[Ir al contenido]

Piernas arqueadas (Genu varum)


¿Qué son las piernas arqueadas?

Las piernas arqueadas (también conocidas como genu varum) son una curvatura exagerada hacia fuera de las rodillas mientras los pies y los tobillos se tocan entre sí. Son habituales en los bebés y en los niños pequeños. A veces, algunos niños mayores también las tienen.

Raramente, se trata de una afección grave y suele desaparecer sin tratamiento, a menudo cuando el niño tiene de 3 a 4 años de edad.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las piernas arqueadas?

Las piernas arqueadas no suelen ser un problema para los niños pequeños porque esta afección no les provoca dolor ni molestias. A los padres, les puede preocupar el aspecto de las piernas de su hijo o que tenga una forma extraña de andar. Pero las piernas arqueadas no repercuten en las habilidades de un niño para gatear, andar ni correr.

A veces, los niños con piernas arqueadas pueden andar con los dedos orientados hacia dentro (lo que se llama marcha convergente o pie varo) o pueden tropezar mucho y parecer patosos. Este tipo de problemas se suelen resolver conforme el niño va creciendo.

Si esta afección prosigue en los años de la adolescencia, puede causar molestias en los tobillos, las rodillas o las caderas.

Un niño con piernas arqueadas

Causas de las piernas arqueadas

Cuando un bebé nace con las piernas arqueadas es porque algunos de sus huesos rotaron (giraron) literamente cuando estaba creciendo dentro del vientre materno a fin de poder encajar en un espacio tan reducido. Esto recibe el nombre de piernas arqueadas fisiológicas. Se considera una parte normal del crecimiento de un niño y de su proceso de desarrollo.

Cuando el niño empieza a andar, el arqueamiento se puede incrementar un poco y luego empezarse a corregir. Los niños que empiezan a andar pronto tienen unas piernas arqueadas más claramente visibles.

En la mayoría de los niños, unas piernas arqueadas hacia fuera se corrigen por sí solas cuando el niño tiene entre 3 y 4 años de edad. Las piernas hasta se pueden ver curvadas hacia adentro (rodillas en X o pierna en forma de tijera). Las piernas se suelen enderezar cuando el niño tiene entre 7 y 8 años de edad.

Raramente, las piernas arqueadas se pueden deber a una afección médica más grave, como:

  • El raquitismo, un problema en el crecimiento óseo que suele estar provocado por una falta de vitamina D o de calcio. Es más frecuente en los países en vías de desarrollo, donde los niños no ingieren suficiente cantidad de alimentos enriquecidos con vitamina D. A veces, el raquitismo se puede dar por familias; en estos casos, se debe a un problema genético que afecta a cómo el cuerpo usa la vitamina D.
  • La enfermedad de Blount es un trastorno del crecimiento que afecta a los huesos de las piernas.
  • Afecciones que pueden repercutir en el crecimiento óseo de la rodilla y de partes circundantes, incluyendo una lesión, una infección o un tumor

¿Quién puede desarrollar unas piernas arqueadas?

La mayoría de los bebés y de los niños pequeños tiene, como mínimo, cierto arqueamiento fisiológico en las piernas.

Las piernas arqueadas en los niños mayores se suelen deber a la enfermedad de Blount o a otra afección médica. La enfermedad de Blount es más frecuente en niños que:

  • son de origen africano
  • tienen sobrepeso
  • empezaron a andar pronto
  • tienen un miembro en la familia con esta afección

¿Cómo se diagnostican las piernas arqueadas?

Los profesionales de la salud explorarán al niño y preguntarán sobre su historial médico. Lo más probable es que no le hagan ninguna prueba si el niño todavía no ha cumplido los 2 años, se encuentra bien, no tiene molestias y sus dos piernas están arqueadas aproximadamente en la misma medida. Lo que harán es observar al niño para asegurarse de que el arqueamiento de sus piernas va mejorando a medida que va creciendo.

Algunos niños pueden tener que ver a un traumatólogo (médico especializado en los huesos) si:

  • Sus piernas no se están enderezando por sí solas.
  • Su arqueamiento es asimétrico (cada pierna está arqueada en un grado diferente).
  • El niño tiene síntomas como dolor, cojera, debilidad o problemas para correr.

Puede ser necesario hacer al niño una radiografía para detectarle la enfermedad de Blount o el raquitismo. Si se sospecha un posible raquitismo, los análisis de sangre pueden ayudar a hacer su diagnóstico.

¿Cómo se tratan las piernas arqueadas?

  • Las piernas arqueadas fisiológicas no requieren ningún tipo de tratamiento. Se suelen corregir por sí mismas a medida que el niño va creciendo.
  • Un niño con la enfermedad de Blount pude requerir un corrector ortopédico o cirugía.
  • El raquitismo se suele tratar añadiendo vitamina D y calcio a la dieta. El raquitismo debido a afecciones de origen genético puede requerir un tratamiento más especializado por parte de un endocrinólogo (un médico que trata enfermedades del sistema endocrino).

¿Qué más debería saber?

Los niños con piernas arqueadas fisiológicas no necesitan limitar sus actividades. Pueden andar, correr y ser tan activos como los demás niños de su edad.

Fecha de revisión: febrero de 2019