[Ir al contenido]

Quemaduras


¿Cuáles son las causas más frecuentes de las quemaduras?

El primer paso para evitar que se quemen los niños consiste en saber cómo ocurren las quemaduras más frecuentes:

  • Quemaduras térmicas: este tipo de quemaduras aumentan la temperatura de la piel y del tejido subyacente. Las quemaduras térmicas ocurren debido al vapor, el agua de una bañera demasiado caliente, tazas de café volcadas, alimentos que queman, líquidos de cocción, etc.
  • Quemaduras por radiación: ocurren por la exposición a los rayos ultravioleta del sol (las quemaduras solares se deben a que la piel no está bien protegida del sol) o por radiaciones, como las que ocurren en las radiografías.
  • Quemaduras químicas: ocurren al tragar ácidos fuertes (como líquido para destapar cañerías o pilas de botón) o al derramar productos químicos (como la lejía) sobre la piel o los ojos.
  • Quemaduras eléctricas: ocurren cuando se entra en contacto con la corriente eléctrica y las pueden causar conductas como morder cables eléctricos o meter dedos u objetos en enchufes, etc.

Tipos de quemaduras

Saber qué tipo de quemadura se ha hecho un niño puede ayudar a administrarle medidas de primeros auxilios. Todas las quemaduras se deben tratar rápidamente para bajar la temperatura del área quemada y reducir las lesiones en la piel y el tejido subyacente (si la quemadura es grave).

Quemaduras de primer grado (superficiales)

Las quemaduras superficiales son el tipo más leve de quemadura. Solo afectan a la capa más externa de la piel.

  • Signos y síntomas: estas quemaduras causan enrojecimiento, dolor y ligera hinchazón. La piel está seca y sin ampollas.
  • Tiempo de curación: de unos 3 a 6 días; la capa de piel superficial que se forma sobre la quemadura se puede desprender en el transcurso de uno o dos días.

Quemaduras de segundo grado (o de espesor parcial)

Estas quemaduras son más graves y afectan a la capa más externa de la piel y a parte de la capa que hay debajo de ella.

  • Signos y síntomas: el área quemada está roja, contiene ampollas y se puede hinchar y doler. A veces, las ampollas revientan y el área está húmeda y es de un color entre rosa vivo y rojo cereza.
  • Tiempo de curación: varía en función de la gravedad de la quemadura. Puede ser hasta de 3 semanas o más.

Quemaduras de espesor total

Estas quemaduras (también llamadas quemaduras de tercer o de cuarto grado) son el tipo más grave de quemadura. Afectan a todas las capas de la piel y a las terminaciones nerviosas que contiene, y pueden dañar el tejido subyacente.

  • Signos y síntomas: la superficie parece seca y puede tener un aspecto de cera, cuero curtido, marrón o carbonizado. Es posible que haya poco o ningún dolor o que la zona esté insensible al principio por los daños que afectan a los nervios.
  • Tiempo de curación: depende de la gravedad de la quemadura. La mayoría de estas quemaduras se tienen que tratar con injertos de piel; para ello, se extrae piel sana de otra parte del cuerpo y se coloca sobre la quemadura en una operación para favorecer la curación del área quemada.

¿Qué deben hacer los padres ante una quemadura?

Consiga asistencia médica de inmediato cuando:

  • Le parezca que la quemadura de su hijo no es superficial.
  • El área quemada sea grande (2–3 pulgadas de ancho, o 5-8 cm), incluso aunque parezca ser una quemadura sin importancia. En cualquier quemadura que parezca abarcar a una parte considerable del cuerpo, pida ayuda médica. No utilice compresas mojadas ni hielo porque podrían bajar la temperatura corporal del niño. En vez de eso, cubra el área con un paño o toalla limpios y suaves.
  • La quemadura haya sido provocada por el fuego, un cable eléctrico, un enchufe o productos químicos.
  • La quemadura afecte a la cara, el cuero cabelludo, las manos, los genitales o la piel que recubre una articulación.
  • La quemadura parezca estar infectada (haya hinchazón, pus, enrojecimiento que va en aumento o vetas rojas en la piel cerca de la herida).

Ante una quemadura superficial:

  • Aparte al niño de la fuente de calor y quítele inmediatamente la ropa del área quemada.
  • Deje correr agua fresca (no fría) sobre el área quemada (si no dispone de agua, puede utilizar cualquier líquido bebible frío) o aplique una compresa fría y limpia sobre la quemadura durante 3 a 5 minutos (no aplique hielo, porque puede dañar la piel todavía más).
  • No aplique mantequilla, grasa, talco ni cualquier otro remedio “popular” sobre la quemadura, ya que estos productos pueden hacer que la quemadura se vuelva todavía más profunda y aumentar el riesgo de infección.
  • Aplique gel o pomada de aloe sobre al área afectada. Esto puede hacerse varias veces a lo largo del día.
  • Dé a su hijo paracetamol o ibuprofeno para el dolor. Siga las indicaciones del prospecto o del envase sobre cuánta cantidad debe usar y con qué frecuencia.
  • Mantenga limpia el área afectada. Puede protegerla con una gasa o vendaje estériles durante las siguientes 24 horas. Pero no use vendajes adhesivos con niños muy pequeños, porque suponen un riesgo de asfixia por aspiración si se sueltan.

Ante una quemadura de espesor parcial o total:

Llame y pida asistencia médica de urgencias. Luego, siga estos pasos hasta que llegue la ayuda:

  • Mantenga al niño acostado y con el área quemada en alto.
  • Siga las indicaciones para las quemaduras de primer grado.
  • Extraiga todas las joyas y la ropa que haya alrededor de la quemadura (por si el área lesionada se hinchara), salvo la ropa que se esté pegada a la piel. Si le cuesta mucho quitarle la ropa, puede tener que cortarla o esperar a que llegue la ayuda médica.
  • No reviente ninguna ampolla.
  • Aplique agua fresca sobre el área durante al menos 3 a 5 minutos y después cúbrala con un paño o sábana limpios y secos hasta que llegue la ayuda.

Ante una quemadura eléctrica o química:

  • Asegúrese de que el niño no está en contacto con la fuente de electricidad antes de tocarlo, o usted también podría recibir una descarga eléctrica.
  • En las quemaduras químicas, lave la zona con abundante agua corriente durante 5 minutos o más. Si el área quemada es grande, utilice una bañera, ducha, cubos de agua o una manguera.
  • No le quite al niño ninguna prenda de ropa antes de haber empezado a lavar la quemadura con agua corriente. Luego, mientras la siga lavando, empiece a extraer la ropa del área quemada.
  • Si el área quemada por un producto químico es pequeña, lávela con agua corriente durante otros 10 a 20 minutos, aplique una gasa o vendaje estériles y llame al médico.
  • Las quemaduras químicas en la boca y los ojos deben ser evaluadas inmediatamente por un médico después de haberlas lavado a fondo con abundante agua corriente.

Las quemaduras químicas o eléctricas no siempre son visibles, pero pueden ser graves por los posibles daños a órganos internos. Los síntomas pueden variar, en función del tipo y gravedad de la quemadura y de su causa.

Si cree que su hijo se puede haber tragado un producto químico o un objeto que podría ser nocivo (por ejemplo, una pila de botón), llame primero al centro de control toxicológico al (800) 222-1222. Luego, llame al teléfono de emergencias (911) para pedir asistencia médica urgente.

Es útil saber qué producto químico se ha tragado el niño o a cuál se ha expuesto. Puede ser recomendable llevarse el producto o su envase al hospital.

Tenga el número del centro de control toxicológico, (800) 222-1222, en un lugar de fácil acceso, como la puerta de la nevera.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: agosto de 2019