[Ir al contenido]

Cirugía para el alargamiento de una extremidad: Fijador externo


Tal vez resulte aterrador que el médico le diga que su hijo necesita una cirugía. Una cirugía como la del alargamiento de una extremidad con un fijador externo tendrá los mejores resultados si usted sabe qué esperar. La cirugía es un gran compromiso y la mayoría de los niños tardan aproximadamente un año en retomar todas sus actividades normales. Con su ayuda, su hijo puede obtener los mejores resultados de la cirugía.

¿Por qué se realiza la cirugía de alargamiento de una extremidad con un fijador externo?

La cirugía se realiza en pacientes con una dismetría de las extremidades. Esto significa que una de las piernas es más corta que la otra. También se puede realizar la cirugía para otras malformaciones de las extremidades (por ejemplo, para enderezar las piernas arqueadas).

¿Qué es un fijador externo?

Un fijador externo es un marco metálico que sujeta los huesos en su lugar. Tiene pequeñas varillas que atraviesan la piel y penetran el hueso. El fijador externo que se utiliza para alargar las extremidades tiene barras o cilindros ajustables que se giran para alargar lentamente el hueso.

Illustration: external fixator close up

¿Qué ocurre durante la cirugía de alargamiento de las extremidades?

La cirugía está a cargo de un ortopedista y tiene varios pasos:

  1. Su hijo recibirá anestesia general para que se duerma durante la cirugía y no sienta nada de dolor.
  2. El fijador externo se coloca alrededor de la pierna del niño. Se sujeta en el lugar por medio de varillas que atraviesan la piel y penetran en el hueso. Esto mantiene al hueso en su lugar mientras se forma el nuevo hueso.
  3. Se realiza una incisión (corte) en la piel para poder cortar el hueso. Allí es donde crecerá nuevo hueso.
  4. El corte se cierra con puntos de sutura.

¿Cómo deberíamos prepararnos para la cirugía de alargamiento de las extremidades?

Hacer planes antes de la cirugía lo ayudará a estar preparado para el regreso del niño a su casa. Algunas de las cosas que debe tener en cuenta:

  • Planifique una estadía de tres días en el hospital después de la cirugía. Mientras el niño esté en el hospital, aprenderá a cuidarlo una vez que regrese a su casa. Es posible que desee usar una libreta o un calendario para llevar nota de las citas, los horarios y otra información.
  • Planifique quién ayudará a su hijo a hacer las cosas con el fijador colocado. Durante las primeras semanas posteriores a la cirugía, su hijo necesitará ayuda para vestirse, ir al baño y bañarse.
  • Usted (u otro adulto de confianza) debe estar preparado para ayudar al niño a realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Estos ejercicios son una parte muy importante de la curación.
  • Haga los arreglos necesarios para que su hijo no asista a la escuela durante aproximadamente seis semanas. Hable con el personal de la escuela para que su hijo pueda continuar trabajando mientras esté en su hogar. Algunas escuelas pueden hacer los arreglos necesarios para que el niño reciba clases en su hogar.
  • Organice quién llevará a su hijo a las citas de seguimiento con el equipo de atención ortopédica. Esto incluye visitas al cirujano con la realización de radiografías para ver cómo está creciendo el hueso. Además, tendrá citas con un fisioterapeuta al menos dos veces por semana y es posible que también vea a un trabajador social o un psicólogo.
  • Tenga preparadas prendas de vestir que su hijo se pueda colocar con el fijador. Cuando haga calor, es posible usar pantalones cortos, polleras y vestidos sin problemas sobre el fijador. En clima frío, es posible que su hijo deba usar pantalones deportivos cortados en un costado para poder colocarlos sobre el fijador. En el caso de la ropa interior, corte la costura lateral y péguele o cósale Velcro encima para poder cerrarla una vez que haya pasado el fijador.
  • Mientras su hijo se encuentre en el hospital, un trabajador social lo ayudará a obtener el equipo que necesita para el hogar. Esto puede incluir muletas o un andador, una silla de ruedas o una silla para la ducha. También aprenderá a limpiar la zona de las varillas y lo que necesita para hacerlo (como hisopos esterilizados).
  • Planifique las cosas con tiempo para obtener ayuda de sus familiares y amigos. El cuidado de un niño con un fijador es complejo y puede resultar estresante. Haga los arreglos necesarios para que otro adulto de confianza se quede con su hijo durante algunas horas para tener tiempo para usted.

¿Qué ocurre después de la cirugía de alargamiento de las extremidades?

