[Ir al contenido]

Bebidas deportivas y bebidas energizantes


¿Cuáles son los tipos de bebidas deportivas y de bebidas energizantes?

Estas bebidas abarcan cualquier líquido, desde las bebidas deportivas hasta las que contienen altas dosis de cafeína, pasando por las aguas vitaminadas. Todas ellas contienen ingredientes añadidos que prometen aportar un plus, como incrementar el nivel de alerta y de energía, favorecer la nutrición e, incluso, aumentar el rendimiento deportivo.

La mayoría de los niños, incluyendo los deportistas, solo necesitan agua para mantenerse bien hidratados.

Bebidas deportivas y bebidas energizantes

Bebidas deportivas

Las bebidas deportivas pueden ayudar a niños y adolescentes que:

  • hacen actividades físicas vigorosas que duren más de una hora, tales como correr o andar en bicicleta.
  • practican deportes de alta intensidad, como el fútbol, el baloncesto o el hockey

Estas bebidas contienen hidratos de carbono (azúcares), que pueden ofrecer un aporte inmediato de energía cuando se gastan las reservas del cuerpo. Las bebidas deportivas también contienen electrolitos, como el sodio y el potasio, que el cuerpo pierde a través del sudor. Estas sustancias ayudan a mantener el equilibrio de los fluidos corporales y ayudan a los músculos a funcionar correctamente.

De todos modos, las personas que hagan deporte de forma ocasional no necesitan tomar bebidas deportivas. En la mayoría de los niños, el agua es lo único que necesitan beber.

Aguas vitaminadas

Estas bebidas, también llamadas “aguas deportivas” o “aguas enriquecidas", vienen en muchos sabores diferentes y con distintas combinaciones de vitaminas y minerales. Pueden contener azúcar, edulcorantes artificiales, cafeína y/o plantas medicinales.

Las aguas vitaminadas se pueden ver como una forma rápida de llenar cualquier vacío nutricional en la dieta de un niño. Pero es mejor que los niños obtengan esos nutrientes a partir de comidas y tentempiés saludables. Además, estas bebidas pueden ofrecer una cantidad excesiva de algunas vitaminas y de algunos minerales, sobre todo, si los niños ya están tomando suplementos multivitamínicos cada día. Incorporar una cantidad diaria de algunos minerales y vitaminas superior a la recomendada puede ser malo para la salud de un niño.

Así mismo, algunas aguas vitaminadas contienen plantas medicinales. Los efectos de muchas plantas medicinales (como el ginseng o la hierba de San Juan) no se han estudiado en los niños.

Bebidas energizantes

Estas bebidas son muy populares entre los estudiantes de secundaria. Y, aunque hay algunas bebidas energizantes que están claramente etiquetadas como inadecuadas para la población infantil, hay otras que se venden para niños de tan solo 4 años de edad y que afirman que incrementan el nivel de energía y nutrición y que favorecen el rendimiento deportivo.

La mayoría de las bebidas energizantes contienen mucho azúcar y mucha cafeína (a veces tanta cafeína como la contenida en 1 a 3 tazas de café). El exceso de azúcar expone a los niños a encaminarse hacia la consulta del dentista y también contribuye a la ganancia de peso. El exceso de cafeína se asocia a una buena serie de problemas, sobre todo en los niños pequeños.

Este exceso puede causar:

  • inquietud y nerviosismo
  • molestias abdominales
  • dolores de cabeza
  • problemas de concentración
  • problemas para dormir
  • incremento de la micción (hacer pis más a menudo).

En algunos niños, una dosis elevada de cafeína puede tener efectos todavía más graves, como ritmo cardíaco acelerado (taquicardia) o irregular, hipertensión (tensión arterial elevada), alucinaciones y convulsiones.

Muchas de estas bebidas también contienen otros ingredientes, cuya eficacia y cuya seguridad no se han evaluado en la población infantil, incluyendo algunas plantas medicinales, el guaraná (una fuente de cafeína) y la taurina (un aminoácido que se cree favorece el rendimiento y potencia los efectos de la cafeína).

¿Qué deben beber los niños?

Lo único que necesita la mayoría de los niños para mantenerse bien hidratados es beber agua antes, durante y después de hacer deporte. A algunos deportistas que hacen ejercicio durante largos períodos de tiempo o en días muy calurosos les puede ir bien tomar bebidas deportivas que contengan azúcar y electrolitos.

Lo mejor es que los niños no prueben las bebidas energizantes. Muchos de sus ingredientes todavía no se han estudiado en los niños y podrían ser nocivos. En lugar de consumir este tipo de bebidas, los niños y los adolescentes que hacen deporte pueden mejorar sus habilidades deportivas a través del esfuerzo, el trabajo duro y la práctica. Estas lecciones y valores les servirán tanto en el campo de juego como fuera de él.

Revisado por: Amy W. Anzilotti, MD
Fecha de revisión: marzo de 2019