[Ir al contenido]

Gripe


¿Qué es la gripe?

La gripe también se la llama "influenza". Es una infección que causa fiebre, escalofríos, tos, dolores musculares, dolor de cabeza y, a veces, dolor de oídos y problemas en los senos nasales.

La gripe está causada por el virus de la influenza. Un virus es un microorganismo, lo que significa que es tan pequeño que necesitarías un microscopio potente para poderlo ver.

¿Qué es la vacuna antigripal?

Los expertos en salud recomiendan que todas personas de 6 meses de edad en adelante se pongan la vacuna antigripal cada año. Si eres un niño, eso también te incluye a ti.

En el caso de los niños, hay dos tipos de vacunas contra la gripe:

  • la vacuna antigripal por inyección, que se da con una aguja
  • un espray nasal, que se coloca en la nariz

En esta temporada de gripe (2019-2020), ambos tipos son igualmente eficaces. Debes darte el tipo de vacuna que el médico te sugiera. A algunos niños, como aquellos con sistemas inmunitarios débiles o afecciones médicas como el asma, no se les puede dar la vacuna en forma de espray nasal.

Si te pones la vacuna antigripal, te protegerá de contraer una gripe de las que te ponen muy enfermo. Lo que ocurrirá es que no contraerás la gripe o bien, si la contraes, solo presentarás síntomas leves y te encontrarás mejor bastante deprisa.

Aquí tienes lo que significa vacunarse para la mayoría de los niños:

  • Los niños mayores de 9 años necesitan solo una dosis.
  • ¿Tienes menos de 9 años? Entonces, necesitarás dos dosis de la vacuna antigripal si esta es la primera vez que te la pones, o si solo has recibo una dosis en el pasado.
    • Si necesitas dos dosis, te pondrán la primera dosis y volverás al cabo de un mes como mínimo para ponerte la segunda.
  • Pero, si ya te han puesto la vacuna antigripal por lo menos dos veces en el pasado, solo necesitarás una dosis (Tus papás y tu médico dispondrán de esta información.)

Algunas personas tienen un riesgo mayor de tener problemas a causa de la gripe, como:

  • las mujeres embarazadas
  • los niños menores de 5 años
  • la gente de 65 años en adelante
  • la gente de cualquier edad que tenga problemas de salud de larga duración

Por lo tanto, si eres un niño con asma, diabetes u otro problema de salud, es especialmente importante que te pongas la vacuna antigripal.

La vacuna antigripal se suele poner en otoño, antes de que empiece la temporada de la gripe. Lo ideal es ponértela antes de finales de octubre. La temporada de gripe (los meses del año en que hay mucha gente con gripe y es más fácil contagiarse) suele empezar en octubre y finaliza en mayo.

¿Por qué vacunarse cada año?

Es posible que te preguntes por qué tienes que ponerte la vacuna antigripal cada año. He aquí el porqué: Existen muchos virus de la gripe diferentes. Cada año, los investigadores seleccionan los tres o cuatro virus que es más probable que causen problemas. La vacuna antigripal ofrece protección contra esos tres o cuatro virus, que pueden variar de año en año.

¿Cómo se contagia la gripe?

El virus se dispersa en pequeñas gotas que salen de la boca o de la nariz de una persona infectada, cuando estornuda, tose o ríe. Te puede contagiar la gripe una persona que la tenga si inspiras sus gotitas infectadas por el virus de la gripe.

También puedes contraer gripe si esas gotitas acaban en tus manos y luego te las llevas a la boca o la nariz. Con razón, la gente siempre dice que estornudes o tosas sobre el codo, en vez de sobre las manos. Y ya que estamos, te decimos: ¡lávate las manos bien y con frecuencia!

¿Qué pasa si contraes la gripe?

Si tu médico cree que podrías tener la gripe, es posible que utilice un bastoncito de algodón para tomar una muestra de las mucosidades de tu nariz. El análisis de esta muestra en un laboratorio permitirá saber si tienes la gripe.

Pero esto no suele ser necesario. Basándose en tus síntomas y en cómo te vea durante la visita, lo más probable es que el médico pueda saber si tienes la gripe, sobre todo, cuando haya mucha gente con gripe en tu localidad.

Si el médico te dice que tienes la gripe, empieza a seguir estos pasos para encontrarte mejor:

  • Descansa en la cama o en un sofá.
  • Bebe muchos líquidos, como agua, caldo de pollo y otros fluidos.
  • Toma el medicamento que te dé tu mamá o tu papá para aliviarte la fiebre, las molestias y el dolor.
  • Díselo a mamá o a papá si te cuesta respirar, te encuentras peor en vez de mejor, o si no orinas tanto como de costumbre. Estos son síntomas que podrían indicar que necesitas ir al médico otra vez.

La mayoría de las veces, los niños con gripe se encuentran mejor al cabo de aproximadamente una semana. Hasta entonces, se tienen que quedar en casa, en vez de ir al colegio, descansar y tomarse las cosas con calma.

Esperamos que no tengas gripe este año, pero en el caso de que la contraigas, ¡ahora ya sabes qué tienes que hacer!

Fecha de revisión: septiembre de 2019