[Ir al contenido]

Fracturas por estrés


¿Qué es una fractura por estrés?

Una fractura por estrés es una leve rajadura en un hueso.

¿Cuál es la causa de las fracturas por estrés?

Las fracturas por estrés suelen aparecer por repetir el mismo movimiento una y otra vez (por ejemplo, cuando alguien se entrena para un deporte). También pueden aparecer por las actividades diarias en las personas con huesos débiles debido a una mala nutrición o a una afección médica.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las fracturas por estrés?

Una persona con una fractura por estrés podría notar lo siguiente:

  • dolor al hacer ejercicio físico, que puede desaparecer después de hacer reposo o no
  • mayor sensibilidad
  • leve inflamación y enrojecimiento

Las zonas más comunes para sufrir una fractura por estrés son la parte inferior de la pierna y el pie. Pero también pueden aparecer en otros lugares, como los brazos, la columna o las costillas.

Fractura por estrés

¿Cómo se diagnostican las fracturas por estrés?

Para diagnosticar una fractura por estrés, un profesional del cuidado de la salud primero hará preguntas acerca de la salud general y las actividades (como los deportes). Después, hará un examen físico para determinar si hay dolor, inflamación o enrojecimiento. En general, se suelen hacer radiografías.

Algunas fracturas por estrés no aparecen en las radiografías hasta unas pocas semanas después de que comienza el dolor en el hueso. En algunos casos, es necesario hacer una resonancia magnética o un centellograma.

¿Cómo se tratan las fracturas por estrés?

Las partes más importantes del tratamiento de una fractura por estrés son las siguientes:

  • descansar la zona lesionada
  • no practicar deportes por un tiempo

En ocasiones, los niños o adolescentes con una fractura por estrés necesitan una escayola, una férula o un corsé. Rara vez es necesario recurrir a una cirugía.

Los niños con dolor debido a una fractura por estrés pueden hacer lo siguiente:

  • Colocarse compresas frías o una bolsa con hielo envuelta en una toalla sobre la zona, durante aproximadamente 15 minutos, tres veces al día.
  • Tomar los medicamentos analgésicos según las recomendaciones del profesional del cuidado de la salud.

El asesoramiento psicológico y nutricional pueden resultar útiles si la fractura se debe a una mala nutrición o a un trastorno de la alimentación.

¿Qué pueden hacer los niños mientras se curan de una fractura por estrés?

Pregúntele al profesional del cuidado de la salud de su hijo si el niño puede hacer ejercicio físico con la parte del cuerpo donde no se encuentra la fractura. Por ejemplo, si su hija tiene una fractura en el pie, tal vez pueda hacer ejercicios con los brazos y los hombros. Esto puede ayudar a los niños a mantenerse activos mientras se curan.

Después de unas pocas semanas, pregúntele al profesional del cuidado de la salud si su hijo puede comenzar a incrementar lentamente la actividad. El profesional tal vez le recomiende hacer terapia física para ayudar a que el niño retome de manera segura los deportes.

¿Es posible prevenir las fracturas por estrés?

Los padres pueden ayudar a prevenir las fracturas por estrés asegurándose de que sus hijos:

  • Coman una dieta saludable que incluya abundante calcio y vitamina D.
  • Sepan que los riesgos de fumar incluyen una sanación más lenta de las fracturas en los huesos.

Los niños muy activos o que practican deportes deben hacer lo siguiente:

  • Precalentar siempre antes de los entrenamientos y los partidos.
  • Comenzar lentamente con cualquier actividad o ejercicio físico nuevos.
  • Aumentar lentamente la duración y la intensidad del entrenamiento.
  • Dejar de hacer cualquier actividad o ejercicio físico si sienten dolor o inflamación.
  • Usar el equipo deportivo adecuado, en especial calzado con buen soporte y en buenas condiciones.

De cara al futuro

Si se las detecta a tiempo y se tratan de manera correcta, la mayoría de las fracturas por estrés se curan correctamente. Pero si una persona retoma las actividades demasiado pronto, las pequeñas fracturas por estrés pueden agrandarse y ser más difíciles de curar.

Ayude a su hijo pequeño o adolescente a seguir las indicaciones del médico para poder retomar las actividades y los deportes lo más pronto posible.

Fecha de revisión: junio de 2018