[Ir al contenido]

Amigdalitis


Bien al fondo de la garganta están las amígdalas; una a la derecha y otra a la izquierda. Forman parte del sistema del cuerpo para combatir las infecciones para evitar que te enfermes.

¿Pero qué ocurre si estos soldados encargados combatir la infección se infectan? En ese caso, tendrás amigdalitis.

¿Qué son las amígdalas?

El trabajo de las amígdalas es ayudar a combatir los gérmenes que entran al cuerpo a través de la boca o la nariz antes de que puedan provocar una infección en el resto del cuerpo. En general, las amígdalas hacen bien su trabajo. Pero en algunos casos, las bacterias o los virus se meten dentro de las amígdalas y las infectan. Cuando esto ocurre, tienes amigdalitis.

¿Cómo puedo saber si tengo amigdalitis?

Si tienes amigdalitis, te dolerá la garganta y te costará comer, beber o incluso tragar. Es posible que también tengas fiebre.

A continuación, encontrarás otras señales de que las bacterias o los virus están infectando tus amígdalas:

  • amígdalas rojas e inflamadas
  • recubrimiento amarillo o blanco sobre las amígdalas
  • inflamación de los ganglios linfáticos del cuello
  • mal aliento

Faringitis estreptocócica

¿Qué hará el médico?

El médico te preguntará cómo te has estado sintiendo y después observará tus amígdalas. Probablemente use un palillo de madera, llamado "depresor de lengua", para ayudar a mantener la lengua baja y poder ver qué está ocurriendo.

Quizás, el médico también mire dentro de la nariz y los oídos, escuche tu pecho, te palpe el cuello y busque otros signos de infección. Tanto las bacterias como los virus causan amigdalitis. Es importante que tu médico sepa si la causa son unas bacterias llamadas estreptococos. Si tienes este tipo de infección, conocida como faringoamigdalitis estreptocócica, necesitarás medicamentos para eliminar a las bacterias.

Para ver si tienes estreptococos, el médico usará un hisopo largo de algodón para raspar la parte posterior de la garganta. Este análisis recibe el nombre de cultivo de exudado faríngeo. No te causará dolor pero puede asustar un poco. El médico puede usar el hisopo para hacer un análisis rápido de estreptococo. En cuestión de minutos, este análisis le dirá al médico si hay estreptococos en tu garganta. Si el resultado es positivo, tienes faringoamigdalitis estreptocócica. Si es negativo, el médico enviará una muestra al laboratorio para que la analicen y obtendrá el resultado en un par de días.

¿Cómo se trata la amigdalitis?

Si la amigdalitis se debe a estreptococos, el médico recetará antibióticos, un tipo de medicamento que elimina a las bacterias. Es muy importante tomar los antibióticos exactamente como te lo indicaron y terminar toda la receta (aunque comiences a sentirte bien en unos días) porque si no lo haces, la infección podría regresar.

Si la amigdalitis se debe a un virus, los antibióticos no funcionarán y tu cuerpo combatirá la infección por sí solo.

A veces, a los niños se les hace una operación para extirpar las amígdalas, pero solo si las amígdalas se infectan mucho o si son tan grandes que hacen que resulte difícil respirar por la noche.

Si tienes amigdalitis, he aquí algunos consejos que te pueden ayudar a sentirte mejor:

  • Bebe mucho líquido.
  • Si tragar alimentos te causa dolor, prueba con alimentos blandos, como gelatina con sabor, sopas, helados o puré de manzana.
  • Lleva una vida tranquila hasta que te sientas mejor.
  • Lávate las manos con frecuencia y de manera adecuada.

Pronto, tus amígdalas volverán a estar en acción y listas para volver a combatir a los gérmenes.

Fecha de revisión: febrero de 2019