[Ir al contenido]

Espíritu deportivo


¿Qué es el espíritu deportivo?

El espíritu deportivo ocurre cuando las personas que están practicando u observando un deporte se tratan con respeto. Esto incluye a los jugadores, a los padres, a los entrenadores y a quienes deben hacer cumplir las reglas.

¿De qué manera pueden aprender los niños a tener espíritu deportivo?

Tal vez los niños no sepan cómo demostrar espíritu deportivo. Enséñeles que el espíritu deportivo consiste en:

  • Mantener una actitud positiva.
  • Hacer el mejor esfuerzo.
  • Estrechar las manos de los integrantes del otro equipo antes y después de un partido.
  • Apoyar a los integrantes del equipo diciéndoles "buen tiro" o "buen intento". Nunca criticar a un compañero de equipo por hacer un intento.
  • Aceptar las llamadas de atención y no discutir con quienes hacen cumplir las reglas.
  • Tratar a los integrantes del otro equipo con respeto y jamás burlarse de ellos o atacarlos.
  • Respetar las reglas del juego.
  • Ayudar a otro jugador que se ha caído.
  • Sentir orgullo por haber ganado pero no hacer alarde.
  • Aceptar las derrotas sin quejarse ni culpar a otros.

¿Qué papel juegan los padres en el espíritu deportivo?

Los niños aprenden a desarrollar el espíritu deportivo gracias a los adultos presentes en sus vidas, especialmente sus padres y entrenadores. En cuanto su hijo comience a competir en los deportes, es importante que sea un buen modelo de conducta. Los equipos en los que juegue su hijo deben tener entrenadores que fomenten el espíritu deportivo.

Demuestre su espíritu deportivo de la siguiente manera:

  • Cuando haga comentarios desde fuera del campo de juego, sea siempre positivo y dé aliento.
  • No hable mal de los entrenadores, los jugadores o quienes hacen cumplir las reglas. Si está preocupado por algo, hable en privado con el entrenador o quien hace cumplir las reglas.
  • Después de una competencia, no se centre en quién ganó o quién perdió. Por el contrario, intente preguntar: "¿Qué hiciste bien durante el partido?", "¿Hay algo que quisieras haber hecho mejor?". Si su hijo siente que hay algo que podría haber hecho mejor, ofrézcale trabajar juntos en eso antes del siguiente partido.
  • Aplauda las buenas jugadas, sin importar quién las haga.
  • Felicite a los ganadores, aunque sean del otro equipo.
  • Busque ejemplos de espíritu deportivo en deportistas profesionales y muéstreselos a su hijo. También hable de los malos ejemplos y explíquele por qué le desagradan.

Si usted es entrenador del equipo de su hijo, sea justo y positivo, y aliente a todos los jugadores a hacer lo mismo.

Los padres y los entrenadores que ponen el énfasis en el espíritu deportivo ayudan a los pequeños deportistas a aprender a respetarse y autocontrolarse. Estas habilidades pueden ayudarlos a manejar otros aspectos de sus vidas y los ayudan a convertirse en adultos maduros, respetuosos y exitosos.

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
Fecha de revisión: febrero de 2019