[Ir al contenido]

Amigdalectomía


¿Qué es una amigdalectomía?

Una amigdalectomía es una cirugía para extraer las amígdalas. Las amígdalas son unos bultos de tejido ubicados a ambos lados en la parte posterior de la garganta y ayudan al sistema inmunitario a proteger al cuerpo de las infecciones.

La amigdalectomía es una de las cirugías más comunes en niños y adolescentes. Pero se realiza con menos frecuencia que en el pasado. Ahora, los expertos en salud recomiendan observar y esperar porque las amígdalas grandes con frecuencia se encojen por sí solas con el transcurso del tiempo.

¿Por qué se realiza una amigdalectomía?

A los niños se les suele hacer una amigdalectomía por los siguientes motivos:

  1. Las amígdalas son tan grandes que bloquean la vía aérea y dificultan la respiración. Las amígdalas inflamadas pueden dificultar la respiración, en especial al dormir. Es posible que el niño ronque y deje de respirar por breves períodos cuando las amígdalas bloqueen el paso del aire mientras duerme. Esto recibe el nombre de apnea obstructiva del sueño. La apnea puede impedir a los niños tener un sueño saludable y reparador, y esto puede provocar problemas de aprendizaje, de conducta, de crecimiento o del corazón.
  2. Las amígdalas se infectan con frecuencia. El profesional del cuidado de la salud podría recomendar la extracción de las amígdalas si un niño sufre muchas infecciones de las amígdalas (llamadas amigdalitis). Los expertos definen "muchas" como el diagnóstico de 7 infecciones por año, o más de 5 infecciones por año durante dos años seguidos.

¿Qué ocurre antes de una amigdalectomía?

El profesional del cuidado de la salud le hará saber si su hijo debe dejar de tomar algún medicamento en la o las semanas previas a la operación. También le dirá en qué momento debe dejar de comer y beber su hijo porque el estómago debe estar vacío el día de la cirugía.

Una cirugía, sin importar lo sencilla o común que sea, puede resultar atemorizante para los niños. Ayude a su hijo a prepararse hablando de lo que puede esperar.

¿Qué ocurre durante una amigdalectomía?

Un cirujano de oídos, nariz y garganta estará a cargo de la cirugía, mientras su hijo se encuentra bajo el efecto de anestesia general. Esto significa que un anestesiólogo mantendrá a su hijo cómodamente dormido y seguro durante el procedimiento.

La cirugía se hace a través de la boca del niño. No se realiza ningún corte en la piel y no quedan cicatrices visibles.

Los dos tipos principales de amigdalectomía son los siguientes:

  1. Amigdalectomía tradicional: se extirpan (quitan) totalmente ambas amígdalas.
  2. Amigdalectomía intracapsular: el cirujano extirpa el tejido afectado de la amígdala, pero deja una pequeña capa para proteger a los músculos de la garganta que se encuentran debajo. Existe una leve posibilidad de que el tejido vuelva a crecer o se infecte y que sea necesaria otra cirugía, pero esto no es común.
    Con este tipo de cirugía, los niños:
    • se recuperan más rápido
    • tienen menos dolor
    • no necesitan tantos medicamentos para el dolor
    • tienen menos riesgos de hemorragias
    • pueden comer y beber mejor después del procedimiento

¿Puedo estar con mi hijo durante la amigdalectomía?

En general, los padres pueden permanecer con su hijo hasta que el anestesista les da un medicamento. Después, irá a la sala de espera hasta que termine la cirugía.

ilustracion

¿Cuánto dura la amigdalectomía?

Las amigdalectomías suelen llevar entre 20 y 30 minutos, aunque pueden demorar más.

¿Qué ocurre después de la amigdalectomía?

Su hijo se despertará en el área de reanimación. Muchos niños vuelven a su casa el mismo día, pero algunos pasan la noche en el hospital. En general, los niños menores de tres años y los que tienen problemas de sueño graves (como apnea) permanecen en el hospital durante la noche.

Según el tipo de cirugía que se haya realizado, la recuperación de la amigdalectomía puede llevar una semana o más. Es normal que haya dolor y molestias después de la extirpación de las amígdalas y esto puede hacer que a los niños les resulte difícil comer y beber.

¿Existe algún riesgo por la amigdalectomía?

Cualquier operación supone riesgos, como infecciones y problemas con la anestesia.

A veces, los niños se deshidratan porque no beben lo suficiente cuando vuelven a su casa y tal vez necesite regresar al hospital para que le administren líquidos.

En casos excepcionales, puede haber una hemorragia durante la operación, inmediatamente después de ella o hasta dos semanas más tarde. Llame al médico inmediatamente si su hijo tose, vomita o escupe sangre de color rojo brillante o coágulos de sangre. Quizás los médicos necesiten realizar otro procedimiento para detener la hemorragia.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sentirse mejor?

Dele a su hijo los medicamentos para el dolor como se lo haya indicado el profesional del cuidado de la salud.

Los niños deben descansar en el hogar durante unos días después de la cirugía y llevar una vida tranquila durante un par de semanas. Pueden regresar a la escuela o la guardería una vez que puedan comer normalmente, estén durmiendo bien y no necesiten medicamentos para el dolor.

Ofrézcale abundantes líquidos y alimentos blandos, como postres cremosos, sopa, gelatina o puré de papas, hasta que el niño esté preparado para comer alimentos sólidos.

Los niños deben evitar sonarse la nariz durante 2 semanas después de la cirugía, así como los deportes de contacto y los juegos bruscos.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo:

  • tiene fiebre
  • vomita después del primer día o después de tomar los medicamentos
  • tiene dolor de garganta a pesar de tomar medicamentos para el dolor
  • no bebe suficientes líquidos

Llame al médico inmediatamente si su hijo vomita sangre o algo similar a granos de café, o si tiene dificultades para respirar.

¿Qué más debería saber?

Después de una amigdalectomía, los niños pueden continuar teniendo resfriados, dolor de garganta e infecciones en la garganta. No tendrán amigdalitis, a menos que las amígdalas vuelvan a crecer, pero esto es muy poco frecuente.

Si bien las amígdalas forman parte del sistema inmunitario, su eliminación no afecta la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones. El sistema inmunitario tiene muchas otras maneras de combatir los gérmenes.

Fecha de revisión: febrero de 2019