[Ir al contenido]

Elegir a un pediatra para su bebé recién nacido


Desde el día en que una mujer sabe que está embarazada, no deja de tomar decisiones que afectarán a su bebé de por vida, como elegir su nombre. Para darle a su recién nacido el principio más sano posible, le interesa encontrar a un pediatra que cuidará de su hijo desde la primera visita hasta que se convierta en un adulto. Aquí encontrará algunos consejos sobre cómo encontrar a ese médico. 

¿Cuándo debería empezar a buscar a un pediatra para su hijo? 

Es aconsejable iniciar la búsqueda unos tres meses antes de la fecha en que se espera que nazca su bebé. Pida recomendaciones a parientes, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y médicos que conozca. Luego, consulte el sitio web de su seguro médico para saber si esos médicos están incluidos en su seguro médico

Si se acaba de mudar, empiece buscando un pediatra en la página web de su seguro médico o use la herramienta Búsqueda de Pediatra de la Academia Americana de Pedíatra (AAP). 

Fíjese en las opiniones y valoraciones de los pacientes de cada pediatra, pero actúe con precaución. Como en todos los sitios web, las expectativas y las opiniones de otras personas pueden diferir con respecto a las suyas propias. Asegúrese de que las valoraciones u opiniones del sitio web solo pueden proceder de pacientes reales. 

Por descontado, los médicos no son las únicas personas que atienden a los niños.   Los enfermeros facultativos (NP, por sus siglas en inglés) y los asociados médicos (PA, por sus siglas en inglés) también atienden a pacientes en edad infantil o adolescente. Se han formado para poner inyecciones, evaluar y diagnosticar problemas de salud y recetar medicamentos, haciendo muchas de las cosas que hacen los médicos propiamente dichos. 

Pediatra o médico de familia: ¿en qué difieren? 

La mayoría de los pediatras, así como los enfermeros y los asociados médicos que trabajan en consultorios, ven a niños y adolescentes hasta los 21 años de edad. La formación pediátrica se centra en tratar a personas desde que nacen hasta que se convierten en adultas. Los médicos de familia están formados para atender a pacientes de todas las edades, de niños a ancianos. 

Ambos tipos de médicos tienen los mismos años de formación, pero los pediatras están especializados en los niños. Esto les proporciona una comprensión en profundidad de las necesidades médicas de los niños, como los temas relacionados con el comportamiento y cómo cuidar de cuerpos en proceso de crecimiento y de desarrollo. 

MD o DO: ¿en qué difieren? 

Los pediatras se pueden graduar en una escuela de medicina con dos tipos de títulos: MD (doctor en medicina) o DO (doctor en osteopatía). Ambos títulos forman a los médicos para que puedan diagnosticar y tratar enfermedades, y para que las puedan prevenir cuando sea posible. 

Los programas para obtener el título de DO se suelen centrar en un enfoque más holístico ("de cuerpo entero") de la medicina. El programa para obtener el título de MD enfoca la medicina de una forma más tradicional. Todos los profesionales con títulos MD u DO deben hacer una residencia completa (formación práctica y supervisada), antes de poder ejercer la medicina por su cuenta. 

Elegir un DO o un MD es algo que depende de usted. Ambos tienen los mismos años de formación y de preparación. Pero usted querrá asegurarse de que el pediatra de su hijo está certificado por la junta. 

¿Qué significa estar "certificado por la junta"? 

Cuando los médicos concluyen su residencia, pueden hacer unos exámenes para obtener una certificación en su campo, por ejemplo, en pediatría general o en una especialidad pediátrica, como la traumatología. Estos exámenes los propone una junta directiva en un campo de la medicina, como la AAP, y no son fáciles de pasar. 

Entrevistar a pediatras ¿Qué le debería preguntar? 

La mayoría de los consultorios pediátricos establece un horario de visitas para que asistan personas que están esperando el nacimiento de sus hijos. Llame para concertar hora de visita. Durante la visita para saludar y conocer a un posible pediatra de su hijo, dese una vuelta por el consultorio y hable con un médico o enfermero. 

Algunos médicos ofrecen clases grupales para futuros padres a fin de que conozcan el funcionamiento del consultorio y sepan cómo cuidar de sus recién nacidos. Otros médicos ofrecen entrevistas individuales. Muchos seguros médicos favorecen este tipo de visitas prenatales o clases y cubren su precio. Pero, antes de ir, pregunte en el consultorio pediátrico y en su póliza de salud. 

