[Ir al contenido]

Hipotiroidismo congénito


¿Qué es la glándula tiroidea?

La tiroides es una glándula de tamaño reducido ubicada debajo de la piel y de los músculos en la parte anterior del cuello, justo en el lugar donde se pondría una corbata de moño.

Es de color rojo amarronado, con dos mitades, derecha e izquierda (llamadas lóbulos), que se parecen a las alas de una mariposa. Pesa menos de una onza (30 gramos), pero ayuda al cuerpo a hacer muchas cosas importantes, como crecer, regular la energía y el desarrollo sexual.

¿Qué es el hipotiroidismo congénito?

El hipotiroidismo (o una glándula tiroidea menos activa de lo normal) es cuando la glándula tiroidea no fabrica suficiente cantidad de algunas hormonas importantes. Cuando un niño nace con él, se llama hipotiroidismo congénito.

En otros casos, los niños desarrollan el hipotiroidismo más tarde, generalmente a finales de la infancia o en la adolescencia debido a una enfermedad auto-inmunitaria conocida como "tiroiditis de Hashimoto".

¿Cuáles son los signos y los síntomas del hipotiroidismo congénito?

Los signos iniciales del hipotiroidismo congénito en un bebé incluyen los siguientes:

  • ictericia (piel o blanco del ojo de color amarillento)
  • dormir durante más tiempo seguido o más a menudo de lo normal
  • estreñimiento
  • fontanela grande en la cabeza
  • lengua grande e hinchada
  • escaso tono muscular (flacidez)
  • hinchazón alrededor de los ojos
  • crecimiento escaso o lento
  • piel fría y pálida
  • abdomen grande con el ombligo proyectado hacia delante

Si no recibe tratamiento, un niño con hipotiroidismo congénito puede desarrollar discapacidades mentales permanentes. También puede tener poco apetito y problemas para respirar.

¿Cuál es la causa del hipotiroidismo congénito?

La mayoría de los casos de hipotiroidismo congénito ocurren porque la glándula tiroidea no se forma correctamente durante el embarazo. Al nacer, el bebé puede no tener glándula tiroidea o bien tener una glándula pequeña, solo parcialmente desarrollada. No se sabe por qué ocurre, pero en algunos casos es de origen genético.

Es menos frecuente que el bebé cuente con una glándula tiroidea completamente desarrollada, pero que no pueda fabricar cantidades normales de hormona tiroidea. Esto se suele deber a un problema de origen genético. Los hijos de unos padres que ya hayan tenido un hijo con hipotiroidismo congénito tienen 1 probabilidad entre 4 de presentar el mismo problema.

¿Cómo se diagnostica el hipotiroidismo congénito?

Es muy importante diagnosticar y tratar el hipotiroidismo lo antes posible. Por eso, se hacen pruebas tiroideas a todos los bebés en cuanto nacen como parte del cribado del recién nacido.

Se toma una muestra de sangre mediante una punción en el talón del bebé y se determina si presenta:

  • concentraciones bajas de T4 (tiroxina), una hormona fabricada por la glándula tiroidea que ayuda a controlar el metabolismo y el crecimiento.
  • concentraciones altas de TSH (hormona estimulante de la tiroides), fabricada por la hipófisis para estimular la glándula tiroidea para que aumente la fabricación de hormonas tiroideas.

Si los resultados del cribado son anormales, se harán otros análisis de sangre para estar seguros del diagnóstico. A veces los médicos piden otras pruebas de diagnóstico por imagen, como ecografías o escáneres de la glándula tiroidea para obtener más información.

¿Cómo se trata el hipotiroidismo congénito?

Un niño con hipotiroidismo congénito tomará hormona tiroidea para compensar lo que su glándula no puede fabricar. La mayoría de los niños se deben medicar de por vida.

Algunos bebés nacen con un hipotiroidismo que solo es de carácter temporal. Puede estar causado por cosas como un parto prematuro, enfermedad tiroidea en la madre o medicamentos que ha tomado la madre durante el embarazo. Este tipo de hipotiroidismo congénito suele desparecer por sí solo en las primeras semanas de vida del bebé.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Si su hijo tiene hipotiroidismo congénito, es muy importante darle la hormona tiroidea siguiendo las indicaciones de su médico.

Si su hijo es demasiado pequeño para masticar o tragarse una pastilla, tritúrela y mézclela con un poco de agua, leche de fórmula que no contenga soja o leche materna. Asegúrese de que su hijo beba todo el líquido. Algunas pastillas que contienen hormonas tiroideas se disuelven más fácilmente que otras en los líquidos, de modo que hable con el médico de su hijo si tiene problemas para disolver las pastillas.

Algunas leches de fórmula (sobre todo las que contienen soja), algunos medicamentos y algunos suplementos minerales (como los de calcio y los de hierro) pueden impedir que el medicamento tiroideo se absorba correctamente. Hable con el médico de su hijo sobre cómo y cuándo administrarle esos medicamentos o suplementos mientras se medica con la hormona tiroidea.

¿Qué más debería saber?

El médico de su hijo deberá verlo regularmente para estar seguro de que el medicamento que toma está funcionando bien y para ajustar la dosis a mediada que el niño vaya creciendo. Asegúrese de asistir a todas las visitas de seguimiento.

Los niños con hipotiroidismo a veces pueden tener problemas auditivos. Si hay algo que le preocupa relacionado con la audición y el desarrollo del habla de su hijo, hable con su médico.

Revisado por: Anthony W. Gannon, MD
Fecha de revisión: abril de 2018