[Ir al contenido]

La comunicación y su hijo de 6 a 12 años


Cuando los niños entran en la etapa escolar, se vuelven cada vez más independientes, pasando gran parte del día fuera de casa, en el colegio y con sus amigos. Pero hablar con su hijo sigue siendo fundamental para afianzar el vínculo que los une, o sea que compartan ideas, opiniones e información.

Comunicarse con su hijo

Aquí tiene unas pocas propuestas que lo ayudarán a comunicarse con su hijo:

  • Resérvese un tiempo para escuchar a su hijo sobre lo que hace cada día; asegúrese de que él sabe que a usted le interesa mucho lo que le explica y escúchelo atentamente.
  • Recuerde que debe hablar con su hijo, no a su hijo.
  • Hágale preguntas que no se puedan contestar con un "sí" o un "no" para favorecer las conversaciones más elaboradas.
  • Aproveche los ratos muertos que pasen cuando viajen en coche o cuando esperen en las colas de los comercios para hablar con su hijo.
  • Resérvese tiempo también para asistir a celebraciones escolares o deportivas, jugar con su hijo y hablar con él sobre temas de actualidad.
  • Anime a su hijo a leer libros y relatos que estén un poco por encima de su nivel de competencia.

Vocabulario y pautas de comunicación

A medida que los niños vayan progresando en la escuela, su nivel de comprensión y de uso del lenguaje se volverá más elaborado. Generalmente, los niños entienden más palabras y más conceptos que los que expresan. Su hijo debería poderse implicar en un discurso narrativo y compartir ideas y opiniones, usando un habla claramente comprensible.

¿Cuándo deberíamos pedir ayuda?

Debería comunicarse con regularidad con el maestro de su hijo sobre sus habilidades lingüísticas y sus avances en este campo. Los niños con problemas en el uso y la comprensión del lenguaje corren el riesgo de tener dificultades académicas.

Un niño con un problema de comunicación específico, como una tartamudez persistente o un sigmatismo, se debe derivar al logopeda (patólogo del habla y del lenguaje) de su centro de estudios (un experto que evalúa y trata los trastornos del habla y del lenguaje). Si este es el caso de su hijo, manténgase en contacto con el terapeuta sobre los objetivos del tratamiento, las actividades que deben practicar en casa y los avances de su hijo.

Si el maestro de su hijo sospecha que podría tener un problema de aprendizaje basado en el lenguaje, le harán una evaluación a fondo. Esta puede incluir una prueba de audición, una evaluación psicopedagógica (con pruebas estandarizadas para evaluar el estilo de aprendizaje y los procesos cognitivos de su hijo), así como una evaluación logopédica.

Entre los problemas de comunicación propios de estas edades, se incluyen los siguientes:

  • problemas auditivos
  • problemas de atención o dificultades para seguir instrucciones en clase
  • problemas para retener información
  • escasa adquisición de vocabulario
  • dificultades en la gramática y la sintaxis
  • dificultades para organizar el lenguaje expresivo o el discurso narrativo
  • bajo rendimiento académico por problemas relacionados con la lectura y la escritura
  • habla poco clara
  • tartamudez o sigmatismo (ceceo) duraderos

Anomalías en la calidad de la voz, como voz forzada, o voz ronca (que pueden requerir una evaluación médica por parte de un otorrinolaringólogo, un médico especializado en la nariz, la garganta y el oído).

Profesionales de la medicina, como logopedas, terapeutas y el médico de su hijo lo pueden ayudar a superar sus problemas de comunicación.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: junio de 2019