[Ir al contenido]

Cambiarle los pañales al bebé


Los padres de un recién nacido pasan mucho tiempo cambiando pañales. De hecho, los bebés pueden usar diez o más pañales por día.

Al principio, cambiar un pañal puede parecer complicado. Pero con un poco de práctica, verá que mantener al bebé limpio y seco es sencillo.

Preparación

Antes de empezar, reúna algunos elementos:

  • un pañal
  • sujetadores (si está usando pañales de tela)
  • un recipiente con agua tibia y algodón (para los bebés con piel sensible) o un paño limpio o toallitas de limpieza para bebé
  • ungüento para la zona del pañal o vaselina (para prevenir y tratar las erupciones)
  • un cambiador o un pañal de tela para colocar debajo del bebé

Asegúrese de tener todos los elementos a su alcance. Nunca debe dejar a un bebé sin supervisión; ni siquiera por un segundo. Incluso los recién nacidos pueden sorprender a sus padres con su capacidad de rodar.

Limpieza

Con el paño húmedo, el algodón o las toallitas para bebés, limpie suavemente al bebé de adelante hacia atrás (nunca lo haga de atrás hacia adelante, en especial en el caso de las niñas, porque podría esparcir bacterias que pueden causar infecciones en el tracto urinario). Tal vez tenga que levantar las piernas del bebé sujetándolo de los tobillos para poder limpiarlo por debajo. No olvide los pliegues de los muslos y las nalgas.

Mientras cambie a un varón, coloque un pañal limpio sobre el pene porque la exposición al aire con frecuencia los hace orinar (sobre usted, las paredes o cualquier otra cosa que se encuentre a su alcance).

Una vez que haya terminado de limpiarlo, seque al bebé con un paño limpio y colóquele ungüento para la zona del pañal.

Pañales desechables

Si está usando pañales desechables:

  • Abra el pañal y deslícelo debajo del bebé mientras le levanta suavemente las piernas y los pies. La parte posterior, que tiene las tiras adhesivas, debe quedar a la altura del ombligo del bebé.
  • Lleve la parte delantera del pañal hacia arriba, entre las piernas del bebé y hacia el ombligo.
  • Rodee el cuerpo del bebé con las tiras adhesivas y péguelas bien ajustadas. Tenga cuidado de no pegar las tiras sobre la piel del bebé.

A continuación, encontrará algunos consejos más:

  • Debe vaciar la basura regularmente (una vez al día) si usa pañales desechables. De esta manera, previene el mal olor y el crecimiento de bacterias.
  • Si ve marcas alrededor de las piernas y la cintura del bebé, el pañal está demasiado ajustado. No lo ajuste tanto la próxima vez. Si esto no resuelve el problema, es posible que su bebé necesite un pañal más grande.
  • Si aparece una erupción en la piel en los bordes del pañal en las piernas y la cintura, cambie la marca de pañal. A veces, los bebés se vuelven sensibles a ciertas marcas de pañales.
  • Si está cambiando a un varón, coloque el pene hacia abajo antes de ajustarle el pañal. De esta manera, ayudará a prevenir filtraciones por encima de la cintura.
  • Si a su bebé todavía no se le cayó el cordón umbilical, doble la parte de la cintura del pañal hacia abajo para mantener la zona seca. Una vez que se le haya caído el cordón umbilical, continúe haciendo esto durante unos días para prevenir la irritación.
  • Lávese siempre las manos después de cambiarle el pañal a su bebé para prevenir el contagio de gérmenes.

Pañales de tela

La mayoría de los padres escogen los pañales desechables por su comodidad. Pero algunos padres optan por los pañales de tela, que son más económicos (si los lava usted mismo). Algunas personas creen que los pañales de tela son más ecológicos, pero existen cierta controversia sobre si esto es cierto o no.

Los pañales de tela vienen en muchas formas y tamaños. Los pañales de tela tradicionales vienen doblados o en cuadrados y es necesario abrocharlos. Los modelos más modernos vienen con una forma similar a la de los pañales desechables y tienen cierres de velcro o broches a presión. Otros accesorios para los pañales de tela incluyen los revestimientos (algunos de ellos se pueden enjuagar), pañales extra absorbentes para ofrecer mayor protección durante la noche y cubiertas para pañales que ayudan a prevenir las filtraciones.

