[Ir al contenido]

Las uñas


Las uñas

Probablemente no pienses en tus uñas, a menos que hayas terminado de pintártelas de azul o que tu mamá te diga que es hora de cortártelas. Pero las uñas cumplen una función. La superficie dura de las uñas ayuda a proteger las puntas de los dedos. Y las uñas de las manos hacen que sea más fácil rascarse o quitar el pelo de perro de tu sweater.

Las uñas están hechas de queratina. Es la misma sustancia que usa el cuerpo para crear el cabello y la capa superior de la piel. Tenías uñas en las manos y los pies incluso antes de nacer. ¿De dónde vienen?

Tal vez parezca que las uñas comienzan a crecer donde empieza la cutícula en forma de U. Pero debajo de la superficie ocurren muchas cosas. Las uñas comienzan en la raíz de la uña, oculta debajo de la cutícula.

Cuando las células ubicadas en la raíz de la uña crecen, la nueva uña empuja a las viejas células de la uña. Estas viejas células de aplanan y endurecen, gracias a la queratina, que es una proteína que producen estas células. La uña recién formada se desliza a lo largo del lecho ungueal, que es la superficie plana que tenemos debajo de las uñas. El lecho ungueal está apoyado sobre pequeños vasos sanguíneos que lo alimentan y les dan a las uñas el color rosado.

Las uñas crecen lentamente; de hecho, crecen aproximadamente una décima de pulgada (2,5 mm) por mes. A esta velocidad, puede llevar entre 3 y 6 meses reemplazar una uña por completo.

En la unión entre la uña y la piel se encuentra la cutícula. La cutícula protege a la nueva uña que sale de la raíz de la uña. La lúnula, que viene del latín equivalente a "pequeña luna", es el medio círculo pálido que se encuentra justo por encima de la cutícula. La lúnula se ve claramente en los dedos pulgares.

El cuidado de las uñas

Tal vez necesites que un adulto te ayude a cortarte las uñas, porque puede ser un poco complicado. Quizás use un alicate o unas tijeras de uñas. Para emparejar los bordes dentados, puedes usar una lima, que es similar a un papel de lija.

Las uñas de las manos se deben cortar con una pequeña curva. Tener las uñas bien cortadas, puede ayudarte a evitar comértelas, lo que puede causar infecciones. También es una buena idea humectar regularmente las uñas y las cutículas. Puedes hacerlo con una loción o crema humectante para manos.

Como las uñas de los pies crecen más lentamente que las de las manos, no es necesario cortarlas con tanta frecuencia. Debes cortarlas rectas, lo cual puede resultar complicado. Tal vez necesites ayuda de tus padres.

Manicuras y pedicuras

A veces, las personas acuden a un salón de belleza para que un profesional les corte y pinte las uñas. Las manicuras (en las uñas de las manos) y las pedicuras (en las uñas de los pies) son servicios muy solicitados por muchachas y mujeres adultas (¡e incluso por algunos hombres!). Si te haces una manicura o pedicura, asegúrate de que el salón de belleza siga reglas estrictas para limpiar las herramientas y las estaciones donde se lavan, cortan, liman y pintan las uñas de las manos y los pies.

Para prevenir las infecciones y otros problemas, los expertos recomiendan llevar tus propios alicates y otras herramientas a la manicura o el pedicuro. Esto es mejor porque no estarás expuesto a bacterias y otras cosas que pueden quedar en las herramientas que se usaron en las manos y los pies de otras personas.

Puede ser divertido hacerte la manicura o pedicura en casa, pero es conveniente que les pidas ayuda a tus padres. Ten especial cuidado con las herramientas afiladas, el esmalte y el quitaesmalte. Estos elementos pueden ser especialmente peligrosos si los agarra un hermanito o una hermanita pequeños. Además, los ingredientes de algunos esmaltes y quitaesmaltes pueden dañar y secar las uñas.

Problemas comunes de las uñas

La mayoría de las veces, las uñas están rosas y sanas, pero en algunas ocasiones, tienen problemas. Algunos de los problemas más comunes en los niños son los siguientes:

  • uña encarnada: la uña se curva por debajo de la piel y causa dolor y, en algunos casos, una infección
  • lesión en la uña: cuando se cae algo en las uñas de los pies o te pellizcas un dedo con un cajón. Es posible que aparezca un hematoma debajo de la uña y, a veces, la uña se cae. En el lugar crecerá una nueva.
  • deformidad de las uñas: cuando la uña no está lisa, como las uñas sanas. Las personas que se comen las uñas o se toquetean mucho las uñas pueden tener este problema, pero también puede ocurrir si una persona tiene una enfermedad que afecta a la uña.
  • padrastro: cuando una tira de piel muerta cuelga del borde de la uña. Si tiras de los padrastros (o pellejos) puedes lastimarte.

Algunos de estos problemas, como una lesión leve en una uña o un padrastro, se pueden tratar en el hogar con la ayuda de los padres. Pero las infecciones y las lesiones más graves de las uñas deben ser atendidas por un médico. Los signos de infección incluyen dolor, enrojecimiento, inflamación (hinchazón) y, tal vez, pus.

Qué tienen que decir las uñas

No te sorprendas si el médico te mira las uñas en tu próximo examen físico, aunque no tengas ningún problema con ellas. Las uñas de las manos ofrecen buena información sobre la salud general de una persona.

Por ejemplo, cuando el médico presiona las uñas, está comprobando la circulación de sangre. Al mirarte las uñas, el médico puede ver cambios que quizás estén asociados con problemas en la piel, enfermedades pulmonares, anemia y otras enfermedades. ¡Las uñas dicen muchas cosas!

Fecha de revisión: mayo de 2015