[Ir al contenido]

Conmociones cerebrales


¿Qué es una conmoción cerebral?

Una conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática leve. Ocurre cuando la cabeza sufre un golpe o una lesión que la hacen moverse hacia delante y hacia atrás con mucha fuerza. Esto provoca cambios químicos en el cerebro y, a veces, lesiona las células del cerebro.

Los niños y los adolescentes que siguen las recomendaciones de los profesionales del cuidado de la salud suelen sentirse mejor en unas pocas semanas después de la conmoción cerebral.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una conmoción cerebral?

Una persona con una conmoción cerebral podría perder la conciencia. Pero aunque no haya pérdida de la conciencia, puede haber una conmoción cerebral.

Los signos y síntomas de una conmoción cerebral incluyen los siguientes:

  • dolor de cabeza
  • visión borrosa o doble
  • mareos, problemas de equilibrio o dificultades para caminar
  • confusión y decir cosas que no tienen sentido
  • lentitud para responder a preguntas
  • arrastrar las palabras
  • náuseas o vómitos
  • no recordar lo que ocurrió
  • no sentirse bien

Los síntomas de una conmoción cerebral suelen aparecer inmediatamente, pero pueden presentarse horas o días después de la lesión. Un adolescente con una conmoción cerebral podría tener lo siguiente:

  • dificultad para concentrarse
  • problemas de aprendizaje o de memoria
  • dolor de cabeza que empeora
  • problemas de sueño
  • tristeza, enojo o ira que aparecen fácilmente, o nervios

Si a su hijo le diagnosticaron una conmoción cerebral, llame al profesional del cuidado de la salud o diríjase a la sala de emergencias si el niño:

  • tiene un fuerte dolor de cabeza o un dolor de cabeza que empeora
  • tiene una convulsión
  • se desmaya
  • tiene otros síntomas (como vómitos continuos) que lo preocupan

Estos podrían ser signos de una conmoción cerebral grave y su hijo tal vez necesite tratamiento en un hospital.

¿Qué ocurre en una conmoción cerebral?

El cráneo ayuda a proteger al cerebro de las lesiones. El líquido cefalorraquídeo amortigua al cerebro dentro del cráneo. Un golpe en la cabeza puede dañar directamente al cerebro o hacer que este se mueva y golpee contra los huesos duros del cráneo. Esto modifica las señales entre los nervios y es lo que causa los síntomas de la conmoción cerebral.

¿Cómo ocurren las conmociones cerebrales en los niños y los adolescentes?

La mayoría de las conmociones cerebrales en la infancia y la adolescencia ocurren al practicar deportes. El riesgo es mayor para los niños que juegan fútbol americano, hockey sobre hielo, lacrosse, fútbol y hockey.

Las conmociones cerebrales pueden ocurrir debido a lo siguiente:

  • un accidente de bicicletas o de automóvil
  • una pelea
  • una caída

¿Cómo se diagnostica una conmoción cerebral?

Para diagnosticar una conmoción cerebral, el profesional del cuidado de la salud hará lo siguiente:

  • preguntar cómo y cuándo ocurrió la lesión en la cabeza
  • preguntar sobre los síntomas
  • comprobar la memoria y la concentración
  • hacer un examen físico y comprobar el equilibrio, la coordinación y los reflejos

Si la lesión en la cabeza ocurre cuando una persona está practicando deportes, el entrenador físico o deportivo tal vez haga una evaluación de conmoción fuera del campo de juego. En esta evaluación, una persona entrenada hace algunas pruebas simples después de una lesión en la cabeza para ayudar a determinar si el deportista necesita atención médica inmediata. Los deportistas que han sufrido una lesión en la cabeza deben dejar de jugar y consultar al médico antes de volver a jugar.

Muchas escuelas o ligas deportivas usan una prueba de conmoción cerebral de referencia. En las pruebas de referencia, se usan programas de computación para verificar el funcionamiento normal del cerebro de un jugador. En ellas se comprueba la atención, la memoria y la velocidad del pensamiento. Los médicos comparan las pruebas que realizan después de una lesión con las pruebas de referencia para ver si una persona se está recuperando.

Las conmociones cerebrales no aparecen en las tomografías computarizadas o las resonancias magnéticas. Por lo tanto, es posible que el médico no pida una tomografía del cerebro si ocurre una conmoción cerebral leve. Probablemente se realice una tomografía o una resonancia magnética para detectar otros problemas si una persona:

  • quedó inconsciente
  • continúa vomitando
  • tiene un fuerte dolor de cabeza o un dolor de cabeza que empeora
  • sufrió una lesión en un accidente grave, por ejemplo un accidente de automóvil o una caída desde una gran altura

¿Cómo se tratan las conmociones cerebrales leves?

Cada persona con una conmoción cerebral se cura a su propio ritmo. Es importante encontrar un equilibrio entre hacer demasiado y hacer muy poco.

Al principio, su hijo debe reducir las actividades físicas y las actividades que requieran mucha concentración. Después, puede comenzar a probar hacer estas actividades nuevamente. No es necesario que los síntomas hayan desaparecido para que su hijo sume más actividades. Pero si los síntomas interfieren con una actividad, su hijo debe interrumpirla. Puede volver a intentarla en unos minutos o después de más tiempo, o intentar una versión menos extenuante de la actividad.

