[Ir al contenido]

Disfunción de las cuerdas vocales


¿Qué es una disfunción de las cuerdas vocales?

Una disfunción de las cuerdas vocales es cuando las cuerdas vocales se cierran parcialmente mientras respiramos, lo que hace que el aire tenga más problemas para avanzar. Las cuerdas vocales son dos fragmentos o pliegues de tejido que se extienden desde ambos lados de la laringe. Vibran para emitir sonidos cuando la persona habla.

La disfunción de las cuerdas vocales también se llama "discinesia laríngea o "movimiento paradójico de las cuerdas vocales".

¿Cuáles son sus signos y sus síntomas?

Un niño con una disfunción de las cuerdas vocales puede:

  • tener dificultades para respirar, sobre todo al inhalar (o inspirar) Esto puede asustar y requerir atención médica.
  • tos o carraspera (aclararse la garganta)
  • hacer sibilancias (pitos al respirar) o emitir sonidos rasposos al respirar
  • tener ronquera o afonía o tener otro tipo de cambios en la voz
  • tener dolor de pecho y/u opresión de garganta

Lo síntomas de la disfunción de las cuerdas vocales casi nunca ocurren mientras el niño duerme.

Causas de la disfunción de las cuerdas vocales

Los niños con disfunción de las cuerdas vocales tienen "desencadenantes". Se trata de las cosas o situaciones a las que son muy sensibles. El desencadenante hace que las cuerdas vocales se cierren parcialmente, lo que causa dificultades para respirar.

Entre los desencadenantes más frecuentes, se incluyen los siguientes:

  • las infecciones, como un resfriado o la gripe
  • los irritantes que contiene el aire, como el perfumen, la contaminación, el polvo, la pimienta, etc.
  • el ejercicio físico y otras actividades físicas, como bailar, jugar intensamente o saltar
  • situaciones estresantes, como preocuparse por la escuela o por los problemas familiares

Las alergias y el reflujo ácido (indigestión crónica) pueden empeorar la disfunción de las cuerdas vocales.

¿Quién puede desarrollar una disfunción de las cuerdas vocales?

La mayoría de los niños con disfunción de las cuerdas vocales son de 6 años en adelante. Esta afección afecta más a las niñas que a los niños.

¿Cómo se diagnostica una disfunción de las cuerdas vocales?

Para diagnosticar una disfunción de las cuerdas vocales, el médico:

  • explorará al paciente
  • preguntará por los síntomas que presenta

Los médicos también pueden usar pruebas como las siguientes:

  • una espirometría y pruebas de la función pulmonar: para medir cuánta cantidad de aire y con qué rapidez fluye el aire al respirar
  • una laringoscopia: para ver las cuerdas vocales usando una cámaras diminuta al final de un tubito
  • una prueba de provocación: para hacer que aparezcan los síntomas mientras el médico está observando las cuerdas vocales. Para que se inicien los síntomas, el niño puede tener que correr en una cinta, montar en bicicleta o tomar un medicamento especial.

Los síntomas de la disfunción de las cuerdas vocales y los del asma pueden ser parecidos. Por lo tanto, los médicos evaluarán si el niño tiene una disfunción de las cuerdas vocales, asma o ambas cosas a la vez.

La disfunción de las cuerdas vocales es la causa más probable de los síntomas que presenta un niño cuando:

  • Las dificultades para respirar ocurren mientras está haciendo ejercicio físico. (En el asma asociada al ejercicio físico, los síntomas tienden a ocurrir poco después de hacer ejercicio físico.)
  • El médico oye sibilancias o "pitos" saliendo del cuello del niño al escuchar su respiración con un estetoscopio. (En el asma, las sibilancias salen del pecho del niño, en vez del cuello.)
  • Los medicamentos que suelen ir bien para tratar el asma no ayudan a un niño con disfunción de las cuerdas vocales a respirar mejor.

¿Cómo se trata la disfunción de las cuerdas vocales?

Los profesionales que tratan las disfunciones de las cuerdas vocales son los otorrinolaringólogos (médicos especializados en el oído, la nariz y la garganta), los neumólogos (médicos especializados en el pulmón) y los logopedas. Trabajan conjuntamente para ayudar al niño a aprender a relajar las cuerdas vocales mientras respira.

El tratamiento de la disfunción de las cuerdas vocales también puede incluir:

  • practicar ejercicios de relajación
  • usar la biorretroalimentación o biofeedback
  • evitar el polvo, los humos y los vapores irritantes
  • mantenerse bien hidratado para ayudar a las cuerdas vocales a funcionar bien

El médico puede recomendar medicamentos para tratar las alergias y el reflujo ácido si estas afecciones están empeorando la disfunción de las cuerdas vocales.

Si el estrés también juega un papel en la disfunción de las cuerdas vocales, el otorrinolaringólogo puede pedir a un psiquiatra o psicólogo que se una al equipo de tratamiento. Estos profesionales de la salud pueden ayudar al niño a entender que el estrés también juega un papel y enseñarle las mejores formas de controlarlo.

De cara al futuro

Con práctica, la mayoría de los niños con una disfunción de las cuerdas vocales aprende a evitar los desencadenantes, a relajar las cuerdas vocales y a controlar el estrés, lo que ayuda a aliviar o a detener los síntomas. A veces, reaparecen los síntomas, y el equipo de tratamiento reiniciará el tratamiento o usará un tratamiento diferente.

Revisado por: Patrick C. Barth, MD
Fecha de revisión: enero de 2019