[Ir al contenido]

Tracción cervical con halo


¿Qué es la tracción cervical con halo?

La tracción cervical con halo es una forma de extender la cabeza y la columna vertebral cuidadosamente hacia arriba, aplicando un estiramiento lento en la columna vertebral. Los médicos lo logran colocando un halo (un anillo metálico que rodea la cabeza) en un sistema de poleas. A lo largo de varias semanas, se agregan pesos al sistema de poleas para llevar lentamente la cabeza hacia arriba. Este movimiento recibe el nombre de "tracción". Durante la tracción cervical con halo, los niños permanecen en el hospital.

Los médicos recurren a la tracción cervical con halo para tratar diferentes condiciones, entre las que se incluyen las siguientes:

  • escoliosis y cifosis (curvatura de la columna vertebral)
  • invaginación basilar (la parte superior de la columna vertebral empuja hacia el cráneo y pellizca la médula espinal y el cerebro)

¿Por qué se usa la tracción cervical con halo?

Para los niños con escoliosis o cifosis, la tracción cervical con halo es una manera de estirar la columna vertebral lentamente para llevarla a una posición más recta. Los médicos suelen hacerlo para ayudar al niño a prepararse para una segunda cirugía de mayor importancia que se denomina fusión vertebral. En esta cirugía, se fusionan los huesos para mantenerlos en una nueva posición más recta.

A algunos niños se les puede hacer una fusión vertebral sin la tracción cervical. Pero en otros casos, esta tracción es necesaria para prepararse para la cirugía por los siguientes motivos:

  • La columna está demasiado rígida o desviada como para enderezarla de manera segura en un solo paso.
  • Los huesos de la columna vertebral están demasiado débiles como para enderezarlos de manera segura en un solo paso.
  • Los nervios que rodean al cerebro y la médula espinal necesitan que el enderezamiento de la columna vertebral se realice lentamente para evitar daños o irritación.

¿Cómo se coloca el halo?

Un cirujano coloca el halo con un procedimiento que se realiza con el niño bajo los efectos de una anestesia general. Esto significa que el niño dormirá durante toda la cirugía. El cirujano sujeta el halo con 6 a 10 pernos pequeños. Estos pernos penetran hasta el hueso e impiden que el halo se mueva.

Un médico habla con un niño que tiene un aparato de tracción
            cervical con halo.

¿Qué ocurre una vez que se ha colocado el halo?

Una vez que el halo se encuentra en la cabeza, se lo conecta con el sistema de poleas y pesas. A lo largo de varias semanas, se agregan más pesas. Esto tira de la cabeza y la columna vertebral hacia arriba, y estira los músculos y los ligamentos (bandas que unen a los huesos) alrededor de la columna vertebral.

Durante este período de tiempo, el niño contará con equipo especial para dormir, sentarse, caminar, ir al baño y ducharse.

¿Es dolorosa la tracción cervical con halo?

Es posible que, durante los primeros días de la tracción cervical con halo o cuando se agreguen más pesas, los niños sientan algo de dolor. Pueden recibir medicamentos que los ayuden a relajar los músculos y controlar el dolor.

Si bien la tracción cervical con halo puede resultar atemorizante, la mayoría de los niños se acostumbran rápidamente. Muy pronto se dan cuenta de que pueden caminar, jugar y hacer muchas de las mismas cosas que hacían antes de la tracción cervical con halo.

¿Quiénes forman parte del equipo hospitalario para los niños con tracción cervical con halo?

Varios profesionales trabajan en equipo para cuidar a los niños con tracción cervical con halo. El equipo preparará al niño y a la familia para la estadía en el hospital, los cuidará mientras estén en el hospital y harán un seguimiento una vez que se vayan.

El equipo de atención tal vez incluya a los siguientes profesionales:

  • un cirujano traumatológico (médico de los huesos)
  • un neurocirujano (médico que se especializa en el cerebro y la médula espinal)
  • enfermeros especializados y asistentes médicos
  • personal de enfermería
  • un terapeuta ocupacional para ayudar con las actividades cotidianas, como cepillarse los dientes
  • un fisioterapeuta para ayudar al niño a moverse, fortalecer los músculos y favorecer la flexibilidad
  • personal especializado y entrenado para trabajar con los niños y sus familias para hacer más llevadera su estadía en el hospital

¿Qué ocurre durante la estadía en el hospital para la tracción cervical con halo?

Durante la tracción cervical con halo, los niños permanecen en el hospital para que sea posible lo siguiente:

  • Que los médicos puedan comprobar su avance.
  • Que se puedan agregar las pesas necesarias.
  • Que los niños puedan recibir los servicios de terapia física o terapia ocupacional.

El equipo de atención puede enseñarles lo siguiente:

  • Cómo usar un andador o una silla de ruedas especial para que puedan tener las pesas colocadas mientras se mueven.
  • Cómo usar equipo especial para mantener las pesas colocadas cuando van al baño o duermen.

Los niños con tracción cervical con halo están levantados y en movimiento la mayor parte del día. El equipo de atención ayuda a los niños a tener un horario regular para hacer terapia, caminar, hacer actividades, hacer deberes y jugar. Esto ayuda a los niños a mantenerse activos y ocupados mientras están en el hospital.

Mientras estén en el hospital, los niños necesitarán lo siguiente:

  • radiografías regulares para saber cuántas pesas se deben agregar
  • control de los nervios (se logra controlando el movimiento y la fuerza)
  • limpieza regular de los pernos para prevenir las infecciones de la piel
  • terapia física y terapia ocupacional para ayudarlos a fortalecer los músculos y mejorar el funcionamiento del corazón y de los pulmones

¿Existe algún riesgo por la tracción cervical con halo?

Todas las cirugías implican riesgos. El equipo de atención revisa los riesgos con las familias y puede responder todas las preguntas.

Los riesgos de la tracción cervical con halo incluyen los siguientes:

  • infección en la piel alrededor de los pernos (se trata con antibióticos)
  • dolor por los pernos (se trata con medicamentos para el dolor y, si es necesario, moviendo los pernos)
  • lesiones en los nervios (suelen ser temporales y se tratan quitando algunas de las pesas)

¿Qué pueden hacer los padres?

Permanecer en el hospital durante semanas puede ser arduo para los niños. Si a su hijo le harán una tracción cervical con halo, será útil hacer lo siguiente:

  • Hablar con su hijo, antes de ir al hospital, sobre lo que ocurrirá. Hacerle saber a su hijo que una vez que le coloquen la tracción cervical con halo estará levantado y en movimiento, y puede hacer muchas actividades.
  • Preparar actividades que su hijo disfrute, como sus juguetes favoritos, artesanías, música o películas.
  • Traer algo que lo haga sentir cómodo, como una almohada especial, un muñeco de peluche o un juguete.
  • Decorar la habitación del hospital de manera entretenida.
  • Ayudar a su hijo a mantenerse al día con el trabajo escolar para que se sienta preparado para volver a la escuela.
  • Programar el horario de las visitas (de ser posible), de los videochats y las llamadas telefónicas con amigos y familiares para ayudar a su hijo a sentirse conectado.
  • Trabajar con el departamento de vida infantil para encontrar actividades que mantengan a su hijo ocupado y lo ayuden a pasar el tiempo.

Para ayudar a su hijo a seguir curándose en el hogar:

  • Lleve a su hijo a todas las citas de seguimiento.
  • Lleve a su hijo a las sesiones de terapia física y de terapia ocupacional según las recomendaciones.
  • Ayude a su hijo a volver a sus rutinas en el hogar, la escuela y otras actividades.
Fecha de revisión: junio de 2019