Ayude a su hijo a seguir estos pasos:

Descansar (durante 1 o 2 días después de la conmoción cerebral)

  • Haga que su hijo se relaje en el hogar. Puede hacer actividades tranquilas, como hablar con la familia y los amigos, leer, dibujar, pintar o jugar juegos tranquilos. Si los síntomas interfieren con una actividad, su hijo debe interrumpirla. Puede volver a intentarla en unos minutos o después de más tiempo, o intentar una versión menos extenuante de la actividad.
  • Su hijo debe evitar o reducir el tiempo que pasa ante una pantalla. Los videojuegos, los mensajes de texto, la televisión y el uso de redes sociales probablemente le provoquen síntomas o los empeoren.
  • No permita que su hijo adolescente conduzca un automóvil.
  • Asegúrese de que su hijo evite todos los deportes y las actividades (como la lucha con amigos, andar en bicicleta o patineta) que podrían ocasionarle otra lesión en la cabeza.
  • Ayude a su hijo a dormir lo suficiente. Su hijo debe hacer lo siguiente:
    • Irse a dormir y levantarse a la misma hora.
    • Evitar pasar tiempo ante la pantalla o escuchar música muy alta antes de ir a dormir.
    • Evitar la cafeína.
    • Dormir siestas durante el día, según sea necesario.
  • Durante los primeros días después de la lesión, si su hijo tiene dolor de cabeza y el profesional del cuidado de la salud le dice que puede hacerlo, su hijo puede tomar paracetamol (Tylenol® o la marca de una tienda) o ibuprofeno (Advil®, Motrin® o la marca de una tienda).

Actividad ligera (en general, en unos pocos días a una semana después de la conmoción cerebral)

  • Su hijo puede intentar lentamente más actividades, como salir a caminar o mirar televisión. Si los síntomas interfieren con una actividad, su hijo debe interrumpirla. Puede volver a intentarla en unos minutos o después de más tiempo, o intentar una versión menos extenuante de la actividad.
  • Después de unos pocos días, su hijo debería sentirse lo suficientemente bien como para regresar a la escuela. Trabaje con el profesional del cuidado de la salud y un equipo escolar para crear un plan para regresar a la escuela. Es posible que su hijo deba comenzar con un día escolar más breve o con menos carga de trabajo. Si su hijo no se reincorpora a la escuela a los 5 días de haber sufrido la conmoción cerebral, llame a profesional del cuidado de la salud.
  • Si su hijo adolescente conduce, pregúntele al profesional del cuidado de la salud cuándo puede volver a hacerlo.
  • Asegúrese de que su hijo continúe evitando todos los deportes y actividades que podrían provocarle otra lesión en la cabeza.
  • Asegúrese de que su hijo continúe durmiendo lo suficiente todas las noches. Si su hijo no se siente cansado durante el día, no es necesario que duerma una siesta.
  • Si su hijo aún necesita medicamentos para los dolores de cabeza, hable con el profesional del cuidado de la salud.

Actividad moderada (en general aproximadamente una semana después de la conmoción cerebral)

  • Si los síntomas prácticamente han desaparecido, su hijo puede retomar la mayoría de las actividades, incluido el horario regular de la escuela y el trabajo.
  • Asegúrese de que su hijo continúe evitando todos los deportes y actividades que podrían provocarle otra lesión en la cabeza.
  • Si los síntomas interfieren con una actividad, su hijo debe interrumpirla. Puede volver a intentarla en unos minutos o después de más tiempo, o intentar una versión menos extenuante de la actividad.

Actividad regular (un mes o más después de la conmoción cerebral)

  • Si todos los síntomas de la conmoción cerebral han desaparecido, su hijo puede retomar todas las actividades, excepto los deportes.
  • En el caso de los deportes, el profesional del cuidado de la salud trabajará con el entrenador deportivo y físico (si cuenta con uno) de su hijo para crear un plan claro y por escrito para que regrese gradualmente a la práctica del deporte. No permita que su hijo retome los deportes sin que el profesional del cuidado de la salud le dé el visto bueno.

¿Cuándo pueden volver a practicar deportes los adolescentes que han sufrido una conmoción?

Antes de reincorporarse a la práctica de deportes, los deportistas estudiantes deben esperar a que el profesional del cuidado de la salud les diga que es seguro. Esto significa que:

  • se les ha hecho un examen físico
  • ya han retomado la escuela
  • no tienen síntomas
  • no están tomando medicamentos para los síntomas de la conmoción cerebral
  • han vuelvo a los resultados de referencia de las evaluaciones físicas y cognitivas

Hacer que los adolescentes regresen antes de tiempo a practicar deportes y realizar otras actividades los coloca en riesgo de sufrir el síndrome del segundo impacto. Esto ocurre cuando una persona sufre una nueva lesión en la cabeza antes de curarse de la conmoción cerebral. Aunque es muy poco frecuente, el síndrome del segundo impacto puede provocar daños duraderos en el cerebro y hasta la muerte.

Prácticamente todos los estados cuentan con reglas acerca del momento en que los adolescentes con una conmoción cerebral pueden retomar los deportes.

De cara al futuro

Las personas tienen muchas más probabilidades de sufrir una conmoción cerebral si ya han sufrido una. Por lo tanto, después de una lesión en la cabeza es muy importante prevenir las conmociones cerebrales. Para prevenir una nueva conmoción cerebral:

  • Asegúrese de que los equipos de los que forma parte su hijo tengan reglas para reducir el riesgo de conmociones cerebrales, como límites a los tackles (fútbol americano) o cabezazos a la pelota (fútbol).
  • Asegúrese de que su hijo lleve un casco para esquiar, andar en snowboard, bicicleta, motocicleta, patineta o patines. Es posible sufrir una conmoción con un casco, pero el casco protege al niño de una fractura de cráneo y una lesión grave del cerebro.
  • Los niños que sufren otra lesión en la cabeza nunca deben ignorar los síntomas ni tratar de "ser fuertes". Deben interrumpir la práctica del deporte o la actividad que estén haciendo para recibir atención médica inmediata.
Revisado por: Rochelle E. Haas, MD
Fecha de revisión: febrero de 2019