[Ir al contenido]

Lesiones en la cabeza


¿Qué son las lesiones en la cabeza?

Las lesiones en la cabeza son frecuentes en los niños y los adolescentes. Pueden afectar el cuero cabelludo, el cráneo, el cerebro o los vasos sanguíneos.

Las lesiones en la cabeza pueden ser leves, como un golpe en la cabeza, o más graves, como una conmoción cerebral. En los niños, la mayoría de las lesiones son leves y no afectan al cerebro.

¿Cuáles son las causas de las lesiones en la cabeza?

La mayoría de las lesiones en la cabeza durante la infancia se deben a caídas. También pueden ocurrir debido a:

¿Cuáles son los tipos de lesiones en la cabeza?

Las lesiones en la cabeza pueden ser:

  • externas y afectar al cuero cabelludo
  • internas y afectar el cráneo, el cerebro o los vasos sanguíneos

Las lesiones pueden provocar una conmoción cerebral, una contusión, una fractura o una hemorragia:

  • Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática leve. Ocurre cuando la cabeza sufre un golpe u otra lesión que la hacen moverse hacia delante y hacia atrás con mucha fuerza. Esto provoca cambios químicos en el cerebro y, a veces, daños en las células del cerebro.
  • Una contusión (hematoma) ocurre cuando un golpe en la cabeza lesiona la piel y el tejido blando que se encuentra debajo de esta. La sangre de los pequeños vasos se filtra y provoca manchas rojas o púrpuras sobre la piel. Las contusiones suelen ocurrir en el cuero cabelludo o la frente. Las lesiones más graves en la cabeza pueden provocar una contusión cerebral.
  • Una fractura de cráneo es una rotura de los huesos del cráneo. Las fracturas de cráneo pueden ocurrir en diferentes partes del cráneo.
  • Una hemorragia puede ocurrir en el cuero cabelludo o debajo de este y en el cerebro o alrededor de él.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las lesiones en la cabeza?

Los niños con una lesión en la cabeza tal vez tengan lo siguiente:

  • Cuero cabelludo inflamado: esto es común porque el cuero cabelludo tiene muchos vasos sanguíneos pequeños que pueden tener filtraciones.
  • Dolor de cabeza: aproximadamente la mitad de los niños que sufren una lesión en la cabeza sufren dolor de cabeza.
  • Pérdida de la conciencia (desmayo): esto no es frecuente.
  • Vómitos una o dos veces: esto les ocurre a algunos niños después de una lesión en la cabeza.

¿Cómo se diagnostican las lesiones en la cabeza?

Los médicos diagnostican las lesiones en la cabeza haciendo preguntas sobre cómo ocurrió la lesión y examinando cuidadosamente la cabeza. También comprobarán cómo están funcionando los nervios.

La mayoría de los niños con una lesión cerebral leve no necesitan ningún tipo de estudio médico. Si la lesión en la cabeza es más grave, los médicos suelen hacer una tomografía axial computada (o TAC) de la cabeza.

Los signos de que una lesión podría ser grave son los siguientes:

  • pérdida de la conciencia durante más que unos pocos minutos
  • vómitos continuos
  • confusión
  • convulsiones
  • dolor de cabeza que empeora

¿Qué debería hacer cuando un niño sufre una lesión en la cabeza?

Llame al profesional del cuidado de la salud si su hijo sufre una lesión en la cabeza y:

  • es un bebé
  • perdió la conciencia, aunque solo haya sido por un momento
  • presenta alguno de los siguientes síntomas:
    • no para de llorar
    • se queja de dolor en la cabeza y el cuello (los niños más pequeños que todavía no hablan tal vez estén más inquietos)
    • vomita más de una vez
    • cuesta despertarlo
    • no es posible calmarlo
    • no camina o no habla normalmente

Si su hijo no es un bebé, no perdió la conciencia y está alerta y actuando de manera normal después de una caída o un golpe, haga lo siguiente:

  • Coloque una compresa de hielo o fría sobre la zona de la lesión durante 20 minutos cada 3 o 4 horas. Si usa hielo, recuerde que siempre debe envolverlo con un paño o un calcetín. Si coloca el hielo directamente sobre la piel, puede lesionarla.
  • Observe atentamente a su hijo durante las próximas 24 horas. Si la lesión ocurre cerca de la hora de acostarse para dormir o de la siesta y su hijo se queda dormido, contrólelo unas pocas veces mientras duerme.

Si el color de la piel y la respiración de su hijo son normales y no nota ningún problema, permita que su hijo duerma, a menos que el médico le indique lo contrario. No es necesario mantener a un niño despierto después de sufrir una lesión en la cabeza.

Confíe en su instinto. Si cree que su hijo no se ve bien, siente al niño para despertarlo. Debería protestar un poco e intentar volver a dormirse. Si su hijo aún parece demasiado somnoliento, intente despertarlo del todo. Si no puede despertarlo, llame al profesional del cuidado de la salud o al 911 para pedir una ambulancia.

¿Qué debo hacer si un niño está desmayado después de una lesión en la cabeza?

  • No mueva al niño por si tiene una lesión en el cuello o la columna vertebral.
  • Obtenga ayuda. Si tiene un teléfono, llame al 911.
  • Si el niño está vomitando o sufriendo una convulsión, póngalo de costado mientras intenta mantener la cabeza y el cuello derechos. De este modo, ayudará a prevenir un atragantamiento y protegerá el cuello y la columna vertebral.

¿Se pueden prevenir las lesiones en la cabeza?

Es imposible proteger a los niños de todas las lesiones. Pero puede ayudar a prevenir los golpes en la cabeza. Lo más importante, es asegurarse de que la casa sea segura para niños a fin de prevenir los accidentes domésticos.

Los niños deben hacer lo siguiente:

  • Usar siempre un casco de bicicleta del tamaño adecuado y aprobado por la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC por sus siglas en inglés) para andar en bicicleta.
  • Usar el equipo deportivo adecuado para practicar patinaje en línea, patineta, snowboard, esquí y deportes de contacto.
  • Usar una silla de seguridad o el cinturón de seguridad cada vez que se suban a un automóvil.
  • Tomar las cosas con calma después de una lesión en la cabeza, especialmente si sufrieron una conmoción cerebral.
  • Esperar a que el médico les diga que pueden volver a practicar deportes o participar en juegos bruscos. Si el cerebro vuelve a sufrir una lesión mientras se está curando, llevará más tiempo que se cure por completo.
Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: octubre de 2019