[Ir al contenido]

Elección de productos seguros para bebés: portabebés


A los bebés les encanta estar en contacto con sus padres, y los portabebés, son ideales para mantenerlos en contacto directo con el cuerpo de sus padres. La mayoría de las lesiones que ocurren debido a los portabebés se deben a caídas. Los dos tipos de portabebés disponibles son los blandos, para los bebés de menos edad, y los que son tipo mochila, con un armazón más estructurado, para los bebés mayores.

En qué fijarse:

  • El portabebés debe disponer de tirantes o correas que impidan que el bebé se caiga o se escurra. Busque un portabebés con un reposa-cabezas firme, estable y almohadillado. Busque uno que se adapte al tamaño y al peso de su bebé, y asegúrese de que el portabebés sea lo bastante hondo como para que quepa la espalda del bebé y de que las aberturas de las piernas sean lo bastante pequeñas como para que el bebé no se pueda colar a su través.
  • Compruebe que sea fácil de usar. Algunos de los portabebés blandos y envolventes, son difíciles de llevar debido a la gran cantidad de correas o tirantes a ajustar.
  • Un portabebés tipo mochila debe tener un soporte que quede bien trabado cuando el bebé vaya dentro de él. El mecanismo de plegado debe carecer de movimientos que puedan pellizcar los dedos del bebé. Busque que la estructura metálica de la mochila disponga de una parte almohadillada alrededor de la cara del bebé.
  • Pruebe la mochila para asegurarse de que sea cómoda, tanto para usted como para el bebé.
  • Lo ideal es que el tejido sea duradero y resistente, con costuras fuertes o cierres grandes y resistentes, para impedir que se escurra el bebé.
  • Los bolsillos o los compartimentos que se cierran con cremallera son prácticos para guardar objetos de uso habitual.

ADVERTENCIAS DE SEGURIDAD:

  • No use nunca una mochila portabebés con armazón hasta que su hijo tenga 4 o 5 mees, y no la use nunca como si se tratara de una silla de seguridad para el coche. Puede volcar con facilidad y sin avisar.
  • Si su portabebés lleva tiras de seguridad o correas de sujeción, úselas siempre que lo utilice.
  • Si usted se tiene que inclinar hacia delante, hágalo agachándose y doblando las rodillas, en vez de la cintura, para impedir que el bebé se caiga del portabebés.
  • Revise el potabebés periódicamente en busca de posibles desgarros en las costuras o de cierres que no queden bien trabados.
Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: enero de 2018