[Ir al contenido]

Cómo se curan las fracturas de huesos


Los huesos rotos tienen una capacidad asombrosa para curarse, sobre todo en los niños. A las pocas semanas de una fractura (la forma médica de llamar a la rotura de un hueso), se forma nuevo tejido óseo, aunque la curación completa puede llevar más tiempo.

¿Qué ocurre cuando se cura una fractura?

La curación de un hueso consta de tres etapas: etapa inflamatoria, etapa de reparación y etapa de remodelación.

La etapa inflamatoria

Cuando un hueso se fractura, el cuerpo envía señales para que unas células especiales acudan a la zona lesionada. Algunas de estas células especiales hacen que la zona se inflame (se enrojezca, se hinche y duela). Esto indica al cuerpo que deje de utilizar esa parte del cuerpo para que se pueda curar.

Otras células que acuden a la zona lesionada durante esta etapa forman un hematoma (coágulo de sangre) alrededor del hueso roto.Este es el primer puente que se forma entre los fragmentos del hueso roto.

La etapa de reparación

Esta etapa se inicia en torno a una semana después de la lesión. Un callo blando (un tipo de hueso blando) sustituye al coágulo de sangre formado en la etapa inflamatoria. El callo mantiene el hueso unido, pero no es lo bastante resistente como para poder utilizar la parte del cuerpo fracturada.

Durante las siguientes semanas, el callo blando se endurece. En el transcurso de dos a seis semanas, este callo duro es lo bastante resistente como para poder utilizar la parte fracturada.

La etapa de remodelación

La etapa de remodelación se inicia unas seis semanas después de la lesión. En esta etapa, el callo duro es sustituido por hueso normal. Si le enseñaran una radiografía del hueso en proceso de curación, su contorno se vería irregular. Pero a lo largo de los meses siguientes, el hueso se remodela y recobra el mismo aspecto que tenía antes de la lesión.

¿Cómo ayudan las escayolas y las férulas a curar fracturas?

Las escayolas y las férulas inmovilizan los huesos rotos mientras se curan. Al cabo de unas seis semanas, se ha formado nuevo tejido óseo duro y la escayola o la férula se suele poder retirar.

¿Qué puede afectar a la curación de una fractura?

Un hueso puede no curarse tan bien como debiera si alguien:

  • sufre una fractura grave
  • tiene lesiones en los músculos, la piel y los nervios de la zona de la fractura
  • tiene una deficiencia de vitaminas
  • tiene una afección médica, como la osteoporosis, la osteogénesis imperfecta, la diabetes o la anemia.
  • toma determinados medicamentos (como los corticosteroides)
  • bebe alcohol
  • fuma tabaco

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Para ayudar a su hijo a recuperarse de una fractura ósea, asegúrese de que:

  • sigue una dieta saludable que contenga abundante calcio y vitamina D
  • cuida bien de su escayola o férula
  • sigue las instrucciones del profesional de la salud de hacer reposo y/o ejercicios físico
  • va a todas las visitas de seguimiento

De cara al futuro

Las fracturas son lesiones frecuentes en la infancia, que se pueden tratar. La mayoría de ellas se curan bien, y los niños pueden retomar todas las actividades con las que disfrutaban antes de la fractura.

Fecha de revisión: mayo de 2018