[Ir al contenido]

Paroniquia


¿Qué es la paroniquia?

La paroniquia (también llamada "uñero" o "panadizo") es una infección de la piel que hay alrededor de una uña de la mano o del pie. El área afectada se puede hinchar, enrojecer y doler, pudiéndose formar sobre ella una ampolla llena de pus (o absceso). 

La mayoría de las veces, las paroniquias no son graves y se pueden tratar en casa. En casos excepcionales, la infección se puede extender al resto del dedo de la mano o del pie y crear una infección más profunda que requiere atención médica. 

Los niños no suelen tener paroniquias en los dedos de los pies (a menos que tengan uñas encarnadas). Pero las paroniquias en los dedos de las manos son una de las infecciones más frecuentes en las manos. 

Causas de las paroniquias 

La paroniquia suele ocurrir cuando la piel que hay alrededor de una uña se irrita o se lesiona. Cuando la piel se lesiona, pueden entrar gérmenes en su interior y causar una infección. Estos gérmenes pueden ser: 

  • bacterias, que causan paroniquias bacterianas
  • hongos, que causan paroniquias micóticas o fúngicas 

Entre las cosas que pueden lesionar la piel que hay alrededor de una uña, se incluyen las siguientes: 

  • morderse o tirar del pellejo de una uña 
  • chuparse un dedo a menudo
  • cortarse las uñas demasiado o cortarse las cutículas 
  • hacerse la manicura
  • meter las manos en agua durante mucho rato seguido (como cuando se trabaja lavando platos) 
  • tener una uña encarnada  

Los niños con diabetes también corren un mayor riesgo de contraer infecciones de paroniquia.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la paroniquia? 

Si su hijo tiene una paroniquia, lo más probable es que le cueste muy poco reconocerla. Fíjese en: 

  • un área de piel roja e hinchada alrededor de una uña, caliente al tacto y que duele 
  • una ampolla llena de pus

 Paronychia

La paroniquia bacteriana:  

  • suele aparecer de repente

La paroniquia micótica:  

  • puede tardar más tiempo en aparecer y causa síntomas menos evidentes  
  • puede ser una afección crónica (que dura mucho tiempo)  

La paroniquia crónica puede causar cambios en la uña afectada. Puede haber un cambio en el color, parecer como si estuviera despegada o adquirir una forma anormal. 

En casos excepcionales, si la paroniquia es grave y no se trata, la infección se puede extender hacia debajo de la uña. 

¿Cómo se diagnostica la paroniquia? 

Por lo general, un médico o enfermero pueden diagnosticar una paroniquia simplemente observando la zona infectada. En algunos casos, el médico extrae una muestra de pus para analizarla en un laboratorio, a fin de saber qué tipo de bacteria o de hongo está causando la infección. 

¿Cómo se tratan las paroniquias?  

La manera de tratar una paroniquia depende de su gravedad y de si la infección acaba de empezar o ya se ha extendido. Poner la uña infectada en remojo de agua tibia durante 20 minutos varias veces al día suele ayudar a que la paroniquia se cure por si sola al cabo de pocos días. 

Si hubiera un absceso, el médico tendría que drenarlo. En casos excepcionales, se tendrá que extraer por completo la uña afectada. El médico también puede recetar antibióticos para tratar la infección. 

Después de tratar el absceso, el dedo afectado se suele curar rápidamente, sin complicaciones a largo plazo. 

En las paroniquias micóticas, el médico puede recetar pomadas, cremas o lociones antifúngicas, o bien medicamentos antifúngicos que se toman por vía oral (por la boca).  

¿Se puede prevenir la paroniquia?

Haga que su hijo siga estos consejos para minimizar el riesgo de contraer paroniquias: 

  • No morderse, comerse o hurgarse las uñas. 
  • Cortarse las uñas de las manos y de los pies con corta-uñas o tijeras de manicura o de pedicura, y alisar los bordes afilados usando una lima de uñas. El mejor momento para cortarse las uñas es después de darse una ducha o un baño, que es cuando las uñas están más blandas. No dejarse las uñas demasiado cortas. 
  • No empujar, estirar ni cortar las cutículas ni utilizar un quitacutículas. Cuando se lesiona una cutícula, las bacterias pueden entrar en el interior de la piel y causar una infección. 
  • Haga que su hijo use guantes de goma si existe la posibilidad de que sus manos entren en contacto con detergentes o productos químicos agresivos. 
  • Si su hijo tiene diabetes, asegúrese de que la tenga bien controlada. 

En la medida de lo posible, intente que su hijo evite lesionarse las uñas y la piel que las rodea. Las uñas crecen despacio. Por lo tanto, cualquier lesión en las uñas puede requerir un tiempo de recuperación largo, lo que aumenta el riesgo de contraer paroniquias.  

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si:

  • Su hijo tiene paroniquia y no mejora después de tratarlo. 
  • La infección parece estar extendiéndose.
Fecha de revisión: agosto de 2019