[Ir al contenido]

Los esteroides y el tratamiento contra el cáncer


¿Qué son los esteroides?

La palabra "esteroide" te puede hacer pensar en "la ira o la rabia de esteroides" (cuando un consumidor de esteroides anabolizantes tiende a actuar con más agresividad) o en los efectos secundarios que tienen estos medicamentos en los atletas, los fisicoculturistas y los levantadores de pesas que los usan. Pero, si tu médico te ha recetado esteroides como parte del tratamiento contra el cáncer, no te preocupes. No se trata de "ese" tipo de esteroides. Son unos medicamentos importantes para tratar el cáncer .

Los esteroides son unas sustancias químicas que fabrica normalmente el organismo. Y también hay otros esteroides que son unos medicamentos fabricados por el ser humano. Ambos tipos de sustancias tienen muchas funciones diferentes y ayudan a los órganos a funcionar adecuadamente. Los esteroides que se usan más a menudo son los siguientes:

  • la hidrocortisona
  • la prednisona
  • la metilprednisolona
  • la dexametasona

¿Cómo actúan los esteroides?

Estos medicamentos pueden reducir la inflamación (la irritación y la hinchazón) que hay en el cuerpo. A veces, disminuyen la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.

Los esteroides pueden ayudar en el tratamiento contra el cáncer de varias formas diferentes. Pueden:

  • matar células cancerosas y reducir los tumores como parte de la quimioterapia
  • reducir la inflamación
  • reducir las reacciones alérgicas (por ejemplo, antes de las transfusiones)
  • reducir las náuseas asociadas a la quimioterapia y a la radioterapia
  • aliviar los dolores de cabeza y otros síntomas provocados por los tumores cerebrales

¿Cuáles son los efectos secundarios de los esteroides?

Los esteroides utilizados como medicamentos en el tratamiento del cáncer pueden tener algunos efectos secundarios. Si estás preocupado, habla con tu médico y pregúntale al respecto.

Quizás tú no tengas ningún efecto secundario. Pero si los tienes, solo durarán mientras te estés medicado con esteroides. Cuando finalices el tratamiento, las cosas volverán a la normalidad bastante deprisa.

Entre los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento con esteroides, se incluyen los siguientes:

  • aumento del apetito
  • ganancia de peso, generalmente en partes del cuerpo inesperadas, como las mejillas o la parte posterior del cuello
  • cambios de humor
  • dificultades para dormir
  • estómago revuelto o úlceras
  • osteoporosis (huesos más débiles)
  • aumento de la tensión arterial
  • concentración de azúcar en sangre más alta de lo normal. En algunos casos, la gente desarrolla una diabetes temporal. Si ya padeces una diabetes, te deberás medir la concentración de azúcar en sangre más a menudo.
  • las chicas pueden tener retrasos de la menstruación o faltas de la menstruación.
  • aparición de moretones o de estrías

Entre los efectos secundarios menos frecuentes, se incluyen los problemas para combatir infecciones, los brotes de acné y el crecimiento del vello facial.

¿Cómo se toman los esteroides?

Los médicos pueden recetar esteroides para tratar el cáncer de varias formas diferentes:

  • mediante una inyección en el músculo (intramuscular o IM)
  • a través de una vena (VI)
  • por boca (o vía oral), sea en forma de jarabe o de pastilla
  • en forma de crema a aplicar sobre la piel

Tus médicos te darán todos los detalles, pero hay algunas cosas a recordar cuando te mediques con esteroides tomados por boca para tratar el cáncer. Tanto el jarabe como las pastillas de esteroides tienen un sabor amargo un tanto desagradable

Para asegurarte de que no te saltees ninguna dosis:

  • disuelve el jarabe en una pequeña cantidad de un líquido que te guste beber, como tu jugo preferido.
  • O puedes añadir unas cuantas gotas de aromatizante, como jarabe de chocolate o de menta, a la cucharadita de jarabe que debes tomar.
  • Las pastillas de esteroides son bastante pequeñas, y mezclarlas con compota de manzana o un buen trozo de pudin puede facilitar su toma.

¿Qué más debería saber sobre los esteroides?

Los esteroides pueden irritar el estómago. Para protegértelo, debería tomarlos con comida, para no tener el estómago vacío. Es posible que el médico te recomiende tomarte un protector estomacal, sea de venta con o sin receta médica (como Zantac, Pepcid o Prilosec). Te puede ayudar el hecho de empezar a tomar estos medicamentos un par de días antes de que te empieces a medicar con esteroides y seguir tomándotelos durante un par de días después de dejarte de medicar con esteroides.

No dejes de tomar esteroides sin que tu médico te dé el visto bueno. Si notas algo extraño mientras te estás tratando con esteroides, informa a tu médico de inmediato. A veces, los esteroides se deben ir reduciendo lentamente (lo que se conoce como abandono gradual). Otras veces los médicos deberán detener de golpe la medicación. En tales casos, es posible que tu cuerpo tuviera una reacción semejante al síndrome de abstinencia si te expusieras a una situación estresante, como tener fiebre o una infección.

Es posible que dispongas de una tarjeta de esteroides o de una pulsera de alerta médica. Muchos tratamientos con esteroides se hacen en el consultorio de un médico o en una clínica. Pero si estás bajo tratamiento con esteroides durante mucho tiempo y te has de llevar las pastillas a tu casa, es posible que te recomienden tener una tarjeta de esteroides o llevar una pulsera de alerta médica. En tal caso, deberías llevar siempre encima la tarjeta o la pulsera de alerta médica. En una urgencia médica, la tarjeta o la pulsera informaría a los médicos de que te estás tratando con esteroides, lo que podría modificar el tipo de tratamiento que deberías recibir.

Fecha de revisión: junio de 2018