He aquí algunas de las cosas a tener en cuenta mientras decide si el funcionamiento de un consultorio es adecuado para su familia. Haga un listado de preguntas para organizarse mejor las ideas.

  • ¿Cuál es el horario de atención del consultorio? Asegúrese de que el horario se ajusta a sus necesidades. Por ejemplo, tal vez prefiera un médico que tenga horas de visita los fines de semana o por las tardes.
  • ¿El médico trabaja solo o forma parte de un grupo? Si atiende solo, ¿quién cubrirá las horas en que él no esté disponible? Si forma parte de un grupo de médicos, ¿quién verá a su hijo cuando el médico no esté disponible?
  • ¿El médico está afiliado a un hospital pediátrico en el caso de que haya uno es su zona?
  • ¿Cuál es la postura del consultorio sobre las consultas por teléfono?
    • Durante las horas de consulta, ¿hay ciertas horas reservadas para que los padres puedan llamar y hacerle preguntas al médico? Muchos consultorios pediátricos cuentan con un enfermero para responder a las preguntas de los padres.
    • Cuando concluye el horario del consultorio, ¿con qué rapidez reciben los padres respuestas a las consultas que dejan en el contestador automático? ¿Ofrece el consultorio telemedicina, donde se pueden hacer visitas por vídeo con un pediatra o un enfermero?
  • ¿Puede comunicarse con el médico de su hijo por correo electrónico? ¿Dispone el consultorio de historias clínicas electrónicas, que facilitan la trasmisión de información médica sobre los pacientes? ¿Los padres pueden acceder por internet a los resultados de las pruebas de sus hijos y a información sobre su salud? 
  • ¿Si su hijo tuviera una urgencia médica, la llevaría su médico o sería derivado a un servicio de urgencias médicas o centro de urgencias?  
  • ¿Cuáles son los honorarios? ¿Deben pagarse en su totalidad en el momento de la visita o es posible fraccionar los pagos? 
  • Si su hijo necesitara otro tipo de cuidado, ¿cómo funciona la política de derivación a especialistas? 
  • ¿Cuál es la política de vacunación del consultorio?  ¿Se exige que todos los pacientes estén vacunados siguiendo el programa de vacunación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)?
  • Si su bebé no ha nacido todavía, ¿irá el médico al hospital para explorar a su recién nacido?  

Aparte de hacer todas estas preguntas y otras similares, su visita será un buen momento para ver cómo funciona el consultorio. ¿La sala de espera está limpia y es adecuada para los niños? ¿El personal del consultorio es amable y considerado con los pacientes de la sala de espera y con las personas que llaman por teléfono? 

Mientras espera, hable con otros padres. Pregúnteles qué es lo que más les gusta del funcionamiento del consultorio y por qué les gusta el trato y los cuidados del médico.  

¿Este médico encaja conmigo? 

Después de haber hablado con el médico y otros miembros del consultorio, ¿cree que se sentirá bien colaborando con ellos?  ¿El médico tiene paciencia y está dispuesto a explicar las cosas bien, con respeto y con tacto? ¿El médico sabe escuchar? ¿Se sentirá cómodo para hacerle preguntas? ¿Considera que al médico le importaría que usted pidiera una segunda opinión? 

¿Comparte ideas con el médico que son importantes para usted?  Por ejemplo, ¿qué opina su médico sobre la circuncisión? ¿Sobre la lactancia materna? ¿Sobre la medicina o las técnicas alternativas?  ¿Sobre el uso de antibióticos y de otros medicamentos? Recuerde que la idea es que el médico atienda a su hijo durante años.  

Una vez elija médico, no tire la información que haya registrado sobre otros médicos. Si se produjera algún cambio en su seguro médico, podría verse obligado a buscar a otro médico. O es posible que le cueste un tiempo encontrar a un médico con quien se encuentre cómodo. 

Elegir médico antes de que nazca su bebé le ayudará a sentir una mayor confianza en los cuidados que recibirá su pequeño. Saber que ya ha escogido a un buen médico le ayudará a sentirse más tranquilo y a tener una mayor sensación de control.

Revisado por: Kevin P. Sheahan, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2019