[Ir al contenido]

El crecimiento y su hijo de 6 a 12 años


A medida que los niños crecen desde los primeros años de enseñanza primaria hasta la pre-adolescencia, sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera "normal" en lo referente a la estatura, el peso y la forma.

Los niños tienden a crecer en estatura a un ritmo bastante sostenido, aumentando unas 2,5 pulgadas (de 6 a 7 centímetros) cada año. En lo que se refiere al peso, los niños ganan de 4 a 7 libras (de 2 a 3 kg) cada año hasta que inician la pubertad.

Este también es el momento en que los niños empiezan a tener sentimientos sobre su aspecto físico y sobre cómo están creciendo y desarrollándose. A algunas niñas les puede preocupar ser "demasiado mujeronas", sobre todo cuando se desarrollan pronto. Los niños tienden a ser sensibles a ser demasiado bajos.

Intente explicarle a su hijo que lo importante no es tener un aspecto determinado, sino estar sano. Los niños no pueden modificar sus genes, que son los que determina la estatura que tendrán y cuándo iniciarán la pubertad. Pero lo que sí pueden hacer es sacar su máximo potencial, desarrollando unos hábitos alimentarios saludables y manteniéndose activos físicamente.

El médico de su hijo lo medirá y lo pesará en las revisiones regulares, y representará los resultados en una en una gráfica de crecimiento estándar para hacerle un seguimiento a lo largo del tiempo y comparar sus medidas con las de otros niños de su misma edad y género.

Ayudar a su hijo a crecer

Un crecimiento normal, basado en una buena alimentación, dormir lo suficiente y el ejercicio físico regular, es uno de los mejores indicadores generales del buen estado de salud de un niño.

El patrón de crecimiento de su hijo está determinado en gran medida por la genética. Forzar a un niño a comer más o a tomar una cantidad excesiva de vitaminas, minerales u otros nutrientes no hará que sea más alto y podría conducir a problemas relacionados con el peso.

Aceptar a los niños tal y como son les ayuda a tener una buena autoestima.

La pubertad

La pubertad, o el desarrollo sexual, es una etapa de cambios importantes, tanto en los niños como en las niñas. La edad a la que se inician normalmente los cambios corporales de la pubertad varía de forma considerable.

Los cambios de origen hormonal van acompañados de estirones que transforman a los niños en adolescentes maduros físicamente a medida que se van desarrollado sus cuerpos.

El desarrollo de los senos, que generalmente es el primer signo visible de la pubertad en las niñas, puede empezar en cualquier momento entre los 8 y los 13 años de edad. Estos son los cambios que van experimentando las niñas a lo largo de la pubertad:

  • Los senos se les empiezan a desarrollar y se les redondean las caderas.
  • Se inicia la aceleración de su ritmo de crecimiento en estatura.
  • El vello púbico les empieza a aparecer, generalmente entre 6 y 12 meses después de que se inicie el desarrollo de los senos. En torno al 15% de las niñas desarrollan vello púbico antes de que se les empiecen a desarrollar los senos.
  • El útero y la vagina, así como los labios y el clítoris, aumentan de tamaño.
  • El vello púbico ya está bien establecido y los senos les crecen más.
  • El ritmo de crecimiento en estatura alcanza su pico máximo cuando hace en torno a 2 años que se ha iniciado la pubertad (la edad promedio son los 12 años).
  • La menstruación empieza casi siempre después de que se haya alcanzado el pico máximo en estatura (la edad promedio son los 12,5 años).

Una vez las adolescentes tienen la menstruación, suelen crecer en torno a 1 o 2 pulgadas más (de 2,5 a 5 cm), alcanzando su estatura adulta final cuando tienen 14 o 15 años de edad (dependiendo de la edad en que iniciaran la pubertad).

Los niños empiezan a presentar los primeros cambios físicos de la pubertad cuando tienen entre 10 y 16 años de edad, y tienden a crecer más deprisa entre los 12 y los 15 años. En los niños, el estirón ocurre, como promedio, unos 2 años después que en las niñas. Cuando cumplen 16 años, la mayoría de los niños ya han dejado de crecer, pero sus músculos se seguirán desarrollando.

Otros cambios propios de la pubertad en los chicos son los siguientes:

  • El pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • Aparece el vello púbico, seguido de vello axilar y facial.
  • La voz se les oscurece o vuelve más grave y a veces puede quebrárseles la voz.
  • La nuez, o cartílago de la laringe, les aumenta de tamaño.
  • Sus testículos empiezan a fabricar esperma.

En la consulta del médico

A pesar de todos los datos recogidos en las gráficas de crecimiento, es difícil definir estaturas y pesos "normales" para cada edad. Por ejemplo, los padres bajos tienden a tener hijos bajos, mientras que los padres altos tienden a tener hijos altos.

Tal vez le preocupe que su hijo no sea tan alto como otros niños de su edad. Pero la pregunta más importante a responder es si su hijo sigue o no creciendo a un ritmo normal. Si el médico de su hijo detecta un problema, como que un ritmo de crecimiento que hasta ahora había sido normal se ha hecho más lento, es posible que haga un atento registro de su crecimiento a lo largo de varios meses para saber si su patrón de crecimiento sugiere la presencia de un problema de salud o solo se trata de una variación dentro de la normalidad.

Si el médico constara que su hijo está creciendo o desarrollándose demasiado despacio, es posible que pidiera pruebas para evaluar afecciones médicas como el hipotiroidismo, deficiencia de la hormona del crecimiento u otros problemas que pueden afectar al crecimiento.

Si hay algo que le preocupa sobre el crecimiento o el desarrollo de su hijo, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2019