Después de la cirugía, su hijo necesita su ayuda. Si sigue las instrucciones del equipo de atención ortopédica, ayudará a su hijo a obtener los mejores resultados.

Durante aproximadamente 6 a 8 semanas después de la cirugía, usted tendrá que hacer lo siguiente:

Illustration: Tightening struts on external fixator

  • Girar los cilindros del fijador todos los días para alargar lentamente el hueso. El equipo de atención ortopédica le mostrará cómo girarlos. Le darán un cronograma que le indica con qué frecuencia y cuánto debe girar los cilindros. La mayoría de los niños no siente dolor cuando se giran los cilindros.
  • Limpiar las zonas de las varillas del fijador todos los días para prevenir las infecciones.
  • Ayudar a su hijo a hacer todos los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Debe hacerlos dos veces al día para ayudar a mantener los músculos fuertes y estirados para que acompañen el crecimiento del hueso.
  • Ayudar a su hijo a soportar el peso tal como se lo indique el cirujano.
  • Llevar a su hijo a terapia física y, de ser posible, a terapia acuática (terapia física en una piscina).
  • Darle a su hijo medicamentos para el dolor y los espasmos musculares. Su hijo tendrá dolor por la cirugía y es posible que tenga dolor durante los ejercicios y los estiramientos. El analgésico incluirá opioides. Los opioides son muy buenos para tratar el dolor, pero si no se respetan las instrucciones de uso, pueden ser peligrosos. También pueden provocar dependencia y adicción. Es importante que administre los medicamentos opioides para el dolor de manera segura.
  • Ayudar a su hijo a obtener la nutrición necesaria para el crecimiento del nuevo hueso y la recuperación de la cirugía. Debe comer una dieta equilibrada que incluya entre 3 y 4 porciones de productos lácteos y muchas frutas y hortalizas todos los días. El equipo de atención también puede recomendar suplementos vitamínicos.
  • Llevar a su hijo a las citas con el cirujano prácticamente una vez por semana. En cada visita le harán radiografías.

Aproximadamente 6 a 8 semanas después de la cirugía:

  • Cuando el hueso haya llegado a la longitud deseada, dejará de girar los cilindros, pero el fijador deberá permanecer colocado durante un tiempo hasta que el nuevo hueso sea más resistente.
  • Su hijo debe estar preparado para regresar a la escuela. Unas muletas, un andador o una silla de ruedas lo ayudarán a moverse en la escuela, pero tal vez no sean tan necesarios en el hogar.

Durante este tiempo, usted debe continuar haciendo lo siguiente:

  • Limpiar la zona de las varillas todos los días.
  • Ayudar a su hijo a hacer los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.
  • Seguir las instrucciones del equipo de atención ortopédica para ayudar a su hijo a caminar y soportar su peso. Caminar y soportar peso sobre la pierna ayuda al hueso a curarse.
  • Llevar a su hijo a terapia física o terapia en el agua.
  • Ir a las citas de seguimiento con el cirujano cada aproximadamente cuatro semanas.
  • Ayudar a su hijo a comer una dieta saludable.

El fijador se quita cuando el hueso está curado. Esto suele ocurrir entre 3 y 4 meses después de la cirugía. El procedimiento se hace en el hospital y el niño regresará a su hogar el mismo día. Es posible que su hijo deba llevar una férula o escayola durante unas pocas semanas después de que le saquen el fijador.

De cara al futuro

Una vez que le quiten el fijador, el equipo de atención ortopédica lo ayudará a hacer un plan de ejercicio físico para su hijo. También conversarán sobre qué actividades son seguras. El hueso aún se estará curando en los meses posteriores a la cirugía; por lo tanto, al principio su hijo no podrá hacer algunas actividades. Entre 6 y 12 meses después de la cirugía, la mayoría de los niños pueden hacer todas las cosas que solían hacer antes de la cirugía. ¡Y gracias a las mejoras de la cirugía, le resultará más sencillo hacer algunas cosas!

Tener un fijador externo para el alargamiento de una pierna puede resultar estresante, tanto para el niño como para sus padres. Mantenga una actitud positiva que le permita a su hijo saber que esto es difícil pero que podrán enfrentarlo juntos. Y si su hijo se siente muy estresado o abrumado, hable con el psicólogo o el trabajador social de su equipo de tratamiento. Una vez que su hijo se cure y pueda disfrutar de los beneficios de su pierna más larga, verá que valió la pena el tiempo y el esfuerzo.

Fecha de revisión: febrero de 2018