recreativas. 
  • Utilizar las instalaciones correctamente: deslizarse por los toboganes sentados y con los pies por delante; no trepar por la parte externa de las barandillas; no ponerse de pie en los columpios, etc. 
  • Cuando vayan a salir saltando de una instalación, comprobar siempre que no haya ningún niño en el lugar donde piensan aterrizar, y caer siempre con ambos pies y las rodillas ligeramente flexionadas. 
  • Dejar las bicicletas, mochilas y bolsas alejadas de las instalaciones recreativas y de la zona de juegos para que ningún niño tropiece con ellas. 
  • Utilizar siempre el casco de ciclista para montar en bicicleta, pero quitárselo para jugar en los parques infantiles. 
  • No utilizar nunca las instalaciones cuando estén mojadas, porque sus superficies estarán resbaladizas. 
  • Comprobar el estado de algunas instalaciones recreativas durante los meses de verano. Pueden resultar incómodas y hasta ser peligrosas por lo calientes que se ponen, sobre todo los toboganes, las barandillas y los escalones metálicos. Aplicar el sentido común: si las instalaciones están calientes al tacto, lo más probable es que no sea seguro ni divertido usarlas. Una quemadura por contacto puede ocurrir en cuestión de segundos. 
  • No llevar ropa que contenga cordones o cordeles. Los cordones, los collares u otros tipos de cordeles pueden quedarse enganchados en las instalaciones y estrangular accidentalmente a un niño. 
  • Ponerse protector solar cuando vayan a jugar al aire libre, incluso en los días nublados, para evitar las quemaduras solares. 

Normas de seguridad en distintos tipos de instalaciones recreativas

Cada tipo de instalación (columpios, toboganes, balancines y estructuras para trepar) requiere unas normas de seguridad específicas. Además, hay algunos tipos de instalaciones recreativas que no se consideran seguras, independientemente del cuidado con que las utilicen los niños. 

Seguridad en los columpios 

Los columpios son las instalaciones móviles de los parques infantiles que más se asocian a lesiones. Pero, con unas pocas precauciones sencillas, los niños estarán seguros mientras se columpian: 

  • Los columpios deben de estar fabricados con materiales blandos, como la goma o el plástico, en lugar de la madera o el metal. 
  • Los niños se deben sentar siempre en el columpio, nunca montarse de pie o de rodillas. Mientras se columpian, se deben sujetar fuertemente con ambas manos y, cuando quieran dejar de columpiarse, deben detener completamente el movimiento del columpio antes de bajar. 
  • Los niños se deben mantener a una distancia segura con respecto a otros niños que se estén columpiando, teniendo cuidado en no interrumpir (sea corriendo o andando) el recorrido del columpio, tanto por delante como por detrás. 
  • Nunca se debe montar más de un niño en un columpio. Los columpios han sido diseñados para sostener con seguridad a una sola persona. 

Seguridad en el balancín  

Usar un balancín requiere que los niños cooperen. Los balancines no suelen ser recomendables para preescolares, a menos de que dispongan de un dispositivo de muelle central que evite los golpes bruscos contra el suelo. Independientemente del diseño, tanto los balancines como los tiovivos se deben utilizar con precaución. 

Otras medidas de seguridad a tener en cuenta: 

  • Al igual que en los columpios: en los asientos de un balancín solo se puede sentar un niño. Si un niño pesa demasiado poco para compensar el peso de su pareja, deberá buscar a otro niño con un peso similar al suyo, en vez de añadir otra persona a su asiento. 
  • Los niños siempre deben sentarse cara a cara, en lugar de dándose la espalda. 
  • Enseñe a su hijo a agarrarse con fuerza con ambas manos mientras utiliza un balancín, a no tocar el suelo con las manos ni a impulsarse con estas, así como a mantener los pies a ambos lados del balancín, en vez de debajo de él. 
  • Los niños deben mantenerse alejados del balancín mientras lo usen otros niños. Nunca se deben colocar debajo de un balancín que se está usando, ponerse de pie o balancearse desde la parte central ni intentar subirse al él mientras se está moviendo. 

Seguridad en el tobogán

Los toboganes son seguros si los niños los utilizan con precaución. He aquí las medidas de seguridad a tener en cuenta: 

  • Los niños deben subir los peldaños de la escalera de uno en uno, agarrándose a la barandilla hasta llegar a la parte superior del tobogán. Nunca se deben subir al tobogán por la rampa. 
  • Los niños se deben deslizar siempre sentados y con los pies por delante, nunca de cabeza, sea sobre la espalda o sobre el estómago.  
  • Solo debe haber un niño en la rampa del tobogán; los niños no se deben deslizar por el tobogán en grupo. 
  • Antes de deslizarse, los niños se deben asegurar de que el extremo inferior de la rampa del tobogán está libre. Al llegar al final de la rampa, deben bajarse del tobogán y alejarse de la rampa para que se pueda deslizar otro niño. 

Seguridad en las estructuras para trepar

Las estructuras para trepar están disponibles en una gran variedad de formas y tamaños, incluyendo los rocódromos, los arcos y las escaleras horizontales y verticales. Este tipo de instalaciones suele plantear mayores retos a los niños que los demás tipos de instalaciones recreativas. 

Asegúrese de que su hijo sabe descender de una forma segura en el caso de que no pueda seguir trepando. Los índices más altos de lesiones en parques infantiles públicos se asocian a este tipo de estructuras. Son peligrosas cuando no están bien diseñadas o cuando se utilizan de una forma incorrecta. La supervisión por parte de los adultos es muy importante, sobre todo cuando las utilizan los niños pequeños. 

Estas estructuras se pueden utilizar con seguridad si se enseña a los niños a agarrarse con ambas manos, a mantenerse a cierta distancia de la persona que tienen delante y a tener cuidado con los pies colgantes de otros niños mientras se desplazan por la estructura. Para salir de la estructura, los niños deben ser capaces de saltar al suelo sin golpearse con la estructura.  Recuerde a los niños que deben aterrizar sobre ambos pies y con las rodillas ligeramente flexionadas.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2019