[Ir al contenido]

Ictericia en los recién nacidos


¿Qué es la ictericia?

Los bebés con ictericia tienen una tonalidad amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos. Esto ocurre cuando hay una cantidad excesiva de bilirrubina en la sangre del bebé.

La bilirrubina es la sustancia amarilla resultante de la degradación normal de los glóbulos rojos. El hígado degrada la bilirrubina de la sangre y la libera a los intestinos para que estos la eliminen del cuerpo.

El hígado de un recién nacido no es capaz de degradar y eliminar la bilirrubina de su cuerpo tan bien como un adulto. La ictericia ocurre cuando la bilirrubina se acumula en la sangre más deprisa de lo que el hígado es capaz de degradar y de liberar.

La mayoría de los tipos de ictericia desparecen por sí solos. Hay algunos tipos que requieren tratamiento para bajar la concentración de bilirrubina en la sangre del bebé.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la ictericia?

Un bebé con ictericia tiene la piel de color amarillento o amarillo. Suele empezar por la cara, luego pasa a afectar al pecho y el abdomen y, por último, a las piernas. El blanco de los ojos del bebé también adquiere una tonalidad amarillenta. Los bebés con una concentración muy alta de bilirrubina pueden estar adormilados, sin tono muscular y/o tener problemas para alimentarse.

La ictericia puede ser difícil de ver, sobre todo en los bebés de piel oscura. Si usted no está seguro, presione suavemente la piel de la nariz o de la frente de su hijo. Si tuviera ictericia, la piel se vería amarilla en cuanto usted dejara de apretar y levantara el dedo.

Llame al médico si su bebé:

  • empieza a parecer o a actuar como si estuviera enfermo
  • no se está alimentando bien
  • está más adormilado que de costumbre
  • tiene una ictericia que empeora

Causas de la ictericia en los recién nacidos

La mayoría de los recién nacidos tienen una ictericia fisiológica ("normal"). Esto ocurre porque los recién nacidos tienen más células sanguíneas que los adultos. Estas células sanguíneas no viven durante tanto tiempo como las de los adultos y, por eso, los recién nacidos fabrican una mayor cantidad de bilirrubina cuando las degradan. Este tipo de ictericia aparece entre 2 y 4 días después de que nazca el bebé y desaparece cuando el bebé tiene unas 2 semanas de vida.

Un bebé tiene más probabilidades de desarrollar ictericia si:

  • nace de forma prematura. Los bebés prematuros están incluso menos preparados para degradar la bilirrubina que los bebés que nacen a término. Hasta pueden tener problemas con concentraciones de bilirrubina más bajas que los bebés que nacen a término. Los médicos los tratan antes.
  • no está tomando suficiente cantidad de leche materna. Esto suele ocurrir en los primeros días de vida, porque a su madre aún no le la ha subido la leche o porque el bebé está teniendo dificultades para mamar. Si un bebé tiene este tipo de ictericia (conocida como ictericia de la lactancia materna), lo mejor es amamantarlo más a menudo. Un asesor en lactancia materna puede ayudar.
  • es amamantado. La leche materna impide que el hígado elimine deprisa la bilirrubina. Este tipo de ictericia, llamada ictericia de la leche materna, ocurre después de la primera semana de vida. Las concentraciones de bilirrubina mejoran lentamente a lo largo de 3 a 12 semanas.
  • tiene un grupo sanguíneo distinto al de su madre. Si la madre y el bebé tienen grupos sanguíneos diferentes, el cuerpo de la madre fabrica anticuerpos que atacan a los glóbulos rojos del bebé. Esto ocurre cuando:
    • el grupo sanguíneo de la madre es O y el del bebé es A o B (incompatibilidad ABO) o
    • el factor Rh de la madre (una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos) es negativo y el del bebé es positivo.
  • tiene un problema de origen genético que hace que sus glóbulos rojos sean más frágiles. Los glóbulos rojos se degradan con más facilidad en algunos problemas de salud como la esferocitosis hereditaria y la deficiencia de glucosa -6- fosfato deshidrogenasa (G-6-PD).
  • nace con una gran cantidad de glóbulos rojos (policitemia) o un gran hematoma en la cabeza (cefalohematoma)

¿Cómo se diagnostica la ictericia?

Los médicos pueden saber si un bebé tiene ictericia basándose en la tonalidad amarillenta de su piel y del blanco de sus ojos. A todos los bebés los evalúan para saber si tienen ictericia antes de salir del hospital o del centro de maternidad.

A los bebés que tengan ictericia les harán análisis de sangre para saber cuál es su concentración de bilirrubina en sangre. A veces, se usa una máquina de luz que mide la bilirrubina presente en la piel. Pero, si la concentración de bilirrubina sale alta en la piel, se debe hacer un análisis de sangre para confirmar el resultado.

Una concentración muy alta de bilirrubina en sangre puede llevar a problemas graves. Por eso, los médicos observan atentamente a todos los bebés con ictericia.

¿Cómo se trata la ictericia?

El tratamiento depende de la causa de la ictericia, la concentración de bilirrubina en sangre y la edad del bebé.

La ictericia leve desaparece al cabo de una o dos semanas, a medida que el bebé va eliminando el exceso de bilirrubina en sangre por sí solo. A aquellos recién nacidos con ictericia de la lactancia materna, las madres los deben amamantar más a menudo. Si el bebé no está ingiriendo suficiente cantidad de leche materna, el médico puede sugerir completar su lactancia con leche de fórmula.

En los casos de ictericia grave, el tratamiento se debe iniciar lo antes posible. Los bebés pueden recibir:

  • líquidos. Una pérdida de líquidos (deshidratación) hará que aumente la concentración de bilirrubina en sangre.
  • fototerapia. Los bebés se acuestan debajo de lámparas llevando poca ropa para que su piel se exponga a la luz. La luz cambia la bilirrubina a una forma que se puede eliminar del cuerpo con más facilidad. También se pueden usar mantas de fototerapia.
  • transfusión de intercambio. Este procedimiento de emergencia se lleva a cabo cuando una concentración muy alta de bilirrubina no desciende usando fototerapia. La sangre del bebé es reemplazada por la sangre de un donante para bajar rápidamente la concentración de bilirrubina.
  • inmunoglobulina intravenosa (IGIV). Los bebés con incompatibilidades de grupo sanguíneo reciben inmunoglobulinas por vía intravenosa (VI). Las inmunoglobulinas impiden que los anticuerpos ataquen a sus glóbulos rojos y reducen la necesidad hacer transfusiones de intercambio.

¿Qué más debería saber?

Llame al médico si su bebé tiene una ictericia que no remite. Los bebés cuya ictericia dura más de dos semanas necesitan someterse a más pruebas para evaluar otras posibles causas de esta afección. Entre ellas, se encuentran las infecciones, los problemas hepáticos (de hígado) o biliares, el metabolismo y los genes.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: abril de 2019