[Ir al contenido]

Cifosis congénita


¿Qué es la cifosis congénita?

La cifosis es una curvatura en la espalda de una persona que le da un aspecto arqueado. La palabra "congénita" significa que el niño nace con esta afección.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la cifosis congénita?

La espalda arqueada se puede poder ver desde el nacimiento, como una protuberancia o bulto en la espalda, o bien se puede poner de manifiesto con el paso del tiempo. A veces, esta afección se empieza a percibir cuando el niño empieza a andar.

¿Cuáles son las causas de la cifosis congénita?

La columna vertebral está formada por pequeños huesos, llamados vértebras. Parecen ladrillos apilados y están conectadas entre sí a través de un tipo de tejido elástico llamado "cartílago". En la cifosis congénita, el extremo anterior de una o más de las vértebras de la espalda superior no se desarrolla correctamente. Por lo tanto, cuando las vértebras se apilan una encima de la otra, la columna se curva y hace que la espada se arquee.

¿Quién puede desarrollar una cifosis congénita?

Los médicos no saben por qué algunos niños presentan esta afección.

¿Cómo se diagnostica la cifosis congénita?

Para diagnosticar una cifosis congénita, los médicos:

  • exploran la columna vertebral
  • hacen radiografías para ver la curvatura de sus huesos
  • hacen resonancias magnéticas (RM) para tener imágenes más detalladas de la columna vertebral

¿Cómo se trata la cifosis congénita?

Observación. Si parece que la curvatura de la espalda no va a causar ningún problema, la cifosis puede no requerir ningún tipo de tratamiento. Los niños acudirán a sus revisiones ordinarias para ver si la deformación cambia a medida que van creciendo. En la mayoría de los casos, la cifosis deja de avanzar cuando el niño deja de crecer.

Cirugía. Los médicos pueden recomendar una operación llamada de fusión vertebral en los casos graves que cursan con dolor, dificultades para respirar y/o síntomas neurológicos, como el hormigueo o la debilidad.

¿Qué más debería saber?

Los niños con cifosis congénita también pueden tener problemas renales, cardíacos o intestinales. Por lo tanto, cuando a un niño le diagnostican una cifosis congénita, el médico le mandará pruebas para asegurarse de que el resto de su cuerpo está sano.

Si percibe un bulto, protuberancia o curvatura anormal en el cuello o la espalda de su hijo, llame a su médico para que lo evalúe.

Fecha de revisión: enero de 2019