Si usa pañales de tela tradicionales, existen varias maneras de colocarlos. Una de las más comunes es el pliegue triangular:

  • Doble el cuadrado por la mitad para formar un triángulo. (En el caso de los recién nacidos o los bebés pequeños, es posible que deba doblar la parte más larga del triángulo unas pocas pulgadas para que le quede mejor a su bebé).
  • Coloque al bebé sobre el pañal levantándole suavemente las piernas y los pies, y deslizando el pañal debajo del niño. La parte más larga del triángulo debe quedar debajo de la espalda del bebé, con la esquina opuesta apuntando hacia los pies.
  • Lleve la parte delantera del pañal hacia arriba, entre las piernas del bebé y hacia el ombligo.
  • Con uno de los laterales, rodee el cuerpo del niño y cubra la parte central.
  • Haga lo mismo con el otro lateral y cubra las dos partes anteriores. Sujete todas las partes con un alfiler con gancho.

Otro método es el pliegue rectangular, que es similar al de los pañales desechables:

  • Doble el pañal para formar un rectángulo. Algunos padres agregan un doblez al pañal para que haya más tela cubriendo la zona de mayor humedad (en la parte delantera en los niños y en la parte inferior en las niñas).
  • Coloque el pañal debajo del bebé, con los lados más largos en la misma dirección que el bebé.
  • Lleve la parte inferior del pañal hacia el ombligo del bebé.
  • Rodee el cuerpo del bebé con uno de los laterales y sujételo con un alfiler con gancho. Después haga lo mismo con el otro lateral.

He aquí algunos consejos para tener en cuenta si usa pañales de tela:

  • Si usa pañales que se deben sujetar con un alfiler con gancho, use los que sean bien grandes, con cabezas de seguridad (ganchos) de plástico. Para evitar pinchar al bebé, coloque una mano entre el alfiler y la piel del bebé. Si no se siente tranquilo usando un alfiler con gancho, puede usar cinta para pañales.
  • Los pañales húmedos se pueden colocar directamente en un cubo para los pañales, pero los pañales con materia fecal se deben vaciar primero en el inodoro (en especial si su bebé se alimenta con fórmula o alimentos sólidos). Algunas personas enjuagan los pañales antes de lavarlos. Tal vez desee rociar los pañales con agua y bicarbonato de sodio para controlar los olores.
  • Si lava los pañales usted mismo, sepárelos del resto de las prendas para lavar y use un detergente suave e hipoalergénico o recomendado para la ropa de bebés. No use suavizantes ni productos antiestáticos porque pueden provocar un sarpullido (erupción) en la piel sensible de los bebés. Use agua caliente y enjuague dos veces cada carga de lavado.
  • Lávese siempre las manos después de cambiarle el pañal a su bebé para prevenir el contagio de gérmenes.

Prevención de la dermatitis del pañal

Es común que los bebés tengan un poco de dermatitis del pañal. Pero si la erupción es frecuente, dura más de 2 o 3 días, o empeora, llame al profesional del cuidado de la salud. Informe al profesional si su bebé tiene fiebre junto con la erupción o si la erupción parece causar dolor, es de color rojo intenso o tiene ampollas.

Para prevenir y ayudar a curar la dermatitis del pañal, tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • Cambie los pañales con frecuencia e inmediatamente después de que el bebé mueva el vientre. Limpie la zona suavemente. Si frota la zona o la limpia enérgicamente, puede irritar aún más la erupción.
  • Use un ungüento para la zona del pañal para prevenir y curar los sarpullidos. Busque uno que tenga óxido de zinc, que actúa como barrera contra la humedad. El ungüento A&D también alivia el dolor en las erupciones leves.
  • Deje que su bebé esté parte del día sin pañal, colocándolo sobre algunos paños. (Si tiene un niño, coloque un pañal de tela sobre el pene cuando el niño esté boca arriba para que no lo moje).
  • Si usa pañales de tela, lávelos con detergentes sin pigmentos ni fragancias y evite secarlos con hojas para secadora con fragancia.

Una vez que domine estos aspectos básicos, se convertirá en un profesional del cambio de pañales.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: junio de 2017