[Ir al contenido]

Sonda de gastrostomía


¿Qué es una sonda de gastrostomía?

Algunos niños tienen problemas médicos que hacen que les resulte difícil obtener suficiente nutrición por vía oral (por la boca). Una sonda de gastrostomía es un tubo que se introduce en el abdomen para administrar alimento directamente al estómago. Es una de las maneras que tienen los médicos de asegurarse de que los niños con dificultades para comer obtengan el líquido y las calorías que necesitan.

Un cirujano coloca este tipo de sonda durante un breve procedimiento que recibe el nombre de gastrostomía. La sonda se puede dejar puesta durante el tiempo que haga falta.

Los niños a los que les han hecho una gastrostomía pueden retomar sus actividades normales con bastante rapidez después de recuperarse.

¿Quién puede necesitar una sonda de gastrostomía?

Los niños necesitan sondas de gastrostomía por distintos tipos de problemas de salud, como los siguientes:

  • problemas congénitos (presentes al nacer) en la boca, esófago, estómago o intestinos
  • trastornos de la succión y de la deglución (debidos a partos prematuros, lesiones, retrasos del desarrollo u otras afecciones)
  • retraso del crecimiento (cuando los niños no pueden ganar peso ni crecer con normalidad)
  • problemas extremos para tomar medicamentos

¿Qué sucede antes de colocar una sonda de gastrostomía?

Los médicos suelen pedir varias pruebas antes de colocarle una sonda de gastrostomía a un niño. La más frecuente es una radiografía del tubo digestivo alto. Esta prueba permite ver la parte superior del sistema digestivo.

A veces, el cirujano pide a la familia que lleve al niño a especialistas, como un gastroenterólogo, un dietista o un trabajador social. Esto se hace para elaborar un plan de cuidados, que permita tenerlo todo organizado cuando el niño salga del hospital y vuelva a su casa con la sonda de gastrostomía.

A fin de prepararse para este procedimiento, usted tendrá que seguir cuidadosamente las instrucciones sobre cuándo debe dejar de comer y de beber su hijo. Cuando lleguen al hospital, el médico le describirá qué ocurrirá y responderá a cualquier pregunta que tenga. El equipo de anestesiología le preguntará por los antecedentes médicos de su hijo y por la última vez que ha comido y bebido.

Antes de iniciar el procedimiento, el equipo médico enciende unos monitores para registrar las constantes vitales de su hijo (como la tensión arterial y la concentración de oxígeno) y le coloca una vía intravenosa (VI) para administrarle medicamentos y anestesia.

Su hijo entrará en el quirófano y usted lo esperará en la sala de espera. El personal del hospital le avisará cuando el procedimiento haya terminado.

¿Qué ocurre durante la colocación de una sonda de gastrostomía?

Los médicos pueden introducir una sonda de gastrostomía de tres maneras. A veces, se combinan varios métodos.

  • La técnica laparoscópica se lleva a cabo practicando dos pequeñas incisiones (o cortes) en el abdomen. Una es para introducir la sonda de gastrostomía y la otra es por donde el cirujano introducirá un minúsculo telescopio llamado laparoscopio. El laparoscopio ayuda al cirujano a ver el estómago y otros órganos y lo guía para colocar la sonda en su sitio.
  • La cirugía abierta implica hacer incisiones de mayor tamaño. Los cirujanos utilizan este método para colocar la sonda de gastrostomía cuando los demás métodos no son una buena opción, por ejemplo, si hay tejido cicatricial debido a una operación anterior o si al niño hay que hacerle otra operación al mismo tiempo.
  • El procedimiento GPE significa gastrostomía endoscópica percutánea (a través de la piel). El cirujano introduce por la boca un endoscopio (un tubo fino y flexible con una cámara y una luz minúsculas en el extremo) hasta llegar al estómago para que lo guíe en la colocación de la sonda de gastrostomía.

sonda de gastrostomia

¿Cuánto dura la colocación de una sonda de gastrostomía?

