[Ir al contenido]

Piojos


¿Qué son los piojos?

Los piojos son pequeños insectos sin alas. Viven entre el cabello de los seres humanos y se alimentan de la sangre del cuero cabelludo.

Los piojos son un problema muy frecuente, sobre todo en los niños. Se contagian entre personas con gran facilidad y a veces cuesta mucho librarse de ellos. Sus picaduras pueden causar picazón e irritación en el cuero cabelludo de un niño, y la conducta de rascarse puede conducir a infecciones.

Los piojos son molestos, pero no son peligrosos ni propagan ninguna enfermedad. No son un indicador de falta de higiene: los piojos necesitan sangre para vivir, sin importarles que el cuero cabelludo de una persona esté limpio o sucio.

Lo mejor es tratar los piojos lo antes posible para que no se propaguen.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de tener piojos?

A pesar de su diminuto tamaño, los piojos se pueden ver. He aquí en qué se debe fijar cuando inspeccione la cabeza de su hijo:

  • Huevos de piojo o liendres. Antes de eclosionar, las liendres tienen el aspecto de puntitos amarillos, marrones o de color canela. Los piojos ponen sus huevos sobre hebras de cabello muy cerca del cuero cabelludo, donde la temperatura es perfecta para que se mantengan calientes hasta que nazcan. Las liendres se parecen a la caspa, con la salvedad de que no se pueden eliminar simplemente cepillando o sacudiendo el cabello.

    A no ser que un niño tenga muchos piojos en la cabeza, es más fácil verle liendres en el cabello que piojos vivos moviéndose por el cuero cabelludo. El período de incubación de los huevos de piojo es de una a dos semanas. Después de eclosionar, la cáscara externa se ve blanca o transparente y sigue firmemente adherida a la hebra de cabello donde se puso la liendre. Este es el momento en que resulta más fácil saber que una persona tiene o ha tenido piojos, cuando crece el cabello y las cáscaras de las liendres se desplazan hacia fuera, alejándose del cuero cabelludo.

ilustracion

  • Piojos adultos y ninfas (piojos inmaduros). Un piojo adulto no es más grande que una semilla de sésamo y su color oscila entre el blanco tirando a gris y el canela. Las ninfas son más pequeñas y se convierten en piojos adultos aproximadamente al cabo de una a dos semanas de salir de la liendre. Este ciclo vital se repite aproximadamente cada tres semanas. La mayoría de los piojos se alimentan de sangre varias veces al día y pueden sobrevivir hasta un máximo de dos días fuera del cuero cabelludo.
  • Rascarse. Cuando los piojos muerden el cuero cabelludo, llega la picazón y empieza el rascado. Es una reacción a la saliva de los piojos. Pero el picor no siempre empieza de inmediato. Es algo que depende de lo sensible que sea a los piojos la piel de un niño. A veces, los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse. De todos modos, se pueden quejar de que tienen cosas moviéndose o haciéndoles cosquillas por la cabeza.
  • Pequeños bultitos rojos o úlceras provocadas por el rascado. A algunos niños, la piel del cuero cabelludo solo se les irrita un poco, pero hay otros que desarrollan erupciones más molestas. Rascarse mucho puede conducir a una infección bacteriana en el cuero cabelludo. Esté pendiente de lo siguiente: inflamación de los ganglios linfáticos en la parte anterior o posterior del cuello, enrojecimiento y molestias en la piel, que puede supurar y cubrirse de costras. Es posible que el médico quiera tratar la infección con antibióticos.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene piojos?

Busque piojos y liendres en el cuero cabelludo de su hijo, detrás de las orejas, en la nuca y cerca del cuello. Es muy poco frecuente encontrar piojos en las cejas o las pestañas.

Puede ser difícil encontrar ninfas o piojos adultos en la cabeza de un niño. Generalmente, no hay muchos y, además, los piojos se mueven deprisa. Busque liendres unidas a hebras de cabello cerca del cuero cabelludo. Pueden parecer caspa o suciedad. Para detectarlos, agarre un pequeño mechón de cabello con los dedos: la caspa y la suciedad se pueden eliminar fácilmente, pero las liendres se quedan pegadas. Puede ayudarle usar una buena lupa y una luz potente durante la inspección.

