[Ir al contenido]

Síndrome disneico neonatal


¿Qué es el síndrome disneico neonatal?

El síndrome disneico neonatal es un problema respiratorio que afecta a los recién nacidos, mayoritariamente a los que nacen con más de 6 semanas de antelación. Cuanto más pronto nazca un bebé, más probabilidades tendrá de padecer un síndrome disneico neonatal.

Muchos bebés mejoran al cabo de 3 o 4 días. A los bebés prematuros les suele tomar más tiempo mejorar.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome disneico neonatal?

Pocos minutos o pocas horas después de nacer, un bebé con síndrome disneico neonatal tendrá problemas para respirar. Esos problemas empeorarán con el paso del tiempo y, entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • respiración rápida
  • respirar ruidosamente o emitiendo gruñidos (respiración forzada)
  • retracciones (los músculos que hay entre las costillas, debajo de la caja torácica y en el cuello se contraen hacia dentro) mientras el bebé intenta respirar
  • tonalidad azulada en labios, lúnulas y piel debido a la falta de oxígeno, llamada cianosis

¿Qué ocurre en el síndrome disneico neonatal?

El síndrome disneico neonatal ocurre cuando los pulmones de un bebé no fabrican suficiente cantidad de surfactante.

La sustancia sufratante se fabrica en las últimas semanas del embarazo. Ayuda a las pequeñas bolsas o sacos de los pulmones, llamados alvéolos, a abrirse con más facilidad. Los alvéolos se llenan de aire cuando el bebé comienza a respirar al nacer. La sustancia surfactante también permite que los alvéolos permanezcan abiertos cuando el aire sale de los pulmones.

Por lo tanto, cuando un bebé con síndrome disneico neonatal trata de respirar:

  • muchos se sus alvéolos se colapsan y no se abren
  • el oxígeno no le puede llegar a la sangre
  • el dióxido de carbono no puede salir de su cuerpo

Si no se trata, esto puede dañar el cerebro y otros órganos del bebé.

¿Cómo se diagnostica el síndrome disneico neonatal?

Un médico sospechará un síndrome disneico neonatal en un bebé prematuro que tenga dificultades para respirar poco después de nacer. Una radiografía de pecho (o tórax) donde se vean los pulmones puede confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se trata el síndrome disneico neonatal?

Para ayudar a prevenir el síndrome disneico neonatal, los médicos pueden dar esteroides a las mujeres embarazadas que es probable que tengan a sus bebés antes de tiempo. Estos medicamentos ayudan a que maduren los pulmones del bebé y hacen que fabriquen una mayor cantidad de surfactante antes de que nazca.

Los médicos administrarán oxígeno a los recién nacidos que tengan dificultades para respirar. Si a un bebé se le da oxígeno adicional pero sigue teniendo dificultades para respirar, puede necesitar que lo sometan a una presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés). En la CPAP, el bebé lleva puesta una cánula nasal especial o una mascarilla alrededor de la nariz mientras una máquina le empuja constantemente una corriente de aire o de oxígeno hacia el interior de la nariz. La CPAP abre los alvéolos e impide que se colapsen. A veces, los bebés con síndrome disneico neonatal necesitarán estar conectados a una máquina para respirar (o respirador).

Los bebés con síndrome disneico neonatal pueden requerir tratamiento con surfactante. Los médicos administran el surfactante a través de una sonda respiratoria que llega directamente al interior de los pulmones.

Los bebés con síndrome disneico neonatal son atendidos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). En la UCIN, un equipo de expertos, que incluye a médicos especializados en cuidados neonatales (neonatólogos), enfermeros y terapeutas respiratorios (que ayudan a los bebés a respirar), es el que dirigirá el tratamiento del bebé.

Muchos bebés con síndrome disneico neonatal mejoran a cabo de 3 a 4 días, a medida que sus pulmones empiezan a fabricar surfactante por sí mismos. Algunos bebés, sobre todo los muy prematuros, necesitarán recibir un tratamiento más prolongado hasta que sean capaces de respirar por si solos.

¿Qué más debería saber?

Si un bebé prematuro debe recibir ayuda respiratoria durante mucho tiempo seguido, sea con oxígeno o con un respirador, se pueden lesionar sus pulmones. Esta afección se llama displasia broncopulmonar.

A parte de los problemas para respirar, los bebés prematuros pueden tener otros problemas de salud que requieren cuidados especializados en la UCIN.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: febrero de 2019