Solo se tarda entre 30 y 45 minutos en colocar una sonda de gastrostomía.

¿Qué ocurre después de colocar una sonda de gastrostomía?

Los niños se suelen quedar en el hospital de 1 a 2 días. La mayoría de los hospitales permiten que uno de los padres se quede con su hijo. Mientras esté en el hospital, su hijo recibirá la medicación para el dolor que necesite.

El personal de enfermería le enseñarán a:

  • Mantener la sonda en buen estado y cuidar la piel de alrededor para mantenerla limpia y sin infecciones.
  • Resolver posibles problemas, como que se salga la sonda por accidente.
  • Alimentar a su hijo a través de la sonda. También le enseñarán qué alimentos le puede dar.
  • Ayudar a su hijo a comer por su cuenta, si el médico lo cree conveniente.

Cuando su hijo esté listo para irse a casa, usted debería tener:

  • instrucciones detalladas sobre cómo cuidarlo en casa, lo que incluye bañarlo y vestirlo, la actividad física que su hijo puede practicar, cómo administrarle medicación por la sonda y cómo purgar la sonda (extraerle el gas)
  • una visita de enfermería a domicilio programada para asegurarse de que todo marcha bien
  • visitas de seguimiento programadas con el médico de su hijo para llevar un control de la sonda y del peso de su hijo

¿La colocación de una sonda de gastrostomía implica algún riesgo?

Todas las operaciones implican ciertos riesgos. El equipo quirúrgico se los explicará antes del procedimiento y hará todo lo posible para reducirlos al mínimo. Si hay algo que le preocupa, asegúrese de comentarlo con el cirujano antes del procedimiento.

Las complicaciones de esta operación pueden incluir:

  • exceso de tejido (tejido de granulación) en el lugar de la inserción de la sonda
  • escapes de contenido gástrico
  • problemas debidos a la anestesia
  • hemorragia
  • una reacción alérgica
  • infección

Por lo general, el tejido de granulación y los escapes se pueden resolver cuidando la herida según las indicaciones o modificando el horario de alimentación. A veces, es necesario operar para reparar un problema en el lugar de la inserción de la sonda.

¿Cómo pueden ayudar los padres después de la colocación de una sonda de gastrostomía?

Es normal que, al principio, el hecho de que a su hijo le pongan una sonda de gastrostomía lo ponga un poco nervioso, pero es importante que se acostumbre a la sonda y se sienta cómodo cuidando de su hijo. Aquí tiene algunos consejos:

  • Lávese las manos siempre antes de manipular la sonda de gastrostomía.
  • Sepa qué esperar a medida que el lugar de inserción de la sonda de gastrostomía se vaya curando. Hable con el equipo médico de su hijo si tiene alguna pregunta.
  • Pida apoyo a otros padres. Ponerse en contacto con otros padres cuyos hijos llevan puesta una sonda de gastrostomía lo puede ayudar. Pregunte al médico de su hijo por un grupo de apoyo o haga una búsqueda en internet.
  • Hable con un trabajador social. A algunos niños les preocupa el aspecto de llevar puesta una sonda de gastrostomía y cómo pueden reaccionar los demás. Si su hijo está preocupado, pida a su equipo médico que le recomiende un trabajador social para que lo ayude.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • se le sale la sonda
  • se le obstruye la sonda
  • cualquier signo de infección (como enrojecimiento, hinchazón o calor en el lugar de la inserción de la sonda; exudado amarillo, verde o maloliente; fiebre)
  • el lugar donde se inserta la sonda sangra o supura demasiado
  • fuerte dolor abdominal
  • vómitos o diarreas persistentes
  • dificultades para expulsar ventosidades (gases) o para defecar
  • formación de un tejido rojo rosáceo saliendo de la sonda y alrededor de ella

La mayoría de los problemas se pueden tratar con rapidez cuando se detectan pronto.

Revisado por: Loren Berman, MD
Fecha de revisión: julio de 2019