La mejor manera de inspeccionar la cabeza de su hijo es usando un peine de púas finas (o liendrera) sobre un cabello mojado. Después de aplicar acondicionador, peine áreas muy reducidas de cabello y busque liendres o piojos en la liendrera. Puede restregar la liendrera con un pañuelo o toallita de papel para verlos con más facilidad.

Si su hijo tiene picores y se rasca la cabeza pero usted no está seguro de que tenga piojos, pida al médico de su hijo o al personal de la enfermería de su centro escolar que le eche un vistazo.

¿Cómo se tratan los piojos?

Las dos maneras principales de tratar los piojos son:

  • usar medicamentos
  • extraerlos manualmente

Medicación: hay champús, cremas y lociones formulados médicamente para matar piojos. Estos productos pueden ser de venta con o sin receta médica. Si se trata de un producto de venta sin receta médica, asegúrese de que el medicamento sea seguro para la edad de su hijo. Aunque algunos champús de venta sin receta médica son seguros para niños de solo dos meses de edad, otros solo son seguros a partir de los dos años.

En algunas zonas, los piojos se han vuelto resistentes a algunos medicamentos. Esto significa que los medicamentos han dejado de servir para matarlos. Pida al médico de su hijo o a su farmacéutico que le recomiende un medicamento que funcione bien en la zona donde viven. El médico también le puede recetar un champú o una loción formulada médicamente. En el caso de piojos muy resistentes a los medicamentos que se aplican en la cabeza, es posible que el médico le recomiende medicar a su hijo por boca (vía oral).

Independientemente de que el medicamento sea de venta con o sin receta médica, siga siempre al pie de la letra las instrucciones que lo acompañan. Aplicar una cantidad excesiva puede ser nocivo. Pero aplicar una cantidad insuficiente puede no funcionar.

Extracción manual de piojos: extraer los piojos con la mano puede ayudar a completar la tarea si el medicamento no ha conseguido eliminar todos los piojos (el tratamiento con medicamentos no es eficaz al 100%). También es una opción cuando no se quiere usar un pesticida. Y es la única opción disponible para niños de dos meses de edad o menos, con quienes no se deben usar tratamientos médicamente formulados contra los piojos.

Para extraer los piojos y las liendres moje el cabello de su hijo y péineselo con un peine de púas finas (o liendrera) después de haberle aplicado acondicionador o crema suavizante en el cabello cada 3–4 días después de haber visto el último piojo vivo. Mojar antes el cabello ayuda a inmovilizar temporalmente a los piojos, y aplicar acondicionador sobre cabello facilita el deslizamiento de la liendrera.

No es necesario comprar peines eléctricos que se venden con afirmaciones publicitarias de que permiten matar más piojos y facilitan la retirada de las liendres. No hay estudios que confirmen esas afirmaciones. Tampoco necesita comprar ninguna solución especial de vinagre a aplicar sobre el cuero cabelludo antes de extraer las liendres. El agua normal y corriente con acondicionador funciona bien.

Aunque a veces se utiliza vaselina, mayonesa o aceite de oliva para tratar de asfixiar a los piojos, estos tratamientos pueden no ser eficaces. Si los tratamientos médicos no funcionan y quiere probar estos métodos, hable con el médico de su hijo antes de aplicarlos.

Unas pocas cosas importantes que NO debe hacer: No use un secador de cabello después de aplicar un tratamiento sobre el cuero cabelludo. Algunos tratamientos para los piojos contienen ingredientes inflamables y podrían incendiar el cabello de su hijo. No use pesticidas en aerosol ni contrate a una compañía de control de plagas para eliminar los piojos porque puede ser peligroso. No use aceites esenciales (como el aceite ylang ylang o el aceite del árbol del té) para tratar piojos. Pueden causar reacciones alérgicas en la piel y no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. No use nunca sustancias químicas inflamables, como la gasolina o el queroseno.

¿Los piojos son contagiosos?

Los piojos son muy contagiosos y se propagan rápidamente de una persona a otra, sobre todo en contextos grupales (colegios, guarderías y demás centros educativos, fiestas de pijamas, actividades deportivas, campamentos de verano, etc.).

Aunque no pueden volar ni saltar, tienen unas pinzas que les permiten adherirse al cabello y aferrarse a sus hebras. Se contagian sobre todo a través del contacto cabeza con cabeza, pero la conducta de compartir ropa de vestir o de cama, peines, cepillos, sombreros y gorros también favorece el contagio.

Las mascotas no pueden contraer piojos ni contagiárselos a las personas ni viceversa.

¿Deben dejar de ir a la escuela los niños que tengan piojos?

Antes, los niños que tenían piojos dejaban de ir a la escuela. Pero ahora los médicos han dejado de dar este tipo de recomendaciones. En la mayoría de los casos, si a un niño le encuentran piojos en la escuela, se debería quedar allí hasta el final de la jornada, volver a casa para recibir tratamiento y volver al colegio al día siguiente. Mientras están en el colegio, los niños deben evitar el contacto cabeza-cabeza con otros niños. Puede ayudar el hecho de llevar el cabello largo recogido en un moño, trenza o cola.

¿Se pueden prevenir los piojos?

Para eliminar los piojos y sus liendres de la cabeza y ayudar a prevenir nuevos contagios:

  • Lave toda la ropa de cama y de vestir, junto con los animales de peluche, que hayan usado la personas con piojos durante los dos días previos al inicio del tratamiento (cualquier piojo que se desprendiera antes de ese momento ya habrá muerto). Utilice agua muy caliente (130 °F [54,4 °C]), y luego use el ciclo caliente de la secadora de ropa durante por lo menos 20 minutos.
  • Lleve los artículos que no se puedan lavar a la tintorería. O introdúzcalos en una bolsa de cierre hermético durante 2 semanas.
  • Pase la aspiradora por alfombras, moquetas y muebles tapizados (tanto en su casa como en su coche) y luego tire la bolsa de la aspiradora a la basura.
  • Ponga en remojo de agua caliente los artículos para el cabello, como peines, hebillas, cintas para el cabello, diademas y cepillos, o tírelos a la basura. Diga a sus hijos que no compartan este tipo de objetos con otras personas.
  • Puesto que los piojos se contagian fácilmente de una persona a otra dentro de la misma casa, inspeccione a todos los miembros de su familia. Y trate a todas las personas que tengan piojos para que no se los contagien entre sí.
  • Diga a sus hijos que traten de evitar el contacto directo entre cabezas, como en el gimnasio, mientras hagan deporte o cuando jueguen en su casa con otros niños.
  • Cada 3-4 días, inspeccione en cuero cabelludo de los niños que hayan estado en contacto con personas que tenían piojos. Y trate a quienes tengan piojos o liendres en el cuero cabelludo.

¿Se irán alguna vez?

Como muchos padres saben por experiencia, luchar contra los piojos se puede convertir en una larga batalla. Es indudable que puede ser muy difícil librarse de estos bichitos.

Si lo ha probado todo para erradicar los piojos, pero su hijo los sigue teniendo, esto se puede deber a que:

  • quedaron algunas liendres en su cabello después del tratamiento (si ve liendres lejos del cuero cabelludo, a más de media pulgada -1 cm) pero ningún piojo vivo, lo más probable es que ya no le queden piojos vivos a su hijo y que no sea necesario repetir el tratamiento.
  • su hijo se sigue exponiendo a personas que tienen piojos
  • el tratamiento que está aplicando no es eficaz

Si su hijo sigue teniendo piojos dos semanas después de iniciar el tratamiento o si parece que se le ha infectado el cuero cabelludo, llame a su médico.

Hay centros profesionales especializados en eliminar piojos y liendres. Son servicios eficaces, pero suelen ser caros.

De cara al futuro

Asegúrese de recordarle a su hijo que, por mucha vergüenza que le pueda dar tener piojos, es algo que le puede pasar a cualquiera. Tener piojos no es un signo de suciedad o de falta de higiene. Estos molestos y pesados bichitos pueden convertirse en un problema independientemente de lo mucho o lo poco que se lave el cabello o se bañe una persona.

Luchar contra los piojos puede ser muy frustrante, pero tenga paciencia. Siga al pie de la letra las instrucciones de tratamiento y adopte las medidas preventivas que le indique el médico y pronto tendrá una familia sin piojos.

Fecha de revisión: septiembre de 2019