[Ir al contenido]

Los medicamentos para la diabetes


Ya sea que su hijo se inyecte insulina o tome píldoras por boca, o ambos a la vez, es importante que respete el plan de tratamiento de su diabetes establecido por el equipo de tratamiento para evitar problemas y reducir la posibilidad de efectos secundarios.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona que le permite al azúcar o a la glucosa entrar en las células del cuerpo para que se usen como fuente de energía. Todas las personas con diabetes tipo 1, y muchas con diabetes tipo 2, necesitan tomar insulina todos los días.

El objetivo general del tratamiento con insulina (y otros medicamentos para la diabetes) es administrarle a la persona con diabetes la cantidad de insulina más cercana posible a la necesaria a lo largo del día. Así, las concentraciones de azúcar en sangre pueden mantenerse a niveles cercanos a los normales y de esta manera evitar problemas a corto y largo plazo.

Los planes de tratamiento se diseñan teniendo en cuenta la cantidad de insulina generada normalmente por el páncreas a lo largo del día en una persona con diabetes. En general, esto significa proporcionar una cantidad lo más constante posible de insulina para controlar las concentraciones de azúcar en sangre entre las comidas y por la noche, junto con dosis de insulina de acción rápida o prolongada para controlar los aumentos rápidos de azúcar en sangre que ocurren durante las comidas.

Los tipos de insulina utilizados y la cantidad administrada cada día variará según el plan de control de la diabetes de su hijo. Algunos planes incluyen dos inyecciones diarias, mientras otros establecen varias más o incluso el uso de una bomba de insulina para mantener las concentraciones de azúcar en sangre bajo control.

El equipo de tratamiento de la diabetes lo ayudará a encontrar el mejor tratamiento para su hijo.

Tipos de insulina

Existen varios tipos de insulina. La diferencia entre ellas se debe a:

  • el tiempo que llevan surtir efecto
  • en qué momento tienen más efecto para reducir la concentración de azúcar en sangre
  • cuánto dura el efecto

A continuación, podrá encontrar una lista de los distintos tipos de insulina y qué efecto surten después de tomarlos. Recuerde que el momento en el cual comenzará a surtir efecto la insulina, cuándo tendrá su mayor efecto y cuánto durará el efecto variará de una persona a otra y de un día al otro ya que el cuerpo cambia la manera de manipular y responder a la insulina. Por eso es importante controlar las concentraciones de azúcar en sangre frecuentemente.

Insulina de acción rápida

Cuándo comienza a surtir efecto: 10-15 minutos
Cuándo surte el mayor efecto: 30-90 minutos
Cuánto dura el efecto: 4 horas
Cómo funciona: Este tipo de insulina se utiliza para ayudar al cuerpo a procesar la glucosa absorbida durante las comidas. Para obtener mejores resultados, hay que tomarlo inmediatamente antes o varios minutos antes de las comidas. Tiene un aspecto transparente y se la puede mezclar en la misma jeringa con una insulina de acción intermedia.

Insulina de corta duración

Cuándo comienza a surtir efecto: 30-60 minutos
Cuándo surte el mayor efecto: 2-4 horas
Cuánto dura el efecto: 6-9 horas
Cómo funciona: Este tipo de insulina se utiliza para ayudar al cuerpo a procesar la glucosa absorbida durante una comida, pero dura más que la insulina de acción rápida. Se debe tomar 30 minutos antes de comer. Tiene un aspecto transparente y se puede mezclar en la misma jeringa con insulina de acción intermedia.

Insulina de acción intermedia

Cuándo comienza a surtir efecto: 1-4 horas
Cuándo surte el mayor efecto: 3-14 horas
Cuánto dura el efecto: 10-24 horas
Cómo funciona: Este tipo de insulina controla la glucosa entre comidas y durante la noche. Tiene un aspecto turbio y se puede mezclar en la misma jeringa con insulina de acción rápida y de corta duración.

Insulina de acción prolongada

Cuándo comienza a surtir efecto: 1-2 horas
Cuándo surte el mayor efecto: No tiene un momento de mayor efecto
Cuánto dura el efecto: 18-24 horas
Cómo funciona: Este tipo de insulina controla la glucosa entre comidas y durante la noche. Tiene un aspecto transparente o turbio y no se puede mezclar en la misma jeringa con otras insulinas.

Reacciones a la insulina

No se puede interrumpir el efecto de la insulina una vez que se inyecta. Surtirá efecto sin importar lo que se haga. Por lo tanto, es importante establecer las cantidades adecuadas de insulina y los momentos adecuados para inyectarla según las necesidades del cuerpo a lo largo del día y la noche. Seguir un plan alimenticio diario y hacer ejercicio físico regularmente le hará más fácil a su hijo lograr un buen control de la diabetes.

A pesar del gran apoyo de los padres, los cuidadores, los profesionales del cuidado de la salud y hasta el esfuerzo de los mismos niños, las concentraciones de azúcar en sangre no se pueden controlar perfectamente. En todos los niños con diabetes, habrá momentos en los que la cantidad de insulina administrada será demasiada o muy poca con respecto a lo que el cuerpo necesita y las concentraciones de azúcar en sangre muy elevadas o muy bajas.

Uno de los problemas más comunes que tiene la gente que toma insulina es una concentración de azúcar en sangre baja, o "hipoglucemia". Si bien la hipoglucemia puede afectar en cualquier momento a una persona que toma insulina, es más probable que suceda bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, si una persona come menos de lo usual o hace más ejercicio de lo habitual.

La hipoglucemia ocurre con más frecuencia en las primeras semanas o meses posteriores al diagnóstico de la diabetes tipo 1. Durante este período de tiempo, a veces llamado "luna de miel", el páncreas del niño puede recuperar de manera temporal su capacidad para fabricar insulina. Si la dosis de insulina no se reduce de manera adecuada, la combinación de la insulina producida por el niño y la inyectada podría ser demasiada para el organismo, disminuyendo mucho la concentración de azúcar en sangre.

En algunos niños con diabetes, la inyección continua de insulina puede causar un engrosamiento o abultamiento del tejido adiposo (grasa) debajo de la piel, también llamado "lipodistrofia" (o lipohipertrofia). Esto es más probable que ocurra si las inyecciones se hacen en el mismo lugar una y otra vez en vez de cambiar la zona, como se recomienda. Usualmente este es un problema simplemente cosmético. Pero en ciertos casos, la insulina inyectada en zonas de la piel con lipodistrofia puede no absorberse en el torrente sanguíneo (sangre) de la manera que debería. Esto puede hacer que la insulina tome más tiempo en surtir efecto.

Consejos para el uso de insulina

Si la insulina se tomara por boca, los ácidos y los jugos digestivos en el estómago y los intestinos la descompondrían y la destruirían. Por lo tanto, la insulina no se puede tomar como píldora. Por el momento, la única manera de administrar insulina es por medio de una inyección usando una aguja o una bomba de insulina.

Antes de aplicar la inyección de insulina, siempre lea la etiqueta de la ampolla para comprobar que le está dando el tipo de insulina adecuada y que la fecha de vencimiento no haya caducado. Además, debe inspeccionar el contenido de la ampolla para ver si hubo algún cambio en la insulina; por ejemplo, si la insulina parece tener partículas o cristales flotando.

A continuación, encontrará pautas a seguir para el almacenamiento de ampollas de insulina (verifique las instrucciones del fabricante para las insulinas en forma de lápiz).

  • Las ampollas de insulina que todavía no se hayan abierto deben almacenarse en el refrigerador. Descarte la insulina que se haya congelado o cuya fecha de vencimiento haya caducado.
  • Las ampollas que estén abiertas se pueden almacenar en el refrigerador o mantenerse a temperatura ambiente.
  • Tenga cuidado de no dejar recalentar la ampolla bajo el rayo del sol o dentro de un automóvil caliente en un día soleado de verano. En los viajes, o al hacer actividades al aire libre, guarde la insulina de la misma manera que guardaría comida perecedera (pero no la congele).
  • Dependiendo del tipo de insulina, las ampollas deben descartarse entre 4 y 6 semanas después de haberse abierto (lea las instrucciones del fabricante) sea que hayan estado en el refrigerador o no.

Cuando tenga dudas, llame al equipo de tratamiento de la diabetes o a su farmacéutico para pedir consejos.

Píldoras y tabletas para tratar la diabetes

Para algunos niños y adolescentes con diabetes tipo 2, tomar píldoras o tabletas (medicamentos por boca) es algo muy importante para mantener la concentración de azúcar en sangre bajo control.

Estos medicamentos para la diabetes, junto con una dieta saludable y ejercicio físico regular, pueden ayudar al cuerpo a fabricar más insulina o a utilizar la insulina de una manera más efectiva. (Estos medicamentos no son efectivos para las personas con diabetes tipo 1 ya que sus cuerpos han perdido la capacidad de fabricar insulina).

Las concentraciones de azúcar en sangre de los pacientes con diabetes 2 a veces se pueden controlar con píldoras (junto con una dieta y ejercicio físico). Estas píldoras ayudan a que la insulina de los niños vuelvan a funcionar normalmente. Pero algunos niños con diabetes tipo 2 también necesitarán insulina para ayudarlos a controlar la concentración de glucosa en sangre.

Las píldoras para la diabetes no son un tipo de insulina. Ayudan a que el cuerpo pueda fabricar más insulina o usarla de una manera más efectiva. Esto ayuda a reducir la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo entre las comidas y durante la noche, lo cual ayuda a mantener bajo control el nivel de azúcar en sangre. Las píldoras para la diabetes también pueden ayudar con la pérdida de peso y a mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos, los cuales tienden a ser anormales en las personas con diabetes tipo 2.

Los efectos secundarios más frecuentes de las píldoras para la diabetes son: pérdida del apetito, cambios en el gusto, dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. La mayoría de estos efectos secundarios son de carácter temporal o desaparecen después de unas pocas semanas de comenzar a tomar el medicamento. El dolor estomacal suele ser menos probable si el medicamento se toma en las comidas.

En los adultos, se puede dar un efecto secundario muy poco frecuente denominado "acidosis láctica". Esta es una afección muy grave que ocurre como consecuencia de la acumulación de ácido láctico en la sangre. La acidosis láctica puede causar síntomas, como respiración rápida, dolor muscular, sudoración y frío en la piel, aliento de olor afrutado, náuseas y vómitos. Estos problemas suelen suceder en personas mayores que tienen otros problemas de salud, además de la diabetes.

No es claro por qué estos efectos secundarios tan poco comunes son riesgosos para niños sanos cuya única afección es la diabetes y toman medicamentos para tratarla. Pero hasta que no se sepa cuál es la razón, se deben seguir las medidas de precaución recomendadas para los adultos. Dado que en los adultos es más probable que la acidosis láctica ocurra cuando la persona está enferma, la toma de píldoras para la diabetes debe interrumpirse cuando su hijo está enfermo o sufre de gripe.

Además, la acidosis láctica se puede desencadenar en las personas que toman píldoras para la diabetes y beben alcohol. Por lo tanto, asegúrese de que su hijo comprenda que la mezcla de alcohol y píldoras para la diabetes puede ser peligrosa.

Si su hijo presenta efectos secundarios mientras toma las píldoras, infórmele al médico o al equipo médico que lleva la diabetes de su hijo.

Glucagón

Los niños y adolescentes con diabetes pueden tener concentraciones de azúcar en sangre muy bajas que podrían producir confusión, convulsiones y hasta la pérdida del conocimiento. En estos casos, necesitan un medicamento llamado "glucagón". El glucagón, una hormona inyectable, aumenta las concentraciones de azúcar en sangre rápidamente (por lo general entre 10 y 15 minutos).

Asegúrese de que los miembros de su familia, el personal de la escuela y otras personas a cargo del cuidado del niño tengan acceso al glucagón y sepan cómo y cuándo inyectarlo. Toda persona responsable de cuidar a su hijo también debe saber cuándo llamar al 911 en caso de emergencias por hipoglucemia.

Tomar medicamentos para la diabetes de la manera recetada es muy importante ya que ayuda tanto a los niños como a los adolescentes a reducir el riesgo de sufrir problemas relacionados con la diabetes. Si tiene preguntas relacionadas con los medicamentos para la diabetes, hable con su médico o el equipo que trata la diabetes de su hijo.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2018