[Ir al contenido]

Movimiento, coordinación y su recién nacido


Los bebés nacen con algunos reflejos. Por naturaleza, responden a cosas, como la luz o el tacto, de ciertas maneras. Por ejemplo, si usted coloca un dedo en la palma de la mano de su recién nacido, él se agarrará del dedo automáticamente. Y, si toca levemente alguna parte del contorno de su boca, su pequeño hará movimientos de succión.

¿Cómo se mueve mi bebé?

Los bebés manifiestan típicamente los siguientes reflejos al poco tiempo de nacer: el de búsqueda, el de succión, el de Moro, el de prensión palmar y el reflejo tónico del cuello. Estos reflejos son movimientos involuntarios que constituyen una parte normal del desarrollo de un bebé. Estos reflejos iniciales desaparecen de forma gradual conforme el bebé va madurando, habitualmente cuando tiene entre 3 y 6 meses de edad.

Los reflejos de búsqueda y de succión ayudan al recién nacido a alimentarse. El reflejo de búsqueda hace que el bebé se oriente automáticamente en la dirección de la fuente alimenticia, se trate del pecho materno o del biberón. Puede ver esta respuesta si acaricia suavemente con la mano partes de la mejilla de su bebé próximas a la boca. Su pequeño se girará hacia esa dirección, con la boca abierta, dispuesto a succionar. Si coloca el pecho o la tetina del biberón, en la boca del bebé, él empezará a succionar automáticamente.

Los bebés también nacen con un reflejo de sobresalto llamado reflejo de Moro. Cuando un bebé se asusta (por ejemplo, al oír un ruido fuerte) o cuando lo mueven con brusquedad, puede responder extendiendo brazos y piernas y luego volviéndolos a recoger y apretándolos contra su cuerpo.

Su bebé también presentará el reflejo de prensión palmar, que le permitirá agarrase al dedo que alguien le coloque en la palma de la mano. Si usted le toca la planta del pie, también la flexionará intentando cerrar los dedos.

Su bebé también presentará el reflejo tónico del cuello. Este reflejo ocurre cuando alguien gira la cabeza del bebé hacia un lado y el bebé endereza automáticamente el brazo de ese lado del cuerpo al tiempo que dobla el brazo opuesto.

¿Cómo puedo incentivar los movimientos de mi bebé?

A medida que su bebé vaya creciendo, estos reflejos se volverán menos perceptibles y su pequeño presentará movimientos de carácter más voluntario.

Dele a su bebé suficiente espacio para estirar y mover brazos y piernas. Permita que su bebé pase tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) cuando esté despierto y alerta para ayudar a fortalecerle los músculos de la espalda y del cuello. Supervise siempre a su bebé cuando esté estirado boca abajo.

¿Cuándo debería llamar al médico?

El médico de su bebé evaluará estos reflejos, como parte de las revisiones médicas ordinarias, asegurándose de que están presentes a ambos lados del cuerpo y anotando el momento en que desaparezcan.

Hable con el médico de su hijo si tiene preguntas o hay algo que le preocupa sobre los movimientos de su bebé.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2019