[Ir al contenido]

Un amigo mío tiene el VIH. ¿Cómo lo puedo ayudar?


Hay mucha gente que vive con el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana). Aunque no existe una cura de la infección por el VIH, las personas que la hayan contraído y que reciban cuidados médicos pueden tener vidas largas y productivas. Si un amigo tuyo ha contraído el VIH, ¡basta con que sigas siendo su amigo! Eso es lo que más necesita de ti: tu amistad.

Infórmate sobre el VIH

Te sentirás mucho más cómodo hablando con tu amigo sobre el VIH y el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) si estás bien informado.

El VIH es un virus que ataca el sistema inmunitario. El sistema inmunitario se debilita, poniéndole difícil al cuerpo combatir las infecciones y algunos tipos de cánceres.

El SIDA ocurre después de que una persona lleve muchos años infectada por el VIH. En el SIDA, el sistema inmunitario se debilita gravemente. Por lo tanto, se contraen infecciones graves y se desarrollan problemas de salud importantes.

El VIH se contagia cuando sangre o fluidos corporales (como el semen o las secreciones vaginales) infectados entran en el cuerpo de una persona. Esto puede ocurrir:

  • al mantener relaciones sexuales (sobre todo vaginales y anales)
  • al compartir agujas para inyectarse drogas o hacerse tatuajes
  • al pincharse con una aguja que contenga sangre de una persona infectada

El VIH también puede pasar de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.

¿Cómo lo puedo ayudar?

Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para ayudar a tu amigo:

  • No le digas a nadie que tu amigo tiene el VIH. Un problema de salud como el VIH es una información personal y privada. Explica a tu amigo que no romperás la confianza que ha demostrado al decírtelo, ni se lo contarás a otras personas.
  • Está a su lado dispuesto a hablar sobre el VIH si él quiere hablar contigo al respecto. Está bien hacer preguntas sobre cómo es vivir con el VIH. Pero, si a tu amigo no le apetece hablar sobre eso, cambia de tema.
  • Hagan cosas los dos juntos que ayuden a reducir el estrés. Por ejemplo, den un paseo, salgan con amigos o limítense a hacer algo los dos juntos que disfruten.
  • Sé una buena influencia sobre tu amigo. Evita actividades que puedan tener efectos negativos sobre la salud como fumar (incluyendo los cigarrillos electrónicos), el alcohol y las drogas.
  • Si tu amigo tiene que faltar a clase por una vista médica o por una enfermedad, ofrécete a llevarle los deberes.
  • Si la gente dice cosas crueles sobre el VIH de tu amigo, trata de ayudarla a entender lo que significa el VIH. Tal vez estén actuando así porque no saben qué le ocurre a una persona que ha contraído el VIH ni como se contagia este virus. Si las cosas se ponen muy feas, pide ayuda a un profesor o a otro adulto.

Si tu amigo parece muy triste o agobiado con lo que le pasa, proponle hablar con un terapeuta para que lo ayude. Si a tu amigo le parece bien, pueden explicárselo a uno de sus padres o a ambos entre los dos, o pueden ir los dos juntos a una clínica de su localidad para preguntar sobre recursos para ayudar a las personas con el VIH o el SIDA.

Pregunta a tu amigo si le interesaría contactar con recursos en línea como los siguientes:

¿Me tengo que preocupar de que mi amigo me pueda contagiar el VIH?

No puedes contraer el VIH a través del tipo de contacto que mantienes con tu amigo, como compartir vasos, besarse en la mejilla, abrazarse o dar la mano.

Puedes contraer el VIH manteniendo relaciones sexuales (vaginales, orales o anales) con una persona infectada o compartiendo agujas con ella.

¿Mi amigo se va a poner enfermo?

Tu amigo con el VIH puede no parecer enfermo en absoluto. La gente que ha contraído una infección por el VIH puede tener pareja, mantener relaciones sexuales, casarse y tener familia. El hecho de que haya contraído una infección por el VIH no significa que se tenga que encontrar mal o que tenga que tener alguna discapacidad. Con los medicamentos adecuados, las personas que han contraído el VIH se pueden mantener sanas durante mucho tiempo.

¿Qué más debería saber?

Las dos cosas más importantes que puedes hacer por tu amigo es estar ahí para apoyarlo y mantener en secreto su diagnóstico. El mero hecho de estar ahí para salir o quedar a comer juntos le puede ayudar a mantener las cosas en perspectiva.

La vida es para vivirla. Si un amigo tuyo sabe que cuidas de él por quién es, por lo creativo, listo y divertido que es, eso es lo mejor que puedes hacer por alguien que debe vivir con una afección médica.

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
Fecha de revisión: enero de 2019