[Ir al contenido]

Síndrome de taquicardia ortostática postural


¿Qué es el síndrome de taquicardia ortostática postural?

El síndrome de taquicardia ortostática postural es un trastorno que puede hacer que una persona se sienta mareada o como si se fuera a desmayar. Ocurre cuando el sistema nervioso autónomo no funciona como debería funcionar. El sistema nervioso autónomo es una especie de "piloto automático" del cuerpo que controla cosas como la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la respiración.

Los problemas en el sistema nervioso autónomo observados en el síndrome de taquicardia ortostática postural (también llamado síndrome de taquicardia postural) pueden afectar tanto a niños como a adultos. Los síntomas pueden variar en intensidad, de leves a incapacitantes.

¿Qué ocurre en el síndrome de taquicardia ortostática postural?

El sistema nervioso autónomo mantiene la tensión arterial en el nivel correcto para el cerebro sin importar en qué posición se encuentre una persona: de pie (vertical), acostada boca arriba (llamada decúbito supino), sentada o reclinada.

Por lo general, cuando una persona está de pie, los nervios del sistema nervioso autónomo indican a los vasos sanguíneos de la parte inferior del cuerpo que se contraigan (o se tensen). Al contraerse, los vasos sanguíneos trabajan en contra de la gravedad para evitar que la sangre se acumule en las piernas. Esta respuesta automática asegura que el cerebro tenga suficiente riego sanguíneo para funcionar bien. Si el riego sanguíneo cerebral es insuficiente, una persona se puede sentir mareada o desmayarse cada vez que se ponga de pie.

En el síndrome de taquicardia ortostática postural, el sistema nervioso autónomo no funciona de la forma habitual, por lo que los vasos sanguíneos no se contraen lo suficiente como para garantizar un aporte adecuado de sangre al cerebro. Entonces, para intentar mantener un riego sanguíneo cerebral adecuado, el sistema nervioso autónomo hace que el corazón lata mucho más deprisa.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de taquicardia ortostática postural?

El síndrome de taquicardia ortostática postural recibe su nombre por un aumento inusual en la velocidad de los latidos del corazón que se produce cuando una persona se pone de pie. Otros síntomas que se pueden presentar en el síndrome de taquicardia ortostática postural incluyen:

  • palpitaciones cardíacas (sentir que el corazón late con fuerza o se acelera)
  • inestabilidad (sentir que uno está a punto de caerse)
  • aturdimiento (sentirse a punto de desmayarse; visión túnel o visión grisácea u oscura)
  • mareos
  • desmayo (o pérdida de la conciencia)
  • sentirse cansado
  • dolor de pecho
  • dificultades para inspirar
  • extremidades frías o doloridas
  • náuseas
  • problemas al hacer ejercicio
  • enrojecimiento o color morado en la parte inferior de las piernas
  • temblores

La mayoría de los síntomas del síndrome de taquicardia ortostática postural ocurre solo cuando la persona está de pie o se pone de pie. Pero los siguientes síntomas pueden ocurrir sin estar de pie:

  • dolor de cabeza
  • sudoración sin una causa clara (como hacer ejercicio o que haga calor)
  • dificultades para concentrarse
  • dificultades para conciliar el sueño o incapacidad para dormir (insomnio)
  • debilidad

¿Cuál es la causa del síndrome de taquicardia ortostática postural?

El síndrome de taquicardia ortostática postural se puede presentar por primera vez después de tener una infección vírica o una lesión. Pero es difícil saber si una de estas circunstancias es la que causa el síndrome de taquicardia ortostática postural o simplemente ocurre aproximadamente en el mismo momento en que el síndrome empieza a causar problemas. Actualmente se están llevando a cabo investigaciones para entender mejor cuál es la causa del síndrome de taquicardia ortostática postural.

¿Quién puede desarrollar un síndrome de taquicardia ortostática postural?

El síndrome de taquicardia ortostática postural afecta más a las niñas que a los niños, y es más frecuente cuando uno o los dos progenitores padecen este síndrome. Suele aparecer a principios o mediados de la adolescencia.

Los adolescentes que padecen los siguientes trastornos también presentan a menudo el síndrome de taquicardia ortostática postural:

¿Cómo se diagnostica el síndrome de taquicardia ortostática postural?

No hay ninguna prueba que, aplicada de forma exclusiva, permita diagnosticar el síndrome de taquicardia ortostática postural. Los médicos empiezan haciendo una exploración física completa y recopilando los antecedentes médicos del niño.

El síndrome de taquicardia ortostática postural provoca un incremento de la frecuencia cardíaca en 40 latidos o más por minuto dentro de los primeros 10 minutos cuando alguien pasa de la posición supina (acostado boca arriba) a la posición de estar pie. La frecuencia cardíaca aumenta considerablemente, mientras la tensión arterial desciende poco o nada. Los médicos pueden medir estos datos fácilmente.

Algunas veces los médicos hacen una prueba llamada "prueba de la mesa basculante". En esta prueba, una persona se sujeta con unas correas a una mesa especial, que se inclina de la posición de estar acostado a la posición de estar de pie, mientras se registra la frecuencia cardíaca y la tensión arterial.

Los médicos también se aseguran de que el problema no se deba a una causa que no tenga que ver con el sistema nervioso autónomo. Dependiendo de los síntomas, se pueden hacer pruebas en otras partes del cuerpo. En esas pruebas, se puede analizar la sangre, explorar el corazón, el cerebro, los ojos, los oídos, los riñones, los músculos, los nervios, las hormonas, el tubo digestivo u otras partes del cuerpo. Por lo general, se confirma el diagnóstico de síndrome de taquicardia ortostática postural cuando los síntomas se han manifestado durante varios meses y no se encuentran otras causas que los expliquen.

Si una persona tiene el síndrome de taquicardia ortostática postural, el equipo médico buscará las razones de que el sistema nervioso autónomo no reaccione con normalidad a la conducta de ponerse de pie. Encontrar una respuesta puede ayudar a que funcionen bien los tratamientos.

¿Cómo se trata el síndrome de taquicardia ortostática postural?

El síndrome de taquicardia ortostática postural es un problema crónico (de larga duración). Por eso, los médicos intentan prevenir y controlar las cosas que lo provocan. Así, no será necesario que un niño o adolescente tome medicamentos durante mucho tiempo.

Los tratamientos útiles incluyen los siguientes:

  • aumentar el consumo de agua y sal
  • dormir mejor y durante más tiempo
  • aumento progresivo del ejercicio, empezando con ejercicios en posición sentada, reclinada u horizontal (como remar, montar en bicicleta reclinada y nadar)
  • usar medias de compresión (que aprietan ligeramente)
  • elevar la cabecera de la cama para que siga habiendo cierta presión en los vasos sanguíneos de las piernas mientras se duerme
  • asesoramiento psicológico para ayudar a controlar el estrés y las situaciones que desencadenan los síntomas

El sistema nervioso autónomo interviene en muchas funciones corporales; por lo tanto, controlar todos los síntomas relacionados con él puede ser difícil. Algunas veces, los pacientes prueban varios tratamientos diferentes para saber qué funciona mejor sin provocar efectos secundarios desagradables. Puede ser necesario acudir a múltiples visitas médicas hasta encontrar la mejor combinación de tratamientos que mejore los síntomas.

De cara al futuro

Los síntomas del síndrome de taquicardia ortostática postural suelen mejorar con el tiempo. En muchos casos, desaparecen por completo a medida que crecen los niños. Si se consigue corregir una causa clara y tratable, es probable que los síntomas desaparezcan más deprisa.

Fecha de revisión: abril de 2018