[Ir al contenido]

Coronavirus (COVID-19): Cómo ayudar a los niños con autismo


El brote de coronavirus (COVID-19) está haciendo que padres e hijos se queden en casa y que se separen de los demás, para ayudar a detener la propagación del virus. Ha cambiado muchas de nuestras rutinas diarias. Adaptarse a una nueva rutina es estresante para todo el mundo, pero todavía lo es en mayor medida en los niños con autismo, que tienen más problemas con los cambios.

Encuentre maneras de ayudar a su hijo a entender qué está ocurriendo y qué esperar del día a día. Esto ayudará a su hijo a adaptarse a la nueva situación e, incluso, a dar lo mejor de sí mismo durante esta difícil etapa.

¿Qué le debo explicar a mi hijo sobre el coronavirus?

Los niños con autismo pueden no saber qué es lo que está ocurriendo, o pueden no ser capaces de expresar sus miedos y frustraciones.

Por eso, es importante que hable con su hijo sobre el coronavirus de una forma sencilla y que le resulte fácil de entender. Sea claro, directo y sincero. Por ejemplo, dígale que: "el coronavirus es un germen; puede hacer que la gente enferme; pero podemos hacer cosas para mantenernos sanos".

Luego, explique que muchos niños asisten a la escuela desde sus casas, que algunos padres pueden trabajar desde casa y que algunas actividades y viajes familiares se suspenderán.

Revisen las normas importantes y ayude a su hijo a:

  • Lavarse las manos a fondo y con frecuencia (durante un mínimo de 20 segundos).
  • Tratar de no tocarse la nariz, la boca y los ojos.
  • Apartarse un mínimo de 6 pies (2 metros) con respecto a las personas que no viven con él.
  • Llevar puesta una mascarilla o una cubierta de tela para la cara (tapabocas) en los lugares públicos.

Dele a su hijo tiempo y espacio para que le haga preguntas, pero no le dé más detalles de los que él le pida. Por ejemplo, si su hijo le pregunta sobre gente que está enferma, conteste a sus preguntas. Pero no saque usted el tema sin que venga a cuento.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a entenderlo?

Los niños con autismo pueden necesitar un apoyo adicional para entender qué está ocurriendo a su alrededor, y qué se espera de ellos en algunas situaciones.

Las historias sociales son historias que enseñan a los niños qué ocurre en algunas situaciones, y les explican qué deben hacer en esas situaciones. Muchas historias sociales van acompañadas de dibujos ilustrativos. Use historias sociales, dibujos u otros elementos visuales para ayudar a su hijo a conocer los pasos a seguir para:

  • lavarse las manos, usar una mascarilla y otras formas de mantenerse sano y seguro
  • practicar el distanciamiento social
  • apartarse un mínimo de 6 pies (2 metros) con respecto a las personas que no viven con él.
  • desarrollar nuevas rutinas en casa

Usted sabe cómo su hijo aprende mejor; por lo tanto, use métodos de aprendizaje que le hayan funcionado antes.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a adaptarse?

Las rutinas son reconfortantes para los niños con autismo, de modo que haga cuanto pueda para mantener la máxima cantidad de rutinas posible. Adhiérase a unos horarios regulares para despertarse y acostarse, las comidas y los tentempiés, el tiempo de pantalla y las tareas domésticas. Introduzca en el horario de su hijo nuevas rutinas, incorporando las tareas escolares, los momentos de descanso y el ejercicio físico.

Siempre que sea posible, ayude a su hijo a tener algo de control permitiéndole elegir. Por ejemplo, le puede permitir elegir qué es lo que quiere comer. Cuando haga las tareas escolares, puede permitir que su hijo escoja qué quiere hacer antes y qué después.

Los esquemas visuales y los listados de tareas pueden ayudar a su hijo a saber qué esperar, mientras que los temporizadores y los recordatorios cada 2 minutos le pueden ayudar a pasar de una actividad a la otra.

Disponer de una rutina bien establecida y de unas expectativas claras puede ayudar a su hijo a reducir la ansiedad que puede experimentar cuando las cosas cambian.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a mantener la calma?

Los niños con autismo que se sienten frustrados, preocupados o asustados pueden tener más comportamientos repetitivos (como el aleteo o el balanceo), más rabietas y más comportamientos desafiantes.

Encuentre formas de ayudar a su hijo a expresar sus sentimientos. Para ayudar a su hijo a elaborar sus emociones más intensas, pruebe a:

  • hablar los dos juntos
  • hacer manualidades
  • escribir
  • representar o teatralizar sus miedos
  • para los niños que sean "no verbales", usar dispositivos de comunicación aumentada (o alternativa)

Pruebe también a hacer actividades relajantes, como la respiración profunda, la música o ver los vídeos preferidos de su hijo a lo largo del día. El ejercicio físico puede ayudar a mitigar la ansiedad.

Limite el tiempo que los niños pasan en las redes sociales o mirando noticias que les podrían provocar miedo. Si los niños escuchan o leen algo que los afecta de manera negativa, hable sobre el tema para ayudar a calmar los temores que tengan.

Mientras cuida de su hijo, asegúrese también de hacer descansos para desconectar y cargar pilas.

¿Qué más debería saber?

El profesional de la salud que lleva a su hijo, su profesor o su psicólogo le pueden dar más consejos para ayudar a su hijo durante esta etapa.

Hable con el profesional de la salud que atiende a su hijo si percibe cambios en sus patrones de sueño y de alimentación, o si su hijo parece estar más preocupado o más alterado de lo normal. Podrían ser signos de ansiedad o de depresión.

Para las vistas médicas no urgentes, un profesional de la salud puede atender a su hijo a través de visitas de telesalud; por lo tanto, no tendrán que salir de casa.

Para disponer de más información sobre cómo ayudar a su hijo, visite el sitio web Autism Speaks (solo disponible en inglés) y la herramienta web AFIRM's COVID-19 (solo disponible en inglés).

Fecha de revisión: julio de 2020