[Ir al contenido]

Dismetría en las piernas


¿Qué es la dismetría en las piernas?

Los niños con dismetría en las piernas tienen una pierna más larga que la otra. Esto se debe a que el hueso del muslo (el fémur), los huesos de la pantorrilla (la tibia y el peroné), o ambos son más cortos en una de las piernas.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la diferencia en la longitud de las piernas?

Los signos y los síntomas de una dismetría en las piernas dependen de la causa y de cuánto más corta es una de las piernas. Si la diferencia es pequeña, es posible que no se note en absoluto. Una diferencia mayor puede provocar una cojera, dolor o artritis a temprana edad.

Según la edad del niño y la causa de la dismetría, esta puede permanecer igual o empeorar a medida que el niño crece.

¿Cuál es la causa de la diferencia en la longitud?

La diferencia en la longitud de las piernas puede estar presente desde el momento del nacimiento (recibe el nombre de congénita), pero tal vez pase desapercibida hasta que el niño sea más grande. También puede aparecer cuando el niño es más grande (recibe el nombre de adquirida).

Entre las causas de la dismetría congénita de las piernas se encuentran las siguientes:

  • la hemimelia peronea (cuando un bebé nace con un hueso de la pantorrilla más corto o sin él)
  • deficiencia femoral focal (cuando un bebé nace con el hueso del muslo corto o sin él)
  • hemihipertrofia (cuando un lado del cuerpo crece más que el otro)

Entre las causas de la dismetría adquirida de las piernas, se encuentran las siguientes:

  • fractura de un hueso de la pierna
  • infección de un hueso

La dismetría idiopática de las piernas es aquella que ocurre por causas desconocidas.

¿Cómo se diagnostica la dismetría de las piernas?

Para diagnosticar la diferencia en la longitud de una de las extremidades, los especialistas en ortopedia (médicos y otros proveedores del cuidado de la salud que tratan los problemas musculares y de los huesos) hacen lo siguiente:

  • hablan con la familia y con el niño (si tiene edad suficiente)
  • realizan un examen físico
  • miden ambas piernas
  • observan cómo camina el niño
  • toman radiografías

¿Cómo se trata la dismetría de las piernas?

Si la diferencia en la longitud de las piernas de un niño es leve, el problema se puede resolver con un alza (elevando el calzado). Esto es lo único que algunos niños necesitan. Pero si la diferencia de longitud de las piernas supera la pulgada (2,5 cm) o empeora con el crecimiento del niño, puede ser necesaria una cirugía. A medida que crecen, los niños tal vez necesiten más de una cirugía.

En el caso de los niños que aún están creciendo se puede recurrir a la epifisiodesis. Se trata de una cirugía ambulatoria relativamente sencilla en la que se hace un raspaje o una compresión de las placas de crecimiento de la pierna más larga con una placa y tornillos. La placa de crecimiento es la parte ubicada en el extremo del hueso, donde ocurre el crecimiento. La cirugía detiene o hace más lento el crecimiento de la pierna más larga para que la más corta alcance la misma longitud.

A veces, si un niño ha dejado de crecer, los ortopedistas pueden corregir la diferencia de longitud de las piernas acortando la pierna más larga. Esto se logra quitando un trozo del hueso de la pierna más larga.

También se puede realizar una cirugía de alargamiento de extremidades. En esta cirugía, la extremidad más corta se alarga por medio de un dispositivo que se coloca en la parte externa del cuerpo (una fijación externa) o un dispositivo que se coloca dentro del hueso, como el alargador de extremidades PRECICE®). Esta cirugía requiere una hospitalización y entre semanas y meses de cuidados posteriores y rehabilitación.

¿Qué pueden hacer los padres?

Resolver la dismetría de las piernas puede llevar muchos años. Los padres y el equipo de cuidado ortopédico desempeñan un papel importante en el tratamiento.

Esta son las cosas que puede hacer:

  • Hable con el equipo de atención de su hijo sobre el tratamiento y la curación. Hágale preguntas. Averigüe para qué es cada cirugía y cómo cuidar al niño después del procedimiento.
  • Lleve a su hijo a todas las citas médicas programadas.
  • Si su hijo tiene edad suficiente, hable acerca de los tratamientos y de lo que puede esperar. Cuando sea posible, haga que los niños mayores participen en las decisiones de la cirugía.

De cara al futuro

El equipo de ortopedia lo ayudará a encontrar el mejor tratamiento para su hijo. Tómese el tiempo necesario para comprender exactamente qué es lo que ocurrirá en cada etapa del plan de tratamiento. De este modo, usted y su hijo sabrán qué esperar y podrán seguir el plan. Recuerde siempre que el equipo de atención ortopédica está a su disposición para responder a todas sus preguntas y para ayudarlo a obtener los mejores resultados para su hijo.

Fecha de revisión: febrero de 2018

Más sobre este tema para: