[Ir al contenido]

Lesiones del plexo braquial en los recién nacidos


¿Qué son las lesiones del plexo braquial?

Las lesiones del plexo braquial afectan a la red de nervios que proporciona la sensibilidad y el control de los músculos del hombro, el brazo, el antebrazo, la mano y los dedos.

En los recién nacidos, estas lesiones pueden aparecer si ocurre lo siguiente:

  • el parto es complicado porque el niño viene de nalgas
  • la madre tiene un trabajo de parto muy extenso
  • los hombros del bebé son demasiado anchos como para pasar por el canal de parto

Existen diferentes tipos de lesiones del plexo braquial. Según el lugar del nervio donde ocurran, estas lesiones a veces reciben el nombre de parálisis del plexo braquial neonatal o parálisis de Erb.

Las lesiones del plexo braquial también pueden ocurrir durante los deportes (como el fútbol) o por un accidente, si se empuja la cabeza con fuerza hacia abajo o los costados.

¿Qué ocurre en una lesión del plexo braquial?

Durante el parto, puede ocurrir una lesión del plexo braquial si el cuello del bebé se estira hacia un lado.

La red de nervios del plexo braquial comienza con las raíces nerviosas de la médula espinal  en el cuello y llega hasta la axila. Desde allí, los nervios se ramifican y continúan a lo largo del brazo, la mano y los dedos.

Cuando una fuerza aumenta el ángulo entre el cuello y los hombros, los nervios del plexo braquial pueden estirarse o desgarrarse. La lesión también puede arrancar las raíces nerviosas del plexo braquial de la médula espinal. Los nervios dañados pierden un poco de sensibilidad y hacen que los movimientos de los músculos sean débiles.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una lesión del plexo braquial?

Los signos de una lesión del plexo braquial suelen incluir los siguientes:

  • falta de movimiento parcial o total
  • agarre debilitado
  • adormecimiento
  • una posición extraña (el brazo puede doblarse hacia adentro o colgar fláccido)

¿Cómo se diagnostican las lesiones del plexo braquial?

Las lesiones del plexo braquial neonatal son un tipo de lesión común durante el parto (2 a 3 de cada 1.000 nacimientos). Sin embargo, identificarlas en los recién nacidos puede ser difícil. Los médicos revisarán el brazo afectado para ver si hay parálisis o adormecimiento y verificar la posición y la fuerza del agarre. También comprobarán el reflejo de Moro del bebé (respuesta a un sobresalto). Esto es lo que ocurre cuando un bebé estira los brazos y las piernas, y luego los flexiona cuando se asusta.

En general, los estudios y tratamientos son supervisados por un especialista en el tratamiento de bebés con estas lesiones. El especialista podría solicitar:

  • radiografías
  • estudios de conducción nerviosa y electromiogramas para comprobar la función del nervio y el músculo
  • tomografía computada
  • resonancia magnética 

¿Cómo se tratan las lesiones del plexo braquial?

La mayoría de los bebés con una lesión del plexo braquial recuperan tanto el movimiento como la sensibilidad del brazo afectado. En los casos leves, esto puede ocurrir sin que haga falta ningún tratamiento.

Otros bebés tal vez necesiten hacer terapia física todos los días. Un fisioterapeuta les enseñará ejercicios para que los padres hagan en su hogar y ayuden al bebé a mejorar. También pueden ser útiles las técnicas de masaje.

En el caso de lesiones más graves, el cuidado del niño estará a cargo de un equipo de especialistas de las siguientes áreas:

  • neurología
  • neurocirugía
  • cirugía ortopédica
  • rehabilitación y medicina física
  • terapia ocupacional
  • terapia física

Si el dolor, la debilidad o el adormecimiento continúan, con frecuencia puede ser útil realizar una cirugía. Los tratamientos con cirugía incluyen los siguientes:

  • Injertos de nervios: Se utiliza un nervio de otra parte del cuerpo (como una costilla o la parte posterior del pie) para reparar el nervio braquial. Una red de nervios de un donante de órganos o una guía de crecimiento de nervios fabricada también pueden favorecer el crecimiento del nervio.
  • Transferencia de nervios: Un nervio sano de la zona o algunas de sus fibras restablecen las conexiones nerviosas dañadas.
  • Transferencia de músculo: Se reemplaza el músculo paralizado del brazo por otro músculo, en general del muslo del niño.
  • Transferencia de tendones: Se mueven los tendones de músculos sanos cercanos al hombro para incrementar el movimiento y el control del brazo.

De cara al futuro

Después de la cirugía, la nueva función nerviosa puede tardar 8 meses o más en aparecer. Las mejoras en la fuerza, el rango de movimiento y el control pueden continuar hasta durante 18 meses o más después de la cirugía.

Es importante diagnosticar y tratar las lesiones del plexo braquial lo más pronto posible. El tratamiento temprano ofrece las mejores probabilidades de recuperación completa para el bebé.

Fecha de revisión: junio de 2018