[Ir al contenido]

Ladillas


¿Qué son las ladillas?

Las ladillas son unos insectos diminutos (aproximadamente del tamaño de la cabeza de un alfiler). Suelen vivir en el vello de la zona púbica, aunque también puede vivir en las pestañas, las cejas, la barba, las axilas y otros vellos del cuerpo.

Las ladillas se suelen transmitir al mantener relaciones sexuales. Aunque con menos frecuencia, las ladillas también se pueden contraer de otras maneras, como al tocar prendas de vestir, toallas o ropa de cama infestadas.

También se llaman "piojos del pubis", al tratarse de insectos que se suelen vivir en la zona púbica.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de tener ladillas?

Las personas con ladillas suelen tener picazón. La picazón puede empeorar por la noche, que es cuando las ladillas están más activas.

A veces, las picaduras de las ladillas pueden causar inflamación y enrojecimiento en la piel. Las ladillas que viven en las pestañas y las cejas pueden causar irritación ocular.

¿Cómo se contraen las ladillas?

La mayoría de la gente contrae ladillas a través de las relaciones sexuales o del contacto íntimo.

Con menor frecuencia, la gente puede contraer ladillas al compartir prendas de vestir, ropa de cama o toallas con una persona infestada.

Las ladillas no pueden saltar de una persona a otra. Y es muy poco probable que una persona contraiga ladillas al sentarse en un retrete. Las ladillas no pueden vivir mucho tiempo alejadas de un cuerpo caliente y no tienen extremidades que les permitan agarrase al asiento de un retrete.

¿Cómo se diagnostican las ladillas?

Un profesional de la salud suele poder diagnosticar que un paciente tiene ladillas solo con observar el insecto. En caso necesario, puede enviar las ladillas a un laboratorio para que las identifiquen.

Cualquier persona a quien le diagnostiquen unas ladillas necesita informar:

  • a sus compañeros sexuales recientes
  • a las personas que hayan compartido con ella prendas de vestir, ropa de cama y/o toallas

Estas personas deben hacerse una revisión para saber si tienen ladillas y recibir tratamiento en caso afirmativo.

¿Cómo se tratan las ladillas?

Las ladillas se tratan con unos medicamentos que matan a estos insectos. Pueden ser en forma de crema, loción o champú. Algunos de estos medicamentos se pueden comprar en farmacias y droguerías sin receta médica.

La mayoría de los medicamentos para eliminar las ladillas se deben usar más de una vez. Por eso, es muy importante seguir las instrucciones del prospecto del medicamento.

Todas las prendas de vestir, toallas y ropa de cama que haya usado la persona que tenga ladillas se deben:

  • lavar en agua caliente y secar con una secadora de aire caliente o bien llevarlas a la tintorería para que la laven en seco
    o
  • meter en una bolsa de plástico de cierre hermético y guardarlas allí durante 2 semanas

¿Es posible prevenir el contagio?

Puesto que las ladillas se suelen contraer al mantener relaciones sexuales, no mantener relaciones sexuales es la mejor forma de evitarlas. Los condones (o preservativos) no protegen a una persona contra las ladillas, ya que estos insectos viven fuera del área cubierta por el condón.

No compartir prendas de vestir, toallas ni ropa de cama puede ayudar a reducir el riesgo de contraer ladillas.

¿Qué más debería saber?

Si a su hijo en edad adolescente le diagnostican ladillas en la zona púbica, es importante que conversen sobre los riesgos de mantener relaciones sexuales. Su hijo en edad adolescente necesita disponer de una información fiable sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y los embarazos no deseados. Temas que deberían tratar:

  • Las ETS se trasmiten principalmente al mantener relaciones sexuales.
  • La mejor forma de prevenir por completo las ETS consiste en no mantener relaciones sexuales (vaginales, orales ni anales). Si una persona decide mantener relaciones sexuales, debe usar un condón de látex cada vez para prevenir la mayoría de las ETS.
  • Los adolescentes deben usar un método anticonceptivo (de control de la natalidad) fiable aparte de los condones. Ofrézcase para concertar una cita a fin de que el profesional de la salud que lleva a su hijo hable con él sobre los métodos anticonceptivos.

Si no se siente cómodo al hablar con su hijo sobre las ETS y otros temas relacionados con el sexo, asegúrese de que pueda acudir a otra persona para recibir una información correcta. Podría ser un médico o un enfermero, un orientador escolar, un terapeuta, el enfermero escolar, un profesor o un pariente de confianza.

Revisado por: Robyn R. Miller, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2018