[Ir al contenido]

Crear un hogar que fomenta la lectura


Un hogar lleno de materiales de lectura es una buena forma de ayudar a los niños a convertirse en unos ávidos lectores. ¿Qué tipo de libros debería tener en casa? Pregunte a sus hijos sobre sus intereses. Si son demasiado pequeños para decírselo, su bibliotecario local le puede sugerir libros adecuados para la edad de sus hijos. Así mismo, puede visitar Reading BrightStart! para encontrar propuestas de libros para niños, desde el nacimiento hasta los 5 años de edad.

Aquí tiene algunos consejos más:

Disponga de una variada selección de materiales de lectura.

Adquiera libros de cartón, libros con espejos y con variedad de texturas para los bebés. Los niños de preescolar disfrutan con libros que contienen las letras del abecedario, libros de rimas y libros de ilustraciones. Los niños de enseñanza primaria disfrutan de la ficción, la no ficción y la poesía, aparte de diccionarios y de otros libros de consulta.

Los niños pueden entender relatos que pueden no ser capaces de leer por sí mismos. Si hay un libro demasiado complicado para que su hijo lo lea sin ayuda pero que le interesa mucho, conviértalo en algo para leer los dos juntos. Los niños pequeños pueden observar las ilustraciones de los libros y hacer preguntas mientras van siguiendo lo que les lee el adulto.

Aparte de los libros, sus hijos también pueden disfrutar de:

  • revistas (para niños)
  • audio-libros
  • postales, correos electrónicos y mensajes de texto de sus parientes
  • álbumes de fotos o de recortes
  • periódicos
  • revistas de historietas o cómics
  • internet
  • juegos de inicio a la lectura y del abecedario en computadoras o tabletas
  • letras del abecedario magnéticas
  • lectores de libros electrónicos y libros electrónicos

Tenga el material de lectura a mano

Guarde los libros que sean resistentes con otros juguetes para facilitar que sus hijos los exploren. Un libro dejado cerca del cambiador o de la trona (sillita)puede ser una buena distracción para los niños pequeños. Y los libros de plástico hasta se pueden meter en la bañera. Guarde varios libros cerca de sofás y asientos cómodos, donde la familia se suele acurrucar, para que sus hijos los puedan leer después de comer o de hacer la siesta.

Cree un lugar especial para la lectura

Cuando sus hijos crezcan:

  • Guarde sus libros y revistas en estantes que estén a su alcance y en sus lugares favoritos de la casa. Haga que esos estantes resulten atractivos y manténgalos bien organizados.
  • Coloque algunos de los libros con las cubiertas hacia fuera para que resulten más fáciles de ver.
  • Deje un cesto lleno de libros y revistas cerca de los lugares favoritos para sentarse de sus hijos.
  • Cree una esquina acogedora para la lectura y anime a sus hijos a utilizarla estableciendo un período de "tiempo para leer" en esa esquina cada día.

Haga atractivo el lugar de lectura

Asegúrese de que las áreas de lectura están bien iluminadas. Cambie los materiales a menudo; añada libros adecuados para cada estación del año, rote las revistas e incluya libros sobre temas que les interesen a sus hijos o sobre lo que estén estudiando en el colegio. Decore la esquina con manualidades o escritos de sus hijos. Coloque un reproductor de CDs cerca para que puedan escuchar libros en audio.

Estimule la creatividad

Establezca un lugar para escribir y hacer manualidades y anime a sus hijos a fabricar sus propios libros, pósters o collages y a decorarlos con dibujos y escritos. A los niños les encanta leer cosas que han escrito por su cuenta y compartir sus creaciones con sus parientes y amigos. Pida a sus hijos que representen lo que han escrito haciendo teatro.

Reflexione y cree una buena atmósfera para la lectura

Otras formas de fomentar la lectura en sus hijos:

  • Limite el tiempo que sus hijos pasan delante de pantallas, incluyendo el televisor, la computadora, las tabletas, los teléfonos inteligentes (o smartphones) y los videojuegos para asegurarse de que disponen de tiempo para leer.
  • Haga de la lectura una actividad familiar, y guíe a sus hijos en las actividades de lectura y en los medios de comunicación social. Incluso con el gran uso de la tecnología de la actualidad, usted puede decidir qué cantidad de material impreso y qué cantidad de material de los medios sociales dejar entrar a la hora de la lectura. Leer libros electrónicos no implica necesariamente no hacerlo juntos. Asegúrese de pasar tiempo acurrucados en el sofá en torno a un libro. Asegúrese de acurrucarse con su familia a menudo alrededor de un relato, independientemente del formato que tenga.
  • Lean juntos. Ofrézcase a leer a sus hijos libros en voz alta o pídales que le lean páginas de sus revistas o libros favoritos. Convierta en un hábito el hecho de sentarse juntos mientras cada uno lee su propio libro, compartiendo así su tiempo de tranquilidad.
Revisado por: Kandia N. Lewis, PhD
Fecha de revisión: septiembre de 2018