[Ir al contenido]

Movimiento, coordinación y su hijo de 1 a 2 años


Andar es el principal logro de los niños de esta edad, una habilidad que mejorarán mucho durante el próximo año.

A medida que va mejorando la movilidad de los niños, también lo hacen sus capacidades para investigar lugares adonde antes no podían llegar. De nuevo, eche un vistazo a toda su casa desde el punto de vista de su hijo y póngala a prueba de niños teniendo en cuenta las nuevas habilidades de su hijo.

¿Cómo se mueve mi hijo?

Aunque algunos niños dan sus primeros pasos en torno al momento en que cumplen un año, la mayoría de ellos aprenden a caminar bien en los meses que siguen a su primer cumpleaños.

Los niños que empiezan a andar lo hacen de una forma particular, tambaleándose; mantienen las piernas muy separadas entre sí y parecen dudar en cada paso que dan, tambaleándose lateralmente mientras van avanzando.

Unos 6 meses después de dar sus primeros pasos, los niños desarrollan un paso más natural, manteniendo las manos a ambos lados del cuerpo (en lugar de llevarlas por delante para mantener el equilibrio) y se desplazan llevado los pies más cerca entre sí, en vez de llevarlos separados. También tienden a mover los pies de una manera más parecida a la de la conducta de andar, apoyando primero el talón y luego los dedos de los pies.

Durante estos primeros meses de práctica, la mayoría de los niños tiene algunas caídas, que forman parte del proceso de aprender a andar. Usted no puede proteger a su hijo de todas las caídas, pero puede reducir su riesgo de lesionarse garantizando que sus áreas de exploración sean seguras, por no contener esquinas cortantes ni bordes afilados u otros peligros.

Cuando ya lleve un par de meses andando, su hijo se empezará a sentir más seguro al caminar y será capaz de asumir nuevos retos, como recoger objetos del suelo y llevarlos a otros lugares, desplazar o arrastrar juguetes o subir escaleras.

Hacia mediados o finales de su segundo año de vida, es posible que su hijo aprenda a correr, empiece a patear pelotas y pruebe a lanzar pelotas con las manos. Cuando tenga dos años, es posible que su hijo ya sepa saltar sin moverse del sitio.

¿Cómo puedo motivar a mi hijo?

Dele a su hijo muchas cosas para ver y para hacer. Den paseos por su patio, jardín, o por el vecindario, o llévelo a jugar a un parque de su localidad. En casa, puede construir una carrera de obstáculos para su hijo con almohadones o cajas y animar a su hijo a caminar, trepar y gatear. Cómprele varias pelotas para que las patee y las lance.

Los expertos recomiendan que los niños:

  • hagan un mínimo de 30 minutos al día de actividad física estructurada (guiada por un adulto), como ir a un parque, dar un paseo, o asistir a una clase de juegos para padres e hijos
  • hagan un mínimo de una hora de juego libre y no estructurado al día, donde puedan explorar y jugar con juguetes
  • no estén inactivos durante más de 1 hora seguida, salvo cuando duerman
  • dispongan de áreas interiores y exteriores que cumplan los requisitos de seguridad en todas las actividades que lleven a cabo

A medida que van mejorando sus habilidades físicas, los niños también aprenden a usar más las manos. Entre los juguetes y materiales que potencian el uso de las manos, se incluyen los siguientes:

  • papel y ceras de colores
  • esculpir con plastilina
  • apilar juguetes para construir estructuras que luego se pueden derribar
  • hacer rompecabezas sencillos

¿Cuándo debería llamar al médico?

El desarrollo infantil normal tiende a seguir ciertos patrones. Las habilidades básicas que desarrollan los bebés sirven para sentar las bases de las habilidades de los niños de cara al futuro. Pero el tiempo que tardan en desarrollar esas habilidades puede variar considerablemente entre los niños.

Informe al médico de su hijo si:

  • no anda y ya ha cumplido los 18 meses
  • no hay una evolución en la manera de andar después de llevar varios meses caminando
  • solo camina sobre las puntas de los dedos
  • no sabe subir escaleras incluso cuando alguien le da la mano o se agarra de algo

El hecho de que un niño no alcance los hitos evolutivos cuando toca no significa necesariamente que tenga un problema. Hable con el médico de su hijo si tiene dudas o preguntas sobre su desarrollo.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2019