[Ir al contenido]

Sangre en la orina (hematuria)


¿Qué es la hematuria? 

Cuando la sangre entra en la orina (pis) de una persona, los médicos lo llaman hematuria. Es bastante frecuente y la mayoría de las veces no es grave. 

La orina es una de las formas en que nuestro cuerpo se deshace de los productos de desecho. El proceso se inicia en los riñones, que se encargan de eliminar el exceso de líquido y los productos de desecho de la sangre y de transformarlos en orina. Luego, la orina desciende a través de unos tubitos llamados uréteres hacia la vejiga urinaria, donde se almacena hasta que hacemos pis. Si entra sangre en la orina en cualquier parte de este proceso, aparece una hematuria. 

Hay dos tipos de hematuria:

  1. La hematuria microscópica ocurre cuando la sangre en la orina solo se puede detectar con un microscopio. A menudo desaparece por sí sola y sin causar ningún problema. De hecho, las personas que la tienen pueden no saberlo a menos que les hagan un análisis de orina
  2. La hematuria macroscópica ocurre cuando se puede detectar sangre en la orina a simple vista, sin necesidad de usar un microscopio. Esto ocurre porque hay suficiente cantidad de sangre en la orina como para que se vuelva roja o del color del té. 

Causas de la hematuria 

Se producen escapes de sangre hacia las vías urinarias. Esto puede ocurrir en cualquier parte de las vías urinarias, como en: 

  • los riñones, que eliminan los productos de desecho y el agua de la sangre para fabricar pis 
  • los uréteres, que son los tubitos que trasportan el pis procedente de los riñones hasta la vejiga
  • la vejiga urinaria, que almacena pis
  • la uretra, por donde el pis sale del cuerpo

Los adolescentes pueden desarrollar hematuria por distintos motivos. Las causas más frecuentes son las siguientes: 

  • infecciones de la vejiga o del riñón
  • piedras en los riñones o cálculos renales 
  • concentración elevada de calcio y de otros minerales en la orina
  • un problema en las vías urinarias
  • lesiones en los riñones o en las vías urinarias
  • tomar ciertos medicamentos, como algunos medicamentos para el dolor de venta sin receta médica
  • ejercicio físico agotador (muchos atletas, sobre todo los corredores de fondo, tienen hematurias de tanto en tanto) 

A veces, lo que parece ser una hematuria puede ser otra cosa. Cosas como los colorantes alimentarios, la menstruación, algunos alimentos (como la remolacha o las moras) y algunos medicamentos pueden teñir de rojo la orina.

¿Cómo se diagnostica la hematuria? 

Si alguna vez ves sangre en tu orina, no te asustes. Lo más probable es que no sea nada importante. Pero querrás estar seguro, o sea que díselo a tu madre o a tu padre y ve al médico. Si necesitaras tratamiento, lo mejor es empezar de inmediato. 

El médico te explorará y te preguntará por tus síntomas, tus actividades recientes y las enfermedades que has tenido a lo largo de tu vida. Te pedirá que recojas una muestra de orina (pis en un frasco) para analizarla. 

Si el resultado del análisis es negativo, lo más probable es que el médico te pida que recojas otra muestra de orina 1 o 2 semanas después para asegurarse de que tu orina no contiene glóbulos rojos.  Si la hematuria ocurre solo una vez, no suele ser necesario tratarla. 

Si los resultados de los análisis de orina indican que podrían haber algo más grave o si te has lesionado hace poco, lo más probable es que tu médico te pida más pruebas, como las siguientes: 

¿Cómo se trata la hematuria? 

La mayoría de los adolescentes que tienen hematuria no necesitan recibir ningún tipo de tratamiento. La hematuria causada por una infección de las vías urinarias se trata con antibióticos. 

Si te han tratado una hematuria, lo más probable es que tu médico te haga pruebas de seguimiento para asegurarse de que no vuelves a tener glóbulos rojos en la orina. 

Cuando la hematuria es un signo de algo más grave, como piedras renales u otra enfermedad renal, los médicos tratan esa afección.

Revisado por: Robert S. Mathias, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2019