[Ir al contenido]

Reacciones alérgicas graves (anafilaxia)


¿Qué es la anafilaxia?

La anafilaxia es una reacción alérgica muy grave. Las cosas o las sustancias que pueden causar reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Las anafilaxias suelen ocurrir durante reacciones alérgicas a:

La anafilaxia puede asustar mucho. Pero, si está preparado, podrá tratar esta reacción alérgica rápidamente.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anafilaxia?

Las reacciones alérgicas pueden causar:

  • dificultades para respirar
  • opresión de garganta o notar que la garganta o las vías respiratorias se están estrechando
  • ronquera o dificultades para hablar
  • resuello o respiración sibilante
  • nariz tapada (congestión nasal) o tos
  • náuseas, dolor abdominal, vómitos, o diarrea
  • problemas para tragar
  • pulso o ritmo cardíaco rápido
  • picores en la piel, hormigueo, cosquilleo, enrojecimiento o inflamación
  • urticaria
  • sensación de que va a ocurrir algo malo
  • palidez
  • desmayo (pérdida de la conciencia)

La anafilaxia puede causar síntomas diferentes en momentos diferentes. Se considera que una persona está teniendo una reacción anafiláctica (o anafilaxia) cuando tiene:

  • cualquier síntoma grave, como dificultades para respirar, vómitos repetidos, pérdida de la conciencia u opresión de garganta
    o bien
  • dos o más síntomas leves, como urticaria sumada a vómitos o tos con dolor abdominal

Una persona con anafilaxia necesita tratamiento inmediato.

¿Cómo se trata la anafilaxia?

Cuando una persona tiene una reacción anafiláctica, necesita recibir ayuda inmediata. La reacción puede empeorar rápidamente. Por eso, los médicos suelen preferir que las personas con alergias graves lleven encima un medicamento inyectable llamado adrenalina o epinefrina. La adrenalina entra en el torrente sanguíneo y funciona rápidamente contra los síntomas graves.

Los médicos recetan auto-inyectables de adrenalina. Los niños con alergias siempre deben tener a mano estos inyectables: en las clases, el deporte, el trabajo y otras actividades. Estos auto-inyectables son pequeños y fáciles de usar.

Si el médico le receta adrenalina a su hijo, le enseñará cómo se la debe poner. Su hijo siempre debe disponer de dos auto-inyectables por si el primer inyectable no funcionara bien o el niño necesitara una segunda dosis.

Es posible que el médico de su hijo también le enseñe a darle medicamentos antihistamínicos en ciertos casos. Pero trate siempre las reacciones alérgicas graves con adrenalina. No use nunca un antihistamínico en vez de la adrenalina ante una anafilaxia.

Administre una inyección de epinefrina para tratar la anafilaxia de inmediato,
            como se describe en el artículo.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene una anafilaxia?

Los segundos importan mucho en las anafilaxias. Si su hijo presenta signos de una reacción alérgica grave:

  1. Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Si está solo con su hijo, póngale antes la adrenalina y luego llame al teléfono de emergencias (el 911 en Estado Unidos). Si hay más gente con ustedes, haga que la otra persona llame al 911 mientras usted le pone la adrenalina.
  2. Acueste a su hijo con las piernas en alto mientras espera la llegada de la ambulancia.
  3. Diríjanse al servicio de urgencias de un hospital, incluso aunque los síntomas de su hijo mejoren después de haberle puesto el inyectable de adrenalina. Su hijo debería estar bajo supervisión médica durante varias horas. Esto se debe a que suele haber una segunda oleada de síntomas graves (llamada "reacción bifásica"). Su hijo podrá recibir tratamiento complementario en el servicio de urgencias de un hospital, si fuera necesario.

¿Qué más debería saber?

Las alergias graves son un motivo de alarma. Pero usted puede mantener a su hijo sano y seguro, siguiendo estas recomendaciones:

  • Ayudarle a evitar sus alérgenos
  • Asegurase de que su hijo siempre tiene dos auto-inyectables de adrenalina a mano.
  • Informar a todos los cuidadores, profesores, monitores o entrenadores sobre la alergia de su hijo y asegurarse de que saben cómo actuar en caso de emergencia.
  • Ir comprobando que los auto-inyectables de su hijo no han caducado y asegurarse de que no se ponen demasiado fríos ni demasiado calientes.
  • Haga que su hijo lleve una pulsera de identificación y alerta médica para que los demás sepan que deben usar un inyectable de adrenalina en caso de emergencia